Publicidad

sábado, octubre 16, 2010

Anzuelos telefónicos.

Día tras día, las compañías de telefonía nos avasallan, ya sea por la tele, por teléfono, por SMS o por correo, con toda una serie de ofertas a cual más llamativa. Sin embargo, si nos tomamos la molestia de leer la letra pequeña -por no decir microscópica- que acompaña estas ofertas tan golosas, descubrimos que no son tan ventajosas para el cliente. Veamos un ejemplo cualquiera.

Una de las últimas ofertas que he recibido en el buzón ha sido un tarjetón de Vodafone en que te ponen: "Habla un año entero completamente GRATIS con el número Vodafone que elijas." La oferta en sí no suena nada mal, y aunque te restringen a que sea con otro Vodafone, te ponen todas las facilidades posibles para que actives dicha opción. No obstante, si nos dedicamos a leer -el que tenga las dioptrías a prueba de bomba- las pequeñísimas letras ubicadas al pie de la colorida tarjeta, la cosa cambia sustancialmente.

En ellas leemos:

  • Llamadas gratis al número Vodafone que elija el cliente durante 12 meses hasta 31/10/2011.

Hasta aquí, bien. No está en contraposición de lo que especifica la oferta. Sin embargo quédese con el detalle de que está ubicada al principio del párrafo. Si alguien se atreve a leer las letras, lo primero que se encuentra es con un mensaje obvio, por lo que es muy fácil que prescinda de leer todo el contenido. Astutos, ciertamente. Pero sigamos.

  • Promo de llamadas gratis "Tú y Yo" válido para particulares.

Comienzan las restricciones. Si eres de una empresa o eres autónomo, no puedes acceder a esta promoción, pero si eres particular, sí. Ello viene dado a que un particular llama poco en proporción, y por tanto les interesa que sea este colectivo el "beneficiado". En realidad, un autónomo o una empresa aprovecharían a fondo la oferta y, evidentemente, no le interesa a Vodafone. Pero...¿por qué una oferta para alguien que no la va a aprovechar? Curioso cuando menos.

  • Cuota mensual de 6€ (7,08 IVA inc), durante periodo promocional 0€/mes (hasta 31/10/2011).

Durante el primer año no te van a cobrar nada, pero ya te avisan que posteriormente te van a cobrar 7,08 euros mensualmente, o lo que es lo mismo, 84.96€ al año por el servicio de marras. El primer año te acostumbras a las ventajas del servicio, y durante el segundo te sablean por tenerlo, pero como te has acostumbrado y ya ni te acuerdas que lo tienes, pues...

  • No incluida en el consumo mínimo del Plan de Precios del cliente.

O lo que es lo mismo, que si tienes un mínimo de consumo a partir del cual te cobran una cuota, esta nueva cuota no te servirá para eludir la cuota del mínimo consumo. Al contrario, cargarás con la cuota mínima y con la cuota del servicio. Suma y sigue.

  • Incompatible con Control de Consumo.

¡Vaya! Más restricciones. Si no quieres consumir mucho, no puedes aprovecharte de un servicio en que te permiten hablar con alguien durante un año entero gratis, lo cual no deja de ser realmente sospechoso. Pero como toda novela negra, estamos llegando al final y comienzan a desvelarse muchos misterios.

  • 1000 min/mes en llamadas y videollamadas nacionales a Vodafone.

¿Pues no eran gratis durante un año entero? Ahora resulta que te restringen a 1000 minutos al mes, o lo que es lo mismo, como máximo a media hora al día. Parece mucho, pero una llamada familiar se lleva no menos de 15 minutos, y si te animas, puede llegar rápidamente a más de 45 minutos. El lobo enseña las orejas, pero aún parece la abuelita... hasta que salta encima de Caperucita, claro.

  • Si supera dicho límite, el producto "Tú y Yo" se desactivará.

¡Acabáramos! Primeramente te dan a entender que podrás hablar lo que te venga en gana -que no es tal-, te crean el hábito de hablar descontroladamente y en cuanto te has saltado la restricción -en ningún lado te avisa de lo que llevas consumido- anulan unilateralmente el contrato. En este caso, las llamadas llevarán el establecimiento de llamada correspondiente y la llamada será tarificada tal y como lo tenga en su plan de precios, con lo cual el pasarse de "frenada" puede salirle la torta un pan al incauto de turno. Encima, como estará fuera de promoción, si lo pretende reactivar, tendrá que pagar los 7.08 euros mensuales. El negocio redondo para la operadora. 

La letra pequeña acaba con...

  • Resto de condiciones en www.vodafone.es

Lo cual te está remitiendo a una letra aún más pequeña, que si la leyésemos nos haría poner los pelos de punta y meterle fuego al auténtico demonio chupa-bolsillos que es nuestro teléfono móvil.

En definitiva, las ofertas están encaminadas a enganchar al público y hacer que gaste cuanto más, mejor, y para ello se hacen servir técnicas muy depuradas de ingeniería de marketing. Con estas técnicas, y como si los consumidores fuéramos una vulgar trucha, te hacen moscas artificiales prácticamente iguales a las de la realidad, pero que encierran un anzuelo para beneficiar al pescador.

Las campañas publicitarias que se hacen implican un gasto que no es bajo en la mayoría de los casos, y, por tanto, tan solo son viables si la empresa genera beneficios con la oferta que hace llegar al consumidor. Nadie va a gastarse X euros en publicidad de una oferta si no va a recuperar el gasto de los X y le va a sumar unos beneficios a ese gasto.

Hemos de contar que las empresas se dirigen a usted tan insistentemente porque tienen algo a ganar, si no fuera así no iban a hacer el más mínimo esfuerzo, ya que lo que no les comporte beneficios, les va a comportar pérdidas. Un ejemplo claro lo tenemos en los Servicios de Atención al Cliente, que te marean de mala forma a fin de eludir un beneficio para el cliente -un "gasto"- y la mayoría de las veces hacen que, encima, pagues tú la llamada -otro gasto más que se ahorran.

Ya lo he dicho muchas veces desde estas líneas, pero por mucho que parezca lo contrario, los consumidores tenemos la llave de nuestro consumo. El único inconveniente es que ello implica un esfuerzo que no todo el mundo está dispuesto a hacer y, ya se sabe, la comodidad se paga.

Todo depende de nosotros.

Los anzuelos para consumidores son muy sutiles.

3 comentarios:

malaputa dijo...

En este país el consumidor está vendido, da igual que uno sea precavido, al final el proveedor del servicio (y sobre todo si es una gran compañía) tiene todas las de ganar.
Tengo cierto gafe con las maletas en mis viajes por avión, cada vez me ocurre algo nuevo, da igual las precauciones que yo tome para que no me ocurra nada, siempre ocurre algo y la compañía con la que viajo nunca es responsable de nada, jamás.
Las hojas de reclamación no sirven para nada, más que como puro desahogo. Las Asociaciones de Consumidores, por lo menos aquí en Galicia, fallan más que una escopeta de feria y cuando funcionan lo hacen a un ritmo exasperantemente lento.
Aunque viendo la reforma laboral que han metido a machete las grandes corporaciones de la mano del gobierno del PSOE ya lo entiendo, nos quieren enseñar que la resignación es el único camino que nos queda.
¿Hasta dónde los dejaremos llegar para que haya un estallido social?.

Me dijo...

A mi me pasó lo mismo, ya no me creo nada, me mandan sms con la oferta de tu y yo, mensajes, llamadas automáticas que te invitan a suscribirte y no te dicen ninguna condición, sólo que llamarás gratis un año a un número Vodafone. Como no creí nada busqué y llegué a tu blog. Gracias a él pude confirmar una vez más que son unos estafadores de guante blanco.
Como bien dice mi madre: nadie da duros a pesetas.
Un saludo!

Anónimo dijo...

Hola, yo lo active como decia el tarjeton y ahora resulta que me lo estan cobrando!!!!!! manda cojones!!!

me voy a portar de vodafone esta misma semana.