Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2006

Artículo destacado

El desvelado misterio de las enigmáticas piedras deslizantes del Valle de la Muerte

Cuando uno se da una vuelta por los grupos de Facebook llama poderosamente la atención la gran cantidad de gente que atraen los foros dedicados al ocultismo y a lo paranormal. Esto, que pudiera pensarse que es una estrambótica afición más de tantas que rondan por el ciberespacio, no lo es tanto, en tanto que simplemente mirando los comentarios y reacciones te das cuenta que el nivel intelectual de quien los sigue son, en muy alta proporción, de nivel medio, por no decir bajísimo. O lo que es lo mismo, una legión de gente a la cual la ciencia y su método racional simplemente no ha llegado. Esta situación, aunque choque, no es nueva y está desde la noche de los tiempos en la base de mitos, leyendas y oscurantismos varios fruto de la imposibilidad de una explicación racional del mundo que nos rodea (ver El Tiempo del Ruido, el fenómeno inexplicado que atemorizó Bogotá). Hoy, un volcán se sabe como funciona, o los terremotos o el silbido del aire en una ventana mal cerrada y, aunque no s…

Esperanza para un año nuevo.

Felicidades.

Escrúpulos clonados.

Cobardes.

¡Feliz Navidad!

Brindis diferenciales.

Mentiras y todo.

La hipócrita falta de calidad.

Imbecilidades letales.

Otra manta al vuelo.

Lo siento.

Tecnología punta, toponimia franquista.

Dos ruedas de cinismo.

Brumas Montillanas.

¿Todos ganaron? No, pero casi.

La milla humana.

Pensar mal.

Poca importancia.

Pringadillos de la Edad del Pavo.

Sonrisas profidén.

Hechos y temores.

Civilización.

Autoridad Moral

Visión de futuro

Weapon of choice

Puertas y sogas.

Globo petado.

Tengo miedo...

Moda de prisión.

Carta abierta a una comunidad.

Plaga sin competidores.

Rejas líquidas.

Uniformes antidiscriminatorios.

La fortuna del botijo.

Directo al corazón.

Que aprendan.

El western de la geoestrategia mundial.

Rockeros en formol.

Los tontos, relojeros.

Fuerzas para continuar.

Llamenme capcioso.

La fruición del bajo instinto.