Publicidad

jueves, julio 15, 2010

Liposucciones ideológicas.

Hoy los políticos han empezado a moverse un poco. Los catalanes en el Parlament con la sesión de control, y los españoles en el Debate sobre el estado de la nación. Tanto lo uno como lo otro, de momento de lo único que ha servido ha sido para que PP y PSOE se tiren los trastos a la cabeza, demostrando que, de momento, lo que ha pasado en Barcelona con la manifestación, no les importa lo más mínimo. Qué raro.

Zapatero ha tratado el tema, pero muy de refilón, prometiendo que recompondrá parte del Estatut con leyes. La cosa tendría buena pinta, si esta promesa no viniera hecha por quien se ha hartado de decir "diego" donde dijo "digo", con un nivel de credibilidad similar a la de las predicciones de Rappel. Pero ya se sabe, prometer no hace pobre, y los padres de la patria ya tienen experiencia en callar las rabietas de sus retoños catalanes diciéndoles..."mañana te compro la bicicleta, que ahora no llevo dinero". El problema está en que los "críos" ya se han resabiado, se conocen los trucos de los "Padres", y me temo que la cosa no va a ser tan fácil esta vez.

Una vez cumplido el expediente, se han vuelto a enzarzar en su interesantísimo "¡y tú más!" con Rajoy, ya que eso sí les va a dar votos a los dos, demostrando, una vez más, que lo que pasa en España se los trae al pairo. A ellos, lo único que les interesa es su particular rifi-rafe y cualquier excusa es buena para tirarse los trastos a la cabeza.

El paro, el déficit o el retraso de la edad de jubilación son simples armas arrojadizas para ver quien de los dos se abre la crisma con ellas. Utilizando una frase de Joan Ridao (diputado de ERC) durante el debate, parece que les hayan hecho una auténtica liposucción ideológica. Y no es para menos, porque ante las intervenciones de los diputados catalanes, que obstinados en sacar el tema del Estatut a relucir, Zapatero no hacía más que escurrir el bulto sin mojarse lo más mínimo, evitando una confrontación que no le interesaba.

Sea como sea, no creo que se pueda sacar mucho de donde no hay, y es que si en el Congreso se estila la misma inteligencia que se está demostrando con los homenajes a los jugadores de la Selección, vamos apañados. Se entiende entonces que en Villamarxant (Valencia), se haya hecho una rúa por toda la ciudad paseando al jugador Raúl Albiol, cuando lo único que ha hecho ha sido poner la mano para los 600.000 euros y no ha jugado ni un minuto en el mundial; o el caso de Pepe Reina, que además de no jugar y poner el correspondiente saco para los 600.000 euros, el portavoz del PP de Córdoba quiere hacerlo Hijo Adoptivo de la ciudad, cuando el jugador nació en Madrid y se crió en Barcelona. Para mear y no echar gota, en fin.

Mañana veremos como se va desarrollando esta tragicomedia hispano-catalana, pero mucho me temo que las tensiones lejos de rebajarse van a seguir in-crescendo. Y es que, como decía mi abuelo (manchego de pura cepa y soldado republicano)... donde no hay mata, no hay patata.

Las deben haber liposuccionado.

Mañana te lo compro, ¿vale?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias intiresnuyu iformatsiyu