Publicidad

sábado, septiembre 07, 2013

El problema democrático de "los míos"

Llama mucho la atención que en L'Hospitalet, desde 1979 -y de eso ya hace 34 años- un único partido, el partido socialista, haya obtenido repetidamente la mayoría en el consistorio. Se podría pensar que esto ha sido debido por el buen trabajo al frente del gobierno del ayuntamiento y la confianza de sus votantes, pero si miramos con lupa y consultamos al mismo vecindario, resulta que la gestión dista mucho de ser modélica -por no decir directamente penosa para la misma ciudad- e incluso sus propios votantes ponen de vuelta y media esta gestión. A pesar de todo, una vez y otra, durante las nueve convocatorias de elecciones que se han producido hasta ahora, los socialistas han sido los claros vencedores de los comicios. ¿Qué está pasando aquí? El efecto de "los míos" tiene la culpa.

Cuando en 1979 se convocaron las primeras elecciones en nuestra ciudad, la gente de la calle no tenía nada de cultura democrática. Apenas hacía cuatro años que había muerto el dictador y 40 años de tiranía habían arramblado con cualquier resto de costumbre democrática conseguido durante la república. ¿Elegir alcalde? ¿Qué es eso ? La gente lo que quería era vivir en libertad, y en un Hospitalet atestado de inmigración, cada uno decidió votar por la opción que más se acercaba a su forma de pensar o lo que es lo mismo, a "los suyos", pero sin una real intención de implicarse con los principios políticos de cada uno de los partidos. Bastante había en el día a día como para complicarse la barba.

Esta generación de nuevos votantes, identificados exclusivamente como votantes de "los suyos", sin ninguna tradición democrática previa, conforme fueron pasando los años y las elecciones, continuaron votando los que han considerado suyos. De esta forma, fueron desarrollando a medida que los hechos daban la razón a los escépticos que pensaban que eran los mismos perros con distintos collares (épica es todavía la lucha contra las tasas de las basuras y el giro copernicano de los socialistas cuando alcanzaron el poder) una apática falta de sentido crítico con los que ellos mismos habían decidido que gestionarían el municipio, con lo malo que todo esto tiene para la democracia de la propia ciudad. Eso si, a la hora de votar, votarían a "los suyos"... ¿a quién si no ?

El gran problema radica en el hecho de que el partido socialista actualmente en el poder, no tiene nada que ver -pero nada- con aquel que ganó las elecciones del 79. Ni las personas, ni la motivación, ni los principios fundamentales del partido, ni la ética, ni el programa... nada. Y a pesar de todo, aquella generación sigue votándolos porque, en su aislamiento político, ellos continúan votando a los que un día fueron "los suyos", sin darse cuenta de que los que están ahora, simplemente se están aprovechando de esta insólita "fidelidad" a prueba de bombas para perpetuarse en el poder al precio que sea, talmente como un PRI mexicano cualquiera. ¿Nunca se ha preguntado porque siempre se cambia de alcaldable a media legislatura? Porque en esta ciudad no se vota al alcalde, no se vota un programa, se vota a "los suyos". Y lo saben. Y se aprovechan de ello.

Afortunadamente, cada vez somos más los críticos que nos damos cuenta de cuál es el juego insano que impide una real pluralidad política municipal, y en cada legislatura el búnker socialista -si los que están ahora han sido socialistas de verdad alguna vez y no por mera conveniencia personal- se ve más reducido. Cada vez -a pesar de los extremismos desarrollados a la sombra justamente de esta falta de diversidad política en la ciudad- es mayor la cultura democrática existente entre la ciudadanía hospitalense, y más temprano que tarde acabará por entrar aire fresco en el Ayuntamiento. Seguro que no será el mejor aire posible, pero sin duda será aire nuevo y alejará el viciadísimo aire que se huele en la casa consistorial desde hace ya demasiados años.

Esperemos que la gente despierte de su letargo y vea finalmente que, aquellos a los que han estado votando con toda la buena fe del mundo, aquellos a los que han considerado "los suyos" durante años y años, en realidad no son quienes piensan, ya no son "los suyos". La ciudad entera, seguro que se lo agradecerá infinitamente.

Ah! Y sí. Yo también fui votante socialista.

Traducción al castellano del original en catalán publicado en Gent de l'Hospitalet el 19/9/2013


Un voto cautivo no es una verdadera democracia

2 comentarios:

glamboy69 dijo...

1) No es cert que el PSC obtingués majoria des de 1979.A les primeres eleccions va treure tan sols 200 vots més que el PSUC, van quedar 11 a 10 i Pujana va ser alcalde de xiripa.

2) No tenien ninguna tradició democràtica.... 40 anys de lluita veïnal antifranquista a mi em valen com a tradició democràtica. Tot el post té com un flaire de despotisme il·lustrat que no m'ha agradat massa...

3) Aire fresc a l'Ajuntament n'hi ha molt. El SPC no és l'únic partit amb representació i ni té majoria. Hi han 2 partits més al Govern.

4) Efectivament el PSC ha fet una deriva. Bé tota la socialdemocràia europea. Es diu 3a via i va ser l'assumpció dels principis neoliberals per part de l'esquerra.

5) Ah! I jo MAI he estat votant socialista.

Ireneu Castillo dijo...

Glamboy, anem per pams...

1)7.062 vots més concretament, o el que és el mateix, la primera força amb el 41.05% (PSUC, el segon, amb el 34.97%)si això no és obtenir la majoria...

2) El gruix de la població, t'agradi o no, no eren sindicalistes o gent implicada políticament, com els que ocupaven càrrecs dins dels partits il·legalitzat. Si així hagués estat, la dictadura no hagués durat 40 anys. La realitat pot agradar o no, però és la que és: la democràcia, a Espanya, va ser un invent d'una minoria il·lustrada i/o molt implicada, a la qual es va apuntar una gran majoria.

3) Aire nou serà quan el PSC perdi la majoria a L'H. Mentre no sigui així, el fastigós clientelisme assentat els últims decennis al consistori no s'esvairà. Per desgràcia, ara, ICV no és cap oposició, ja que no disposa de cap poder decisori potent. Quan tingui 15 regidors, tornem a parlar d'aire fresc.

4)Tu realment penses que el gruix de la població de L'H sap el que estàs dient? Els iaios (o no tan iaios) voten "als seus" sense cap esperit crític... o simplement no voten. Es dur, però és així. Només amb el canvi generacional canviaran les proporcions de les majories. Fins a llavors, no hi haurà res a fer.

5) Quina sort, al menys a tu no t'han decebut profundament com a mi. Felicitats per haver estat més viu que jo.