Publicidad

sábado, julio 31, 2010

Vías de justicia interesada.

Hoy el juez de Gavà ha dado carpetazo al asunto del atropello del tren durante la verbena de San Juan en la estación de Castelldefels. El juez, ha dictaminado que objetivamente no se puede determinar falta alguna más allá de la imprudencia temeraria de los propios afectados al cruzar por un sitio prohibido y por ello ha dictaminado el archivo del caso. Sin embargo, ello no ha gustado al gobierno ecuatoriano, el cual ha apelado el cierre del caso. ¿Interés en esclarecer el caso? Permítanme que lo dude.

Resulta muy curioso que los gerifaltes de Ecuador se hayan tomado tan a pecho el asunto del atropello por el tren, máxime cuando cada día se producen altercados que afectan a la comunidad ecuatoriana en Catalunya y no trasciende que la embajada tome un semejante partido en aclarar las causas. La gran diferencia que hay entre este y otros incidentes es la gran cantidad de afectados de Ecuador (casi 30 personas entre heridos y muertos) que en caso de determinarse que ha habido negligencia de algún tipo cobrarían una auténtica millonada que repercutiría, directa o indirectamente, en las arcas del país sudamericano. No hay nada como ver cuatro euros juntos para ser un adalid de la justicia.

Por desgracia para los “nobles” intereses del gobierno de Ecuador, todo da a entender que no ha habido negligencia de ningún tipo, ni por parte del conductor -que actuó correctamente, no iba bebido, e iba a una velocidad inferior a la máxima permitida- ni por parte de Adif, que como gestora de la infraestructura de la estación tenía correctamente señalizada las salidas, túneles y la prohibición expresa de cruzar las vías. Ello significa que los afectados fueron los únicos responsables de su tragedia y por tanto no tienen derecho a ninguna indemnización. Y eso, cuando los ojos les hacían chiribitas con el dinero a recibir, es muy duro.

Es en esta tesitura que el gobierno ecuatoriano, amparándose hipócritamente en el derecho a llegar al fondo del asunto, intentará mantener abiertas más vías que Acebes con el 11-M. La negligencia, no puede estar...¡HA de estar! Y hará lo imposible para que así sea, aunque los hechos confirmen tozudamente una y otra vez que la culpa fue única y exclusivamente de los que inconscientemente se saltaron las normas.

El derecho a la Justicia nos asiste a todos, pero lo que debiera servir para poder esclarecer responsabilidades, se ha convertido en un vulgar mercadeo con un objetivo meramente pecuniario. Realmente, si el gobierno de Ecuador actúa así con todo, no me extraña que aquella gente quiera venir hacia aquí en manada.

Los pobres tienen un serio problema.


Como ya no puede enviarme dinero, a ver cuanto puedo sacar por él.

1 comentario:

Oceanida dijo...

Increible.

Es exactamente como dices. Como no van a querer ir a Espana, seguro que pasa alli y nadie se entera, ni hacen caso.

Con la de injusticias que pasan en ese pais!!!

Un abrazo bien fuerte.

Pd.- No he venido hace tiempo pero que sepas que te sigo. Cogratulations por el libro, me lo pido! Y gracias por visitarme viejo amigo!!