Publicidad

sábado, octubre 05, 2013

Proyecto Castor: Aneu a cagar a la via!

Resulta curioso que desde 1989, cuando se abandonó la explotación de petróleo que ocupa hoy en día la plataforma Castor, hasta septiembre de este año solo se detectaran 25 terremotos y, a partir del 8 de septiembre, en que se empezó la inyección de gas a 1700 metros de profundidad, hasta el día de hoy, hayan habido más de 500. La relación causa-efecto, aunque no guste a los responsables de la plataforma, resulta más que evidente y aunque se pretenda minimizar sus efectos, la responsabilidad directa del almacén de gas en tanto terremoto no es eludible.

Sin embargo, resulta gracioso que, apoyándose en la ignorancia de la gente en temas geológicos, declaren que la empresa, demostrando un falso portento de transparencia, ha dado información "desde el minuto 1" en que se detectó el problema de los terremotos. ¿Cómo pretendía la empresa ocultar este tipo de problemas cuando el más mínimo movimiento de la corteza terrestre es percibido con claridad por todos los sismógrafos instalados a 500 km a la redonda? ¡Imposible! En tanto que los efectos de su actividad son imposibles de esconder, la transparencia era obligada. Ponerse medallas, es como mínimo, hipócrita.

Por otro lado, hoy, demostrando una jeta de cemento armado de las que hacen época, los responsables afirman que los terremotos son naturales pero que es posible que las inyecciones de gas los hayan avanzado en el tiempo. Minimizar la responsabilidad ante la muerte de una persona, diciendo que "solamente" se ha avanzado la edad de su muerte, es ciertamente, de juzgado de guardia. Juzgado, justamente, al que quieren evitar ir por todos los medios posibles porque la sentencia sería la suspensión de actividades y eso, a los oligarcas sin escrúpulos del negocio energético implicados -entre ellos el socio mayoritario, Florentino Pérez- no gusta en absoluto.

Los turbios chanchullos para poder instalar y vender en funcionamiento un almacén de gas de "aguántate mientras cobro", a pesar de los informes negativos que para establecer esta explotación hicieron sus anteriores propietarios, la compañía petrolera Shell, les ha dejado con el culo al aire. Y tanto se lo han  dejado, que ahora incluso tienen la desfachatez de solicitar daños y perjuicios ante el más que posible suspensión de actividades. Como seguro les dirá más de un vecino cabreado por los terremotos: Aneu a cagar a la via!

La tierra, al contrario de lo deseado por los que pretendían sacar pingües beneficios a base especular con el territorio, no ha soportado las inyecciones de un gas a presión. Estas brutales intervenciones, más cerca de el temido "fracking" de lo que puede parecer, ha desestabilizado todo el sistema geológico de la zona del Delta del Ebro generando uno de los episodios sísmicos inducidos por la mano del hombre más importantes del mundo.

Esperemos que en los juzgados también se produzca un importante terremoto de justicia, aunque, mucho me temo que, como tantas otras veces, la pluma de oca se paseará esta vez también por la falla de Amposta.


Proyecto Castor: Aneu a cagar a la via!

No hay comentarios: