Publicidad

jueves, octubre 01, 2015

El raro fracaso del independentismo catalán el 27-S

Y vuelta la mula al trigo. Ya no se cuantas veces he escuchado de los medios de comunicación y los partidos políticos españolistas que en las elecciones del 27-S ha habido un auténtico descalabro de las fuerzas independentistas. Yo, de verdad, flipo en colores cuando veo las verdaderas filigranas argumentativas que se gastan por las Españas para vender a su electorado que el independentismo, en Catalunya, ha perdido. Supongo que no hay más ciego que el que no quiere ver, ni opinión más subjetiva que la de quien no quiere ver la realidad. Por suerte, las matemáticas no dependen de la opinión y los medios internacionales, que ven los toros desde la barrera, tienen una visión más clara del espectáculo.

Decir que ha perdido el independentismo y que Catalunya se ha decantado claramente por tesis no independentistas es, sencillamente, una tontería. Y ello es así más que nada porque si hubiese perdido, no hubiese conseguido 72 diputados de 135, es decir el 53'3% de los escaños...¡Ah! Y que nadie me venga con la chufla de sumar los votos de CUP, ERC y CiU de 2012 y decir que ahora han sacado menos, porque es ponerse anteojeras como los burros: únicamente estaban los 21 de ERC y los 3 de CUP, como diputados netamente independentistas, mientras que CiU, con 50 diputados, "putaramoneaba" como de costumbre. Peras con manzanas no casan, por mucho que en algunas partes de Andalucía se les llame "peros" a las manzanas.

Un servidor, ejerciendo su inalienable derecho al voto

Por otro lado, si miramos al supuesto "no" (¿no decían que eran unas Autonómicas normales?), resulta que se mete a todo el mundo que no haya votado "Junts pel Sí" o la CUP dentro del mismo saco. ¿De qué sirve que Lluís Rabell y Ramon Espadaler digan por activa, pasiva y hasta por sevillanas que no quieren que se les compute ni en el "sí", ni en el "no"? Por lo visto, para nada, que los unionistas los siguen añadiendo a su saco con total impunidad, utilizándolos para sostener las tesis exactamente contrarias a las que sostienen estos dos políticos. Visto está que eso de la "pluralidad", en la Meseta, es una asignatura que todavía no han aprobado del curso de Democracia.

Por los votos, por mucho que se diga y se insista desde los medios adictos, tampoco salen mejor parados:
  • Votos netamente independentistas (CUP + Junts pel sí): 1.957.348
  • Votos netamente unionistas (C's+PP+PSC): 1.605.563
  • Votos "ni chicha, ni limoná" (el resto): 515.023

Ciertamente, el voto netamente independentista no llegó al 50% de los votantes (tan solo al 47.55%) y la loca izquierda radical de las CUP no tiene justificación para tirar adelante con una declaración unilateral de independencia como pretendía, pero es que el voto netamente unionista es sólo el 39% del total. ¿A qué viene añadirse tan alegremente el voto ajeno? ¿No habíamos quedado en que no eran unas elecciones plebiscitarias? Esta lectura tan sesgada de las votaciones del unionismo me recuerda lo que se comentaba en su momento del referéndum que hizo Franco en el 1966 (sí, sí... hizo uno) que si votabas , era que estabas a favor de Franco y si votabas No, era que no querías que se fuera. Llamémoslo franquismo sociológico.

Sea como sea, el independentismo ha ganado y tiene la mayoría absoluta del Parlament de Catalunya (como ha remarcado toda la prensa internacional)  guste a quien guste y duela a quien duela, cosa que nunca ha pasado en la Historia. Ahora es Artur Mas el que está en la picota tanto del españolismo más castañuelero (con su pseudo-fusilamiento en forma de juicio sospechosamente "justo") como de la izquierda más recalcitrante, que no le perdona los recortes. Y es que, sólo sacar 62 diputados le ha impedido poder asegurarse una temporadita más la presidencia y ahora depende de la venia de las CUP el darle el visto bueno o cambiarlo por otro. Sea como sea, no somos pocos los votantes de "Junts pel Sí" que veríamos mucho mejor a cualquier otro (Romeva mismo) como presidente que un infausto Mas, que si ha liderado el proceso ha sido porque se ha encontrado, sin comerlo ni beberlo, como mascarón de proa del independentismo.

En definitiva, que el movimiento independentista sigue adelante a todo tren (que nadie se extrañe de las disensiones que vendrán, que la vida política catalana siempre ha sido una olla de grillos más parecida a la italiana que a la monolítica madrileña) y la campaña por las generales ya ha dado el pistoletazo de salida (Rajoy, ojito con Rivera, que va a todo tren).

Sea uno o sea otro, el panorama político que se nos presenta a los catalanes va a ser muuuuy divertido. Preparen palomitas y refrescos, que el espectáculo no ha hecho más que comenzar.


En verde, donde ha ganado Junts pel Sí. Un fracaso un tanto raro.

3 comentarios:

pepon dijo...

subjetiva¿¿ una fuerza política mayoritaría en cataluña desde hace 30 años tiene que virar al i ndependentismo para que su líder no salga de la poltrona y aún así no saca más votos que contra lo que lucha?? por favor...... si le dan el pacto fiscal en 2012 cuantos votos tendría el independentismo?

Txema dijo...

Muy buen análisis, y para prueba, las portadas de la prensa internacional del lunes...

Scriptum dijo...

Aunque duela y ponga nervioso a mucha gente, porque tienen miedo al resultado de un referéndum, queda claro que aunque ell "sí" no haya llegado al 50% de los votos, no todos los que no fueron "si" son "no". Empezando por el cabeza de lista de CSQEP, un tal Rabell, declarado independentista. Si casi se llega al 50% con estas elecciones plebiscitarias que ya dan una idea de lo que piensa la gente en Catalunya, imagínense lo que saldría de una votación en referéndum. "Si" aplastante. Por eso quieren evitar a toda costa la consulta. ¡Y se llaman "demócratas"!