Publicidad

jueves, enero 13, 2011

El caro placer de un café de mierda.

Civeta de las palmeras
Usted, que es un gran amante del café y que disfruta a todas horas con esta bebida, seguro que sabe apreciar el sabor de un buen café de Colombia o las variedades más exóticas y aromáticas de Java o un Blue Mountain de Jamaica. Pero según su opinión...¿cual cree que es la variedad más cara? ¿la de Etiopía?¿la de Hawaii?¿o tal vez el de Costa Rica? Pues no es ninguna de ellas. La variedad de café más caro es la Kopi Luwak...eso sí, el proceso "extractivo" de este tipo de café, como mínimo se le ha de tildar de poco habitual.

El Kopi Luwak se produce en Indonesia, Vietnam y Filipinas, justo en los mismos lugares en que habita un tipo de gineta asiática llamada civeta, "luwak" en indonesio. Y es que este animalejo del tamaño de un gato tiene un protagonismo esencial en la producción de este tipo de caro café.

Civeta haciendo "café"
La civeta (Paradoxurus hermaphroditus) que vive en las selvas del sureste asiático, es un carnívoro que, al igual que sus parientes europeos, no tiene ningún problema de hacer a pelo y a pluma en cuanto a lo de hincar el diente se refiere. En la época propicia, este animalejo no duda tampoco en comer todo tipo de vegetales, libar en flores, comer frutos... o ponerse morado a base de comer bayas maduras de café. ¿Se va "oliendo" algo?

"Alegrías" de civeta.
Efectivamente, la civeta, cuando encuentra un cafeto con sus rojizas bayas bien maduras no para hasta que casi revienta. Al comérselas, el estómago digiere la dulce pulpa, pero las semillas son de difícil digestión y pasan por el tracto intestinal prácticamente intactas. Pero claro... antes de entrar, dejen salir... y cuando el bichejo decide aliviarse convenientemente para seguir comiendo más bayas, allí hay una persona dispuesta a recoger el "adabelardo" de la civeta y tratarlo convenientemente para que usted se deje el dinero para saborear el café más caro del mundo.

¡Al tostadero!
El caso es que el proceso es bastante sencillo, ya que la civeta ha hecho buena parte del trabajo en su estómago e intestinos, en que los ácidos gástricos han digerido parcialmente la pulpa, rompiendo con sus enzimas los péptidos y liberando buena parte de los aminoácidos, dándole un especial "toque", que después de un ligero lavado y más ligero tueste, llega a las mesas de las más selectas cafeterías.



En definitiva, que la próxima vez que le pongan un café aguachinado y diga "es una mierda",  sepa que el café más raro y, por ende, más valioso del mundo, justamente sale de una de ellas. Por mi parte, permítanme que siga disfrutando de mis tes negros y verdes, con limón, naranja, canela, chocolate...

Y es que...¡allá cada cual con sus gustos!


Presentación comercial del café de civeta.

No hay comentarios: