Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2006

Artículo destacado

Los pingüinos, sus rodillas y el escondido porqué de sus simpáticos caminares

Los pingüinos, por su colorido plumaje blanco y negro y su forma de caminar tan particular es, sin dudarlo mucho, uno de los animales que despiertan más simpatías entre niños y grandes. La tremenda dureza de su vida entre los hielos antárticos, su sorprendente capacidad natatoria y sus curiosísimas costumbres gregarias, los ha hecho, desde siempre, en foco de no pocos estudios científicos de dudoso interés y más dudosa finalidad (ver La Antártida o cuando tocar los cojones a los pingüinos se vuelve estratégico). Sin embargo, y a pesar de tenerlos más vistos que la puerta de su casa, si le pregunto si ha visto alguna vez las rodillas de un pingüino se puede quedar sin respuesta, ya que o piensa que no tienen o, en el mejor de los casos, que las tienen al revés. Pues no, los pingüinos tienen rodillas y más parecidas a las nuestras de lo que puede pensar.

Imagínese que se encuentra en mitad del campo y que, por uno de aquellos azares de la vida, le entran ganas de hacer sus "queha…

Esperanza para un año nuevo.

Felicidades.

Escrúpulos clonados.

Cobardes.

¡Feliz Navidad!

Brindis diferenciales.

Mentiras y todo.

La hipócrita falta de calidad.

Imbecilidades letales.

Otra manta al vuelo.

Lo siento.

Tecnología punta, toponimia franquista.

Dos ruedas de cinismo.

Brumas Montillanas.

¿Todos ganaron? No, pero casi.

La milla humana.

Pensar mal.

Poca importancia.

Pringadillos de la Edad del Pavo.

Sonrisas profidén.

Hechos y temores.

Civilización.

Autoridad Moral

Visión de futuro

Weapon of choice

Puertas y sogas.

Globo petado.

Tengo miedo...

Moda de prisión.

Carta abierta a una comunidad.

Plaga sin competidores.

Rejas líquidas.

Uniformes antidiscriminatorios.

La fortuna del botijo.

Directo al corazón.

Que aprendan.

El western de la geoestrategia mundial.

Rockeros en formol.

Los tontos, relojeros.

Fuerzas para continuar.

Llamenme capcioso.

La fruición del bajo instinto.