Publicidad

lunes, mayo 19, 2014

Malasia: la curiosa república federal con rey

Corona real de Malasia
¿Monarquía o República? La polémica en España entre los partidarios de una monarquía y una república, es algo que desgraciadamente ha sobrepasado de largo el nivel de la mera opinión política. Los unos por el mantenimiento de una institución que ha sido tradicional en el país desde hace siglos, y los otros, por el hecho de ser una institución que no tiene lugar en un contexto de democracia parlamentaria, siempre han mantenido una dura disputa en la vida política del país, dada la imposibilidad de una posición intermedia de entendimiento. Pues bien, si usted piensa así, le informo que está usted en un error ya que en Malasia han conseguido rizar el rizo y mezclar monarquía y república, de forma que el rey del país es elegido democráticamente y por un periodo de 5 años: es el Yang di-Pertuan Agong.

Malasia
Malasia es un país del sudeste asiático que con una superficie un poco mayor que Italia, tiene unos 30 millones de habitantes. Este país, que ocupa parte de la península malaya, es un estado federal compuesto por 13 estados, de los cuales 9 son monarquías (Negeri Sembilan, Selangor, Perlis, Terengganu, Kedah, Kelantan, Pahang, Johor y Perak) y 4 más son repúblicas (Penang, Malacca, Sabah y Sarawak), formando un variopinto mosaico de formas políticas bajo una misma bandera.

Torres Petronas
Ante este galimatías político, la designación de un jefe de estado que representase al conjunto de la nación, era algo de difícil solución: si se escogía un rey, los estados republicanos se quejarían, y si lo que se escogía era un presidente de la república, los estados monárquicos se iban a quejar igualmente. ¿Solución? Un intermedio.

Siguiendo la estructura política del Imperio Británico del cual se independizaron, decidieron que el jefe de estado -el Yang di-Pertuan Agong- se escogería por elección entre los reyes de los 9 estados monárquicos, de tal forma que, por mandatos de 5 años, cada rey de cada estado sería propuesto como rey de Malasia y votado por el resto de reyes malayos. Los reyes, de esta forma, siguen un orden de proposición preestablecido en función de su antigüedad en el trono en el momento en que el país alcanzó la independencia, pero es el conjunto de reyes (el Consejo de Gobernantes) el que decide en última instancia el rey que se escoge.

Bandera del Yang di-Pertuan Agong
De esta forma, si el rey entrante, por edad o por cuestiones personales, no está en disposición de acceder al puesto, se propone al siguiente de la lista y se vota. Si saca más de 5 votos, es entonces el rey elegido para subir al trono de Malasia... siempre y cuando que no haya sido elegido previamente, claro. ¿Enrevesado? No se preocupe, yo se lo explico.

Mizan Zainal, penúltimo rey
Como que el orden de reinado está determinado, una vez que uno de los reyes ha cumplido mandato, no puede volver a mandar hasta que no hayan tenido todos su momento de "gloria", por lo que por mucho que le toque por saltarle el turno, siempre tendrá "preferencia de trono" quien no lo haya podido hacer antes. Eso si, una vez que todos ya lo han sido, se vuelve a empezar desde el primero.¡Ah! Y ojito con hacerlo mal porque si el Consejo de Gobernantes considera que el rey no lo está haciendo bien, pueden incluso hacerle una moción de censura y destituirlo; una auténtica monarquía democrática, vamos. No obstante, estamos hablando de que son nueve los estados que entran dentro de la elección...¿y los otros cuatro? ¿se dejan mandar? No exactamente.

Najib Tun Razak, el Primer Ministro
En realidad, el Yang di-Pertuan Agong es más bien una figura ceremonial que ni pincha ni corta en la vida política de Malasia, ya que por debajo de él, el país se rige de forma democrática al estilo británico. Es decir, los diferentes territorios escogen por elección un Primer Ministro que es el ganador de las elecciones en los diferentes estados y que es el que realmente manda en el conjunto de Malasia. En los 4 estados "republicanos", el rey escoge sendos gobernadores o Yang di-Pertuan Negeri (una suerte de virrey), los cuales tienen delegadas las obligaciones del rey. Sea como sea, los gobernadores pinchan tan poco como el rey de Malasia -abrir y cerrar las legislaturas del parlamento, convocar elecciones en cada uno de estos estados y poca cosa más- por lo que cada estado actúa libremente dentro de su territorio y parlamento. 

Dewan Rakyat, el parlamento malayo
En conclusión, la necesidad de consensuar una representación entre una serie de estados federados tan diferentes los unos a los otros, han hecho posible la cuadratura del círculo de una monarquía regida por unas leyes republicanas, que en realidad es una república con rey. Los estados monárquicos continúan siendo monárquicos, los republicanos continúan siendo republicanos y el estado federal dispone de un Jefe de Estado y un Primer Ministro...¿dónde está el problema?

La política, definitivamente, es el arte del consenso.




Abdul Halim, Sultán de Kedah y actual rey de Malasia

Webgrafía

No hay comentarios: