Publi-5

miércoles, julio 18, 2018

Las alucinaciones gratuitas y sin drogas del Efecto Ganzfeld

Experimento Ganzfeld
Experimento Ganzfeld
Muchas veces nos quejamos de que, en esta sociedad en que nos ha tocado vivir, sufrimos tal bombardeo de información, que nos llega a salir hasta por las orejas. Postverdades, noticias fake, hiperactividad, falta de criterio… todo ello se ha convertido en algo cotidiano, fruto de las redes sociales y la sociedad de la información que nos rodea. Sin embargo, y por muy hartos que estemos, la verdad es que el cerebro humano está preparado para procesar todo el cúmulo de informaciones y estímulos que llegamos a recibir al cabo del día (la calidad del procesado, ya depende de cada seso), pudiéndose generar auténticos disturbios cerebrales en caso de que pudiéramos eliminar esos estímulos. Y se puede. Es el conocido como Efecto Ganzfeld.

Exceso de información
Exceso de información
Que el cerebro es una máquina extraordinaria, capaz de crear maravillas, efectuar cálculos complejos e imaginar situaciones inverosímiles, es algo que, no por conocido nos deja de sorprender cada vez que nos hacen un buen truco de magia. El único inconveniente es que este ordenador central que tenemos encima de los hombros (algunos, otros lo tienen en otro lado) necesita información externa para procesarla, ya que, sin este aporte de estímulos, el cerebro se vuelve auténticamente loco.

Dr. Wolfgang Metzger
Dr. Wolfgang Metzger
Así las cosas, el psicólogo alemán Wolfgang Metzger, estudiando la teoría de la Gelstat, según la cual el cerebro actúa reconociendo formas y agrupando conceptos conforme su experiencia, diseñó en los años 30 una forma de eliminar los estímulos sonoros y visuales. Bien… de hecho no los eliminaba, sino que los homogeneizaba, de tal forma que, a efectos prácticos, era como si los eliminase. Le llamó "Ganzfeld" (del alemán "ganz", todo, y "feld", campo) al referirse a la total privación de vista y oído.

De esta forma, a un sujeto tumbado cómodamente, se le hacía oír una especie de “fritura” similar al ruido que se obtiene cuando cambiamos entre dos emisoras de radio (conocido como “Pink Noise” o Ruido Rosa), mientras que en los ojos se ponen dos coberturas translúcidas (las dos mitades de una pelota de ping-pong) y se le enfoca una bombilla de luz roja. De esta guisa estando, se mantiene al interfecto durante varios minutos escuchando el ruido -que de hecho lo que hace es eliminar el estímulo sonoro externo- y viendo la luz rojiza que traspasa las mitades traslúcidas y sus párpados.

El efecto produce alucinaciones
El efecto produce alucinaciones
Ante esta situación de privación sensorial, el cerebro, acostumbrado como está a reconocer patrones y a predecir formas y colores -ver caras en las nubes, en los azulejos o en los desconchones de la pared… fenómenos conocidos como pareidolias- se pierde como quien se encuentra en una total oscuridad, de tal forma que comienza a hacer de su capa un sayo. O lo que es lo mismo, que el cerebro comienza a producir imágenes alucinatorias producto de la falta total de información que procesar, pudiendo llegar al extremo de afectar seriamente la salud mental del conejillo de Indias que se haya prestado al experimento. De hecho, esta forma de alucinar sin necesidad de LSD (ver Hofmann y el alucinante descubrimiento del LSD) también se consigue en las cámaras anecoicas (ver La cámara anecoica de Orfield, el lugar más silencioso del mundo)  y se ha reportado que ocurre en gente que se ha quedado durante mucho tiempo encerrada en la oscuridad (mineros accidentados, por ejemplo), expedicionarios polares o, incluso, algunos filósofos griegos, que se encerraban en cavernas y esperaban que les “fluyera” la inspiración intelectual. No obstante, este fenómeno también se utiliza para algo un pelín más misterioso: para detectar la existencia de la percepción extrasensorial, sobre todo la telepatía.

¿Experimentando la telepatía?
¿Experimentando la telepatía?
Según los estudios de diversos parapsicólogos durante principios de los años 70 del siglo XX, esta privación de sentidos hace que se disparen las capacidades precognitivas y de sentidos paranormales que, según la paraciencia, todos disponemos. En este caso, al inducir a una persona el fenómeno de Ganzfeld, las alucinaciones que tendría estarían influidas por los pensamientos que le estaría “mandando” otro sujeto que estuviese mirando una serie de dibujos en su cercanía. Es decir, mientras que una persona está viendo una serie de dibujos de forma aleatoria, el otro tendría que ver en sus alucinaciones los dibujos que está viendo su comunicador. ¿Y cómo saber si las ha visto o no las ha visto? Pues después de la sesión Ganzfeld, al que se le ha sometido al proceso se le pasan una serie de dibujos en que, de cada cuatro dibujos, uno es de los que ha visto el “emisor”, y el “receptor” tiene que reconocerlos. Estadísticamente, si fuesen elegidos por simple azar, el tanto por ciento de acierto tendría que ser del 25%. La sorpresa es que se han llegado a documentar hasta el 35% de aciertos, dato inexplicado que sirve como prueba de que “algo” existe para los que creen en estas cosas y que no prueba nada para los que no creen en estas sensibilidades paranormales. Sea como sea, la polémica está servida.

Hippies alucinando sin drogas
Alucinando sin drogas
En definitiva, que nuestro cerebro, por mucho que nos guste o no, está diseñado para gestionar información a punta pala ya que ello nos permite sobrevivir en un mundo tan cambiante y ambiguo como el nuestro. Posiblemente este mundo no sea el mejor que podamos tener, ni el que más nos gustase vivir, pero, sea uno o sea el otro, nuestra mente está diseñada para procesar una información con la que podemos volvernos locos, pero sin la que, por mucho que nos duela, podemos volvernos igualmente locos. Eso sí, puestos a volverse tarumba, hágalo con un buen libro, que, para hacerlo con la realidad, simplemente tiene que abrir Twitter o ver un Telediario.

Consejo de amigo escritor.
 


Webgrafía

No hay comentarios: