Publicidad

lunes, octubre 04, 2010

Extremando precauciones.

Me encanta la forma que tiene EE.UU. de hacer la llamada de "¡Que viene el lobo!" para llamar a toda la borregada al corral metiéndoles el miedo en el cuerpo por un posible atentado: han levantado la perdiz de un posible atentado de Al-Qaeda (quien si no) en un sitio tan concreto como es "en Europa" y ya se ha cagado medio mundo. A los pobres que les ha tocado recibir esta vez son a los franceses y alemanes, que les toca vivir con la camisa al cuerpo, por si acaso se les ocurre ir por libre y no implicarse demasiado en la mal llamada "guerra antiterrorista". La desinformación es peor que la falta de información... o mejor, para según quién.

O si no...¿Cómo se entiende que se tenga a todo el mundo en vilo de una forma tan bestia y a la vez tan ineficaz? ¿Sirve de algo poner patas arriba toda la seguridad de todos los países europeos cuando es imposible vigilarlo todo?¿Sirve para algo que se recomiende "extremar las precauciones" a los turistas de visita por Europa, a parte de para acojonarlos? Si se está al pie de la Torre Eiffel...¿Cómo se extreman las precauciones? ¿Estarán pendientes de todos los musulmanes que se encuentre por si llevan un cinturón con dinamita y gritan "Allah akbar"?¿No será que lo único que se quiere es continuar creando división y miedo para seguir con las políticas de restricción de libertades individuales bajo la excusa de un enemigo tan esquivo y misterioso como el monstruo del lago Ness?

Curiosamente, estos días, en Pakistán, están volando por los aires un montón de camiones de transporte de combustible de la OTAN destinadas a las tropas en Afganistán, justo ahora que los países implicados están un poco hartos de la situación. A Irak la dejarán, porque los lobbys politico-económicos mundiales ya la tienen controlada, pero ya verán como de aquí a cuatro días se pedirán nuevos contingentes para "pacificar" Afganistán: las lágrimas de Karzai en el parlamento el otro día y la problemática con Irán, junto con el miedo a Al-Qaeda, harán que el Tío Sam quiera asegurarse la vía afgana del petróleo y gas de Asia central a costa del miedo de los países europeos, que cada vez cuestionan más la campaña de Afganistán.

Acojónalos con cualquier cosa, y haz que te ayuden; es la mejor forma de que otros te saquen las castañas del fuego. Usted, si va de visita por cualquier urbe europea, le recomiendo encarecidamente que vigile más su cartera que la raza y las pintas de sus vecinos. Las posibilidades de que le "desplumen" en un descuido mientras se embelesa viendo un edificio son infinitamente más elevadas que el que le pille un atentado.

Eso sí que es un peligro real.

No es más peligroso quien más lo parece.

No hay comentarios: