Ir al contenido principal

Artículo destacado

La inaudita historia de Hans Staininger, el alcalde muerto por su propia barba

¡Eres más desgraciado que el que se cae y se mata!”. Este jocoso dicho castellano que se ha espetado desde siempre cuando el que tienes delante te ha hecho una trastada o le sale todo torcido en la vida, ha servido durante generaciones para ilustrar la máxima expresión de la mala suerte humana. El hecho de caerte y matarte (andando, se entiende), aunque pueda tener consecuencias dolorosas, difícilmente son de un carácter tan grave como para perder la vida por ello. Sin embargo seguro que no era eso lo que pensó Hans Staininger cuando un mal día tropezó y se mató. Hasta aquí podríamos considerar que el hombre tuvo mala suerte, pero es que, cuando sabemos con lo que tropezó, podemos decir que la mala suerte iba con majorettes y banda de música: con su propia barba. Ahí es nada.

Que el ser humano es capaz de hacer tonterías muy gordas por simple estupidez y ganas de destacar respecto los demás, es algo que he tratado largo y tendido en estas líneas. Esta obcecación por ser más que nadi…

El bullying que volvió loco un médico por salvar miles de madres con un lavado de manos

Ignaz Semmelweis (1863)
Ignaz Semmelweis (1863)
El espíritu de contradicción es una de aquellas cosas que el ser humano lleva a rajatabla. Basta que esperes en un semáforo para cruzar la calle que verás cómo siempre hay alguien que se lo pasa en rojo tomatero, aun a riesgo de ser convertido en mascarón de proa del primer camión que pase. Esta “afición” a pasarse por el arco del triunfo todas las reglas y recomendaciones habidas, para la cual hay teorías biológicas que la explicarían (ver La inquietante bacteria que manipula la voluntad humana), ha sido intrínseca de nuestra especie desde la noche de los tiempos. Exactamente igual que el “ya te lo dije” de nuestras madres cuando hacíamos caso omiso a sus sabios consejos y la faena era suya para reparar lo que nuestra inconsciencia había liado parda. Y una cosa similar le pasó al médico húngaro Ignaz Semmelweis, el cual descubrió en 1847 cómo evitar miles de muertes pero al que el “establishment” médico del momento, no solo pasó de él como de la mierda, sino que acabó por volverlo loco, en uno de los casos de estupidez colectiva más ignominiosos de la historia de la medicina.

Atención al parto en el siglo XIX
Atención al parto en el siglo XIX
Durante el último siglo, el desarrollo de las ciencias médicas ha llevado a que las enfermedades sean cada vez mejor comprendidas y atajadas. La invención de nuevos aparatos de diagnosis  (ver El TAC, el invento fruto de Los Beatles, una discográfica y un supuesto "retrasado" mental) y el conocimiento cada vez más preciso de los mecanismos biológicos y químicos que las producen, ha disparado la esperanza de vida a unos niveles que no se habían conocido en ningún momento de la historia de la humanidad. Esto es en la actualidad, pero a mediados del siglo XIX todo estaba por descubrir, lo que hacía que las técnicas, experiencias y supersticiones que durante más de 2.000 años servían para curar (o al menos se creía que curaban) estuvieran clavadas en el acervo médico como estacas en el suelo. Situación que hacía que el colectivo médico fuera refractario a cualquier novedad que surgiera (ver El indignante caso del doctor Ferran i Clua y su vacuna contra el cólera).

Antiguo Hospital General de Viena
Hospital General de Viena
Así las cosas, en 1846 el obstetra húngaro Ignaz Semmelweis se encontraba preocupado porque en el hospital maternal en que trabajaba en Viena (Austria), las parturientas morían como moscas (entre el 10 y el 35%) debido a unas fiebres que acababan con ellas de forma lenta y angustiosa. Sin embargo, lo que le chocaba era que otra clínica maternal cercana tenía una tasa de muertes por este tipo de fiebres de tan solo un 4%, cuando ambas pertenecían al Hospital General de Viena. Hasta tal punto era conocida esta diferencia de supervivencia por las usuarias que, dado que la admisión de la futura madre se hacía en días alternos en una u otra maternidad, cuando tocaba la primera, había mujeres que preferían parir en la calle antes que en el hospital. ¿Qué estaba ocurriendo aquí? La muerte de un médico amigo suyo por unas fiebres calcadas a las de las parturientas, después de cortarse durante una autopsia le hizo atar cabos.

Ilustración de un parto (1897)
Ilustración de un parto (1897)
En la clínica primera trabajaban médicos y estudiantes que, mientras que esperaban la llegada de las embarazadas, se dedicaban a completar su formación estudiando cadáveres a través de autopsias; por el otro lado, la clínica segunda estaba dedicada a la formación de comadronas, las cuales, a diferencia de la primera, no hacían ningún tipo de práctica con cadáveres. Conociendo esta diferencia y la muerte de su amigo, llegó a la conclusión de que había “algo” que llevado en las manos de los médicos producía aquella muerte tan elevada de parturientas. La realidad era que los obstetras, sin solución de continuidad, tal como salían de la sala de autopsias, procedían a atender los partos sin lavarse las manos o, en el mejor de los casos, tras lavárselas solo con jabón. Una práctica que ahora consideraríamos aberrante, pero que en aquel momento, en que se desconocía el papel de los microbios en la generación de enfermedades, era absolutamente normal.

Semmelweis obligando a lavarse a los estudiantes
Semmelweis obligando a lavarse a los estudiantes
Semmelweis, descartadas las variables que se consideraban productoras de enfermedades del momento (humores, clima, hacinamiento, etc...) y ver que sólo las manos médicas podían ser las causantes de las muertes de las parturientas por fiebre del parto -conocida también como fiebre puerperal-, obligó a lavarse las manos con una solución desinfectante a base de hipoclorito sódico a los estudiantes que ayudaban en los paritorios. El éxito fue absoluto.

A partir de la aplicación del sistema de desinfectado previo, las muertes producidas por la fiebre puerperal bajaron tanto que incluso hubo dos meses en que llegaron a ser cero, lo que hizo que las estadísticas de mortalidad de la primera clínica a mediados de mayo de 1847 pasasen de un 18,3% a ser del 0,19% al finalizar el año. El éxito sin paliativos de Semmelweis con su sencilla medida, sin embargo, no fue seguido por sus compañeros, que le dieron la espalda total y absolutamente.

Mortalidad antes y después
Mortalidad antes y después
Pese a su éxito y la insistencia cansina que puso para que otros colegas adoptasen la medida antiséptica, la técnica no se impuso lo más mínimo. La verdad es que Semmelweis trabajaba de simple ayudante del médico titular, por lo que su descubrimiento, al dar a entender que los médicos trabajaban con las manos sucias, estaba atentando directamente a la honorabilidad y reputación de los médicos: el clasismo y soberbia de los galenos les impedía aceptar que un caballero pudiera ser el causante de la mortandad por ser guarro. Y lejos de darle la razón de forma humilde, siguieron con sus costumbres mortales, despreciándolo agriamente y dedicándose a hacerle un “bullying” atroz que acabó con Semmelweis despedido del Hospital General de Viena en 1849.

Casa-museo de Ignaz Semmelweis en Budapest
Casa-museo de Ignaz Semmelweis en Budapest
Trasladado a su Budapest natal, implantó su método allí donde trabajó, pero su sentimiento de impotencia en ver la cantidad de muertes que se podían evitar y no se evitaban (total... eran mujeres, muchas de clase baja o directamente prostitutas, las que acababan muriendo) que emprendió una campaña de envío de cartas abiertas a obstetras reputados, donde ponía a la clase médica de vuelta y media, tildándolos de auténticos asesinos por ignorar los riesgos de no desinfectar ni sus manos ni el material clínico en el momento de tratar a las pacientes. Ignaz Semmelweis, que escribió en 1861 un libro  donde explicaba su método, acabó por enloquecer y muriendo en 1865, a la edad de 47 años, internado en un centro psiquiátrico donde murió de una septicemia fruto de una paliza que le propinaron sus guardianes.

Louis Pasteur, en su laboratorio
Louis Pasteur, en su laboratorio
Los descubrimientos de Semmelweis fueron reconocidos finalmente -será considerado a partir de ese momento padre de las técnicas antisépticas en medicina- pero, como acostumbra a pasar demasiadas veces en la Historia, muy tarde. No fue hasta finales de siglo XIX que Louis Pasteur puso en evidencia el papel de las bacterias y microbios como causante de enfermedades que las denostadas tesis del obstetra húngaro fueron confirmadas. Semmelweis, pese a todo y a todos, había acertado de pleno con sus políticas de desinfección de manos y de material para eliminar la “materia cadavérica” que producía las muertes por fiebres del parto. Una “materia cadavérica” que no eran más que bacterias procedentes de la carne en putrefacción que transmitidas al torrente sanguíneo producían una infección de caballo en las parturientas, llevándose al otro barrio hasta el 35% de ellas. Muertes femeninas que, para la mentalidad de la época, eran menos importantes que la reputación del médico que las trataba.

Machismo, clasismo, ignorancia y soberbia. Cóctel mortal que, visto lo visto y según las idioteces supinas de algunos de nuestros (y nuestras) representantes políticos, aún, a día de hoy, está muy lejos de ser erradicado. 

Demasiado.

Homenaje a Semmelweis en un sello húngaro de 1954
Homenaje a Semmelweis en un sello húngaro de 1954

Webgrafía

Comentarios

brenllae9@gmail.com ha dicho que…
Siento que no haya estado presente en este blog la última temporada. Me han operado de la vista y estaba recuperándome. Ya me pondré a leer entradas atrasadas. La verdad, por lo que veo es todo el material interesante.
En lo que concierne a la entrada, tengo que dar enormes gracias al avance de la medicina, de lo contrario mis ojos estarían peor, por eso no puedeo evitar que al leer esta entrada, se me revuelvan las tripas. Ha sido una inusticia para el médico y para el gran número de mujeres muertas por la estupidez de quien no es capaz de lavarse unas manos. La estupidez aunada con la arrogancia es la peor ensalada que podemos confeccionar.
Por lo menos he aprendido algo que hasta hoy no sabía, pues no había conocido la historia de este médico y de cómo, al fin u al cabo, las buenas práxis médicas tienen su razon de ser. Graacias y saludos.
isomsharod ha dicho que…
El artículo es muy bueno, pero el último párrafo denota que te han comido el coco los del consejo del huevo.

Te recomiendo...