Publicidad

martes, febrero 10, 2015

El Tessarakonteres, el barco a remos más grande de la Historia

Trirreme griego
Cuando estamos en cualquier puerto (de mar, me refiero), no podemos dejar de maravillarnos por el ciclópeo tamaño de los grandes cruceros y buques que allí podemos encontrar. Maravillas de la técnica de la actualidad que convierte en auténticos cascarones de nuez a cualquier barquito de madera de la antigüedad... aunque tampoco se lo crea demasiado. Hubo un barco egipcio que, según las crónicas, podría competir perfectamente con cualquier ferry actual de la Trasmediterránea: el Tessarakonteres, el barco de los cuatro mil remeros. 

Ptolomeo IV Filopátor
Quien sea lector habitual de Memento Mori, conocerá la historia de los grandes barcos que Calígula mandó construir en el lago Nemi (ver Calígula y los desaparecidos barcos gigantes del Lago Nemi), unos barcos de tamaño colosal que con sus 73 metros de eslora dejaban a la carabela Santa María reducida a la categoría de colchoneta de playa. Pues bien, durante el siglo III a.C., el faraón egipcio de la dinastía helenística (de cultura griega, vamos) de los Ptolomeos, Ptolomeo IV Filopator, decidió mandar construir una galera de nada más y nada menos que 128 metros de largo y 17,5 m de ancho. Medidas que la han llevado a ser considerada por el Libro Guinnes de los Récords como el barco de tracción humana más grande de la Historia.

Como los actuales, pero más grande
El Tessarakonteres (que en griego significaría algo así como "de 40 remos") se conoce sobre todo por las crónicas que han llegado hasta nosotros de Calixeno de Rodas, Ateneo y Plutarco, en que se hace referencia a un inmenso barco construido por Ptolomeo IV y cuyas medidas llamaron la atención de todo el mundo.

Vista cenital
Sea como sea y aunque no ha quedado ni registro arqueológico ni gráfico del mismo, los especialistas consideran que el Tessarakonteres era, en realidad, un catamarán formado por dos galeras trirremes unidas por una plataforma que, a modo de cubierta de portaaviones, sería capaz de transportar casi 3.000 soldados -de hecho en su botadura, Ateneo dice que fueron 2.850. Todo ello sin contar los 400 marineros que la comandaban con sus cuatro remos timoneles de 45 metros de largo, ni los 4.000 galeotes que, con toda la ilusión del mundo -eran prisioneros-, se dedicaban a dar tracción a semejante mamotreto con sus remos de entre 13 y 18 metros de largo.

Vista frontal. Los números indican los remeros
Las crónicas cuentan que el Tessarakonteres tenía 28 metros de alto desde el nivel del agua a la cubierta en la zona de popa, que estaba profusamente adornado con figuras  y Plutarco comenta, además, que al ser tan grande era muy difícil de maniobrar, por lo que el barco era más de exhibición que de un uso efectivo... y poco más se conoce de él. De hecho, incluso se desconoce porqué se le llama "de 40 remos", por lo que los estudiosos han hecho diversas especulaciones al respecto.

Corte de un "12" y un "16"
La opción que más visos de verosimilitud tiene es que, al estar formado por dos cascos unidos, estos fueran de 20 remeros cada uno. Este numero "20", por su parte, definiría la cantidad de remeros que se necesitan para accionar un par de filas de remos. O dicho de una forma más gráfica: si una barca tiene dos remos y cada uno es movido por un remero, sería un "uno"; si se mueve cada uno por 4, sería un "4" y así sucesivamente hasta 8, que es el máximo eficaz de boga. En el caso del "20" se piensa que, al ser un trirreme, los tres remos de cada lado se consideran uno, por lo que la suma de los galeotes que moverían esos tres remos serían 20. Una curiosa forma de definir el "cubicaje" de las galeras movidas a base de potaje de garbanzos.

Remeros griegos
El Tessarakonteres fue el barco más grande de la antigüedad del que se tiene noticia y del que se ha podido conocer fehacientemente sus medidas, sin embargo, fue una más de las excentricidades del faraón Ptolomeo IV. Éste, reinó entre el 221 a.C. y el 204 a.C. más pendiente de sus orgías (religiosas, eso sí), sus artes -escribió una tragedia- y de eliminar a su competencia (nada más entrar se "pulió" a su madre, a su tío y a su hermano menor) que de la política estatal de Egipto, la cual quedó a manos de sus más incompetentes ministros y casi envía al país de los faraones al garete. Tal vez, por eso, cuando murió, el gobierno ocultó su muerte durante casi un año, cuando ya tenían todo atado y bien atado. 

En definitiva, un barco superlativo -aún comparándolo con los de hoy en día-, pero totalmente infrautilizado, para recordar un mandatario que no vale la pena recordar demasiado.

¿Porqué me recordará tanto al Aeropuerto de Castellón?

El Tessarakonteres, el barco a remos más grande de la Historia


Webgrafía