Publicidad

sábado, septiembre 25, 2010

Enanos cansados, gigantes aburridos.

Las declaraciones de Mourinho, en que acusaba a los equipos de salir perdedores ante el Barcelona, pueden haber sentado muy mal en el entorno culé o en los equipos que se sienten directamente aludidos. Sin embargo es una realidad como un templo... pero no sólo con el Barça.

En la liga española existen dos ligas, la que juegan el Barça y el Real Madrid, y la del resto. Esto es así dada la tremenda desproporción entre presupuestos e intereses mediáticos de los dos más grandes respecto el resto de equipos, que no dejan de ser más que unos comparsas para hacer bonito durante el transcurso de la competición.

Dada esta situación, sabiendo que además de con unos equipos exageradamente por encima del resto, han de jugar contra los intereses de los grandes grupos de comunicación y los árbitros -escandalosamente parciales a favor de estos dos equipos-, no es de extrañar que al comienzo de la liga, ya cuenten con que los puntos jugados contra el Barça y el Madrid están perdidos de antemano. Resulta normal entonces que los equipos pequeños, cuando juegan contra estos "dinosaurios", prefieran no asumir riesgos innecesarios -tarjetas vitales, lesionados, etc.- y tiendan a no poner toda la carne en el asador. Puede molestar que se diga en voz alto, pero el pragmatismo va por delante.

Mourinho tal vez tenga razón, pero no hay que olvidar que es un provocador nato especialista en llevarse la presión hacia sí mismo y quitársela a su equipo, pero en este caso, tiene más a callar que a hablar. La prepotencia que demuestran tanto el Real Madrid como el F.C. Barcelona con el resto de los equipos de la liga española es tal, que es normal que los "comparsas" desistan de plantar la más mínima cara, ya que tienen más a perder que a ganar.

Desgraciadamente, mientras haya tanta diferencia entre los grandes y los pequeños tanto económicamente -en la jornada de hoy, el Real Madrid (450 millones) juega contra el Levante (19 millones), por ejemplo- como de calidad de jugadores, no hay nada que hacer. Tan solo si se organiza una liga europea al mejor estilo NBA y estos dos equipos abandonan una competición tan desigual como la actual, se podrá hacer alguna cosa con cara y ojos, pero... ¿asumirán estos "gigantes" no ser siempre los mejores e ir siempre en cabeza?.

Que no se quejen los Goliath si los -a priori- "David" se han cansado de no poder derribarlos.

Es que se dejan perder.

No hay comentarios: