Publicidad

martes, mayo 08, 2007

Si Benny Hill levantara la cabeza...

¡Juasjuasjuasjuas! La madre del amor hermoso... ¿ustedes piensan que esto es normal en un país europeo del siglo XXI? Después dirán que si estados, que si imperios, que si orgullos, que si banderas...

¡Eso es frikismo en estado puro y lo demás son puñetas, oigan! ¡juasjuasjuasjuas!

¡Lean Lean!


8/5/2007 19:01 h A UNA VELOCIDAD CONSIDERABLE
Interceptado en una autovía gallega un minusválido que iba en camilla motorizada a un club de alterne
EL PERIÓDICO
BARCELONA

La policía local de la población de Narón (A Coruña) interceptó el pasado viernes a un hombre que circulaba por una autovía con una camilla motorizada y a una velocidad considerable. El sujeto, que sufre una minusvalía, tenía la intención de desplazarse con este inusual medio de transporte hasta un club de alterne, según informa la edición electrónica del diario El Ideal Gallego.

Los sorprendidos conductores que transitaban por la vía que une las localidades de Ferrol y As Pontes el pasado viernes no daban crédito a la esperpéntica imagen. Antonio Navarro, un hombre de 42 años, manejaba la camilla con la boca al tener incapacitado el 95% de su cuerpo.

Tras recibir varias llamadas de alerta, los agentes lograron interceptar a Navarro, que transitaba a una velocidad considerable, dadas las características del singular medio de locomoción en el que se desplazaba. El sujeto fue localizado a la altura del municipio de Doso, en torno a las nueve de la noche, cuando ya había recorrido alrededor de 10 kilómetros por la autovía.

Frustrado acelerón

Según Navarro, había salido con la idea de ir a tomar unas copas al club de alterne Jade, cuando se despistó en una rotonda y acabó con la camilla en la citada autovía. Al percatarse de la equivocación, ya no tenía la posibilidad de dar la vuelta, por el peligro que supondría para su propia seguridad y la de los automovilistas, por lo que decidió seguir hacia adelante, según su propia versión.

Según detalla el rotativo, el sujeto incluso aceleró el motor de la camilla cuando el coche policial se puso a su altura, pero poco después recapacitó, se detuvo y relató a los agentes lo que le había ocurrido, "dejando claro que no había bebido nada".

¡Pistaaaa! ¡Que viene el Tío Antonio!

2 comentarios:

Sergio Fidalgo dijo...

apartense... que voy con la minga tiesa!!! que tipo más crack!

Tbo dijo...

Al los dos días un mismo colega tetraplejico de su mismo internado, fué interceptado por la policia en esa misma autovía en dirección al mismo club. Esta vez, dijo que iba a por tabaco.

En su situación es facil que te de por ahi, lo comprendo perfectamente.