Publicidad

miércoles, enero 01, 2014

Hoy, receta: Pollo al Horno con cebolla, vino y hierbas de Provenza

Una forma de hacer una comida buena y sabrosa sin necesidad de enredarse demasiado en la cocina es utilizar el horno y el pollo como protagonistas principales. En el horno, las comidas -al menos para mi gusto- son más suculentas y gustosas, por lo que si tengo la opción siempre miro de utilizarlo. En este caso, lo he utilizado para hacer medio pollo de corral, pero se puede hacer con cuartos traseros o muslos llegado el caso.

Para hacer esta receta para 3 personas, la cual es sumamente sencilla y fácil de hacer incluso por quien no diferencia una sartén de una cazuela, necesitaremos los siguientes ingredientes:

-1/2 Pollo grande
-300 gm de cebolla
-Aceite de Oliva.
-Vino tinto
-Sal

Suele ser más sencillo y barato encontrar cuartos traseros, por lo que entonces recomendaría un cuarto trasero (300 gm. aprox.) por persona. Respecto la cebolla, cuento con unos 100 gm de cebolla por comensal.

Para empezar, le tiramos un poco de aceite en el fondo de la bandeja de horno que utilizaremos para hacer el pollo. A continuación, cortamos la cebolla a rodajas o a gajos grandes y cubrimos todo el fondo de la bandeja, ya que hará de base del pollo.

Ahora, cogemos el pollo -sin quitar la piel- lo salamos por dentro y por fuera (sin pasarnos, claro) y lo embadurnamos con aceite igualmente por fuera y por dentro. En este momento, le tiramos las hierbas de Provenza, aunque si no disponéis de esta mezcla de hierbas, siempre podéis ponerle romero o tomillo solo, ya que también las acepta perfectamente.

Una vez que ya tenemos preparado el pollo, lo ponemos con la piel para arriba en la bandeja y tiramos un vaso de vino tinto (unos 100 ml) en el fondo de la bandeja, para que quede toda la cebolla cubierta, pero sin llegar a "inundar" el pollo. Sin precalentar, ponemos el horno a 210 ºC  e introducimos la bandeja con el pollo a una altura media, donde lo tendremos cociendo durante 30-45 minutos.

El tiempo es aproximado, porque dependerá del volumen del pollo y la fuerza del horno que tarde más o menos tiempo en estar preparado. Yo no le doy la vuelta en todo el rato de cocción, ya que de esta forma la piel estará crujiente, y la parte de adentro estará cocida perfectamente. Si os gusta con el interior tostado, siempre podéis darle la vuelta (la piel contra la bandeja), subir el horno hasta 250 ºC y tenerlo así entre 10 y 15 minutos. Queda un poco más seco, pero le da un toque que recuerda al pollo frito.

Una vez llegado al final de cocción, lo sacamos del horno, servimos en plato plano con la cebolla caramelizada por el aceite y el vino como guarnición y, si queremos, podemos rociar el pollo con el sabroso caldo que ha quedado.

Fácil y sencillo. ¡Que aproveche!


Una receta fácil, barata, vistosa y gustosa

No hay comentarios: