Publicidad

viernes, febrero 24, 2017

Hoy, salimos: Font de Les Planes

Les Planes de Vallvidrera, en pleno corazón de Collserola, ha sido desde hace más de un siglo, un espacio de asueto para la clase popular barcelonesa, que encontraba en sus merenderos y en su excelente comunicación con los Ferrocarriles Catalanes, el perfecto lugar donde pasar un domingo en plena naturaleza. En la actualidad sigue siendo un espacio muy concurrido, donde las familias y grupos, por poco dinero, pueden alquilar las barbacoas y organizarse una comilona al aire libre. Si no es de los que les atrae el autoservicio de las brasas, en uno de sus establecimientos más emblemáticos, podemos tomar una excelente calçotada a un precio razonable: el Restaurante Font de les Planes

Restaurante Merendero Font de Les Planes


  • Nombre: Font de Les Planes
  • Dirección: Ctra. de Vallvidrera a Sant Cugat (BV-1462) Km. 6,5 (ver mapa)
  • Población: 08017- Barcelona



Puntuación: 7/10

  • Servicio: Amable y atento, aunque un poco estresante.
  • Ambiente: Familiar
  • Tipo de comida: popular catalana.
  • Precio: Menú Calçotada (pan con tomate, calçots, alcachofas, carne, postre, bebida y café) entre 27 y 31 €

Opinión:

El restaurante Font de Les Planes, es un local grande y acogedor que ha crecido en paralelo al enorme merendero que ha dado fama a la zona. Es justamente por la gran afluencia de gente a los merenderos que el restaurante también se pone hasta la bandera durante los fines de semana. Apto también para grupos, el servicio se divide en dos turnos, que intenta absorber de la forma más organizada y rápida posible la gran afluencia de comensales de todo tipo y condición. Si va en grupo, conviene reservar con antelación. Si son menos de 4 no aceptan reservas, pudiendo tener que esperar un rato hasta tener mesa disponible.

La comida, con el sabor más auténtico de la cocina popular catalana, sin ser raciones pantagruélicas en el menú calçotada más barato (3 medias alcachofas y una docena de calçots, seguidos de unas judías con butifarra), está bien hecha y muy sabrosa, por lo que la relación calidad-precio es bastante correcta. No hay que preocuparse por mancharse con la salsa romesco en la que se untan los calçots, ya que se suministra el correspondiente babero, guantes de plástico y su toallita de limón para hacer de la calçotada una experiencia muy agradable y divertida. Eso si, le recomiendo quitarse los guantes para hacerse las típicas fotos con el móvil, más que nada porque la pantalla táctil no funciona con los guantes (a parte de dejarla hecha unos zorros, claro).

En el platillo negativo de la balanza tenemos que la gran afluencia de personal hace ir a los camareros auténticamente de cráneo para atender a todo el mundo correctamente. El servicio, correcto y atento, se consigue ampliamente, pero con el inconveniente de estar demasiado encima de los clientes transmitiendo con ello cierta presión y atosigamiento innecesario fruto del estrés de los camareros, situación que puede llegar a incomodar. Todo sea el decirlo, los defectos del servicio -en todo momento muy amable y simpático- no invalidan para nada la magnífica experiencia gastronómica del local.

En definitiva, un local muy recomendable para ir en familia o grupos de amigos, donde la diversión y la buena experiencia culinaria está más que asegurada. Asimismo, totalmente recomendable para los turistas extranjeros que visitan Barcelona y quieran disfrutar de un ambiente gastronómico auténticamente catalán a 15 minutos de la Plaza Catalunya.

Diversión y buena experiencia culinaria

domingo, febrero 19, 2017

Hoy, salimos: El Magraner Boig

En el barrio de El Raval barcelonés, el crecimiento desmesurado del turismo ha hecho que el interior de lo que antaño se llamaba Barrio Chino esté en proceso de perder sus pobladores de peor calaña, en beneficio de una oferta de restauración cada vez más variada y cosmopolita. Es en una de las calles de más mala fama de la zona, la calle Robadors, donde encontramos uno de estos nuevos colonizadores del distrito de Ciutat Vella: El Magraner Boig.


El Magraner Boig. Cuina grega

  • Nombre: El Magraner Boig
  • Dirección: Robadors, 22 (ver mapa)
  • Población: 08001- Barcelona



Puntuación: 7/10

  • Servicio: Amable y atento, aunque un poco caótico
  • Ambiente: Joven e internacional
  • Tipo de comida: Cocina griega
  • Precio: Principales entre 8 y 11 euros; tapas, unos 6 euros; postres, unos 4 euros; cerveza mediana por 2,50 €

Opinión:

El Magraner Boig ocupa los bajos de un edificio de nueva construcción que, con su techo alto y su superficie diáfana, permiten ubicar una gran cantidad de grupos gracias a la flexibilidad de disponer de un gran número de mesas y sillas de estilo rústico. Su decoración es minimalista con toques mediterráneos, mientras que el poema "El Granado Loco" del premio Nobel Odysseas Elytis y un retrato suyo, presiden la, a priori, fría estancia. Lugar de reunión de los "erasmus" griegos (y no tan griegos) de Barcelona, se pone a rebosar los fines de semana con una clientela eminentemente joven e informal. Conviene, por ello, reservar con cierta antelación... a no ser que no le importe cenar en la barra, claro.

La comida, cocinada al mejor estilo casero (nada que ver con los platos de las franquicias griegas), utiliza los ingredientes típicos mediterráneos que conocemos por estos lares, por lo que encontraremos una cocina muy cercana, de calidad, pero exótica a la vez. Los platos, servidos con mucha diligencia, son de raciones generosas, por lo que la relación calidad-precio nos es netamente favorable. Especialmente recomendables son el kolokithokeftedes con tzatziki (albóndigas de calabacín frito con salsa de yogur) y la musaka vegetariana. El kokinisto (estofado de ternera con patatas fritas), si bien tiene muy buen sabor, peca de tener algún trozo de ternera un poco fibroso.

A pesar de todo, el restaurante también tiene algún defecto, sobre todo derivados del ambiente bullicioso típicamente mediterráneo al cual los griegos no son ajenos. El ruido, prodigado por los numerosos grupos y por la reverberación de los techos altos, puede ser de tal volumen que puede llegar a apabullar, dándote la noche. Si lo suyo es ir en pareja y pasar una velada tranquila charlando, este local no va a ser su mejor opción.

En definitiva, El Magraner Boig es un buen restaurante donde disfrutar de una buena cocina casera al mejor estilo griego, a buen precio, y en un ambiente auténticamente mediterráneo.

Buena cocina casera al mejor estilo griego

sábado, febrero 18, 2017

12 años de aventura. 12 años de Memento Mori!

Bueno... este es mi primer post en este mi primer blog. A ver si tengo suerte, y alguien lo lee (cosa altamente improbable si no son amigos y familiares varios).

Así, con esta breve introducción, empecé el 18 de febrero de 2005 la gran aventura personal en que se ha convertido mi querido e inseparable blog "Memento Mori!". En estos 12 años (en que el mundo ha cambiado lo que no está escrito y no lo conoce ni la madre que lo parió), y desde estas páginas cibernéticas he querido dar rienda suelta a mis pensamientos, opiniones, inquietudes e indignaciones, hasta el punto de llegar a la impresionante cantidad de 1.185 entradas publicadas. Cantidad que ni en mis más remotas expectativas habría imaginado poder llegar. Sin embargo, aquí están. Aquí estamos.

Soy consciente que este blog me ha cambiado la vida -no es la primera vez que lo digo (ver ...y 1000) y no será la última- pero lo que creo que no llegaré a ser nunca consciente es de hasta qué nivel soy un auténtico pelele en manos de Memento Mori. Y es que, de un tiempo a esta parte, todos los proyectos en los que estoy metido y que -como habréis comprobado- me impiden publicar todo lo frecuentemente que quisiera, están relacionados directamente con él. Talmente como si el blog tuviera vida propia y me condujera allí por donde él quiere que me dirija.

1.975.000 visitas, entre 1.500 y 2.000 visitas diarias sostenidas, y provenientes de todos los rincones del mundo, son estadísticas que asustan, que responsabilizan. Responsabilizan, porque significa que la gente se interesa por lo que escribo. Responsabilizan porque la información que reciben todos esos lectores ha de ser lo máximo de veraz posible. Responsabilizan porque enseñan muchas cosas, entre ellas, Historia. Una Historia que, explicada desde mi particular punto de vista, utiliza las anécdotas históricas para introducir al lector de forma entretenida en épocas y situaciones que, de otro modo, sería un auténtico peñazo: coincidirán conmigo que no es lo mismo estudiarse las relaciones entre Castilla, León y las Taifas del siglo XI a palo seco, que conocer el porqué se mató a un rey mientras cagaba (ver Sancho II de Castilla, el rey que murió cagando). 

Sea como sea, Memento Mori aquí sigue. Hoy cumple 12 años, y como un niño preadolescente, comienza a tener criterio propio. Un criterio que hace que yo, su padre, me vea arrastrado a atender sus necesidades y designios so pena de quedar atrapado en su absorbente, sacrificada, pero siempre dulce tiranía.

Felicidades, y... ¡que cumplas muchos!


Memento Mori se está haciendo mayorcito