Publicidad

lunes, julio 28, 2008

Una de anuncios: Light Blue de Dolce & Gabanna.

Otra de mis diversas facetas, posiblemente poco conocida, es la de mi gusto por los anuncios.
A mi, los telefilmes, series, películas y demás largometrajes, me resultan aburridos y largos, no así los anuncios, que independentemente de la marca, o el producto, son un proyecto de ingeniería reducido a unos escasos segundos. Expresar un mensaje, si quien tienes delante está dispuesto a recibirlo y no tienes una limitación de tiempo, es relativamente fácil, y si tienes dinero, más.

Eso sí, en un anuncio de 30 segundos, has de conseguir atraer la atención de un público que no está interesado en verte y que te ve como una molestia. Por si fuera poco, en ese minúsculo lapso, has de hacerle llegar claro tu mensaje al supuesto espectador y que, encima, se quede con él. Simplemente de locos.

Pues bien, no solo se consigue, sino que se hacen con gracia, con humor, con un montón de guiños y una riqueza de matices, que es imposible de encontrar en una película normal, so riesgo de acabar medio lelo de tanta información subliminal y detalles decisivos. Supongo que es por eso que me aburren los filmes, y prefiero esas pequeñas pastillas de arte y filmografía reconcentradas que son los anuncios. Si encima sumamos mis estudios de marketing, ya tenemos el completo para entender esas breves maravillas de la televisión que son los anuncios.

Y para que aprendan a disfrutar de los anuncios, intentaré hacer de vez en cuando un análisis de diversos anuncios que estén saliendo en el momento y que son curiosos de ver y de despiezar desde un punto de vista diferente al habitual, ya que hemos de tener en cuenta que nada en los spots es casual -no hay tiempo para ello-, y todo está medido al milímetro (el tiempo en televisión es carísimo. Hoy lo voy a hacer con uno bastante famoso...





Corresponde al anuncio de la colonia Light Blue, de Dolce & Gabanna.

Antes de nada, deben saber que en marketing hay 3 temas que son básicamente exitosos de por sí, y que atraen la atención simplemente por ellos mismos: Los niños, los animales y el sexo. En los anuncios se aplican por sistema estos temas y la mezcla entre ellos. En este caso - y como suele ser habitual en las colonias- la base es el sexo, en este caso expresado mediante una "relación" entre un chico y una chica en medio del mar, en medio de unos farallones increíbles. De fondo una música apacible recrea el momento. Sin embargo, no todo es lo que parece...

La colonia está nombrada como "pour Homme", pero curiosamente se llama "light blue", lo que indica que, así, para empezar, será para hombres, pero no es muy "varonil" (ambivalencia light= ligero/luz).

En el spot el centro de atención total y absoluto es David Gandy, modelo escocés que está como un tren tanto para las señoras... como para los señores. Por su parte, la chica tiene un papel absolutamente ínfimo, que no enseña nada de su cuerpo excepto la espalda, mientras que a Gandy, incluso hay un fotograma en que sus atributos están en el centro geográfico de la pantalla. Si rizamos un poco el rizo, cuando están dándose el beso, no hay beso como tal y lo percibimos como algo extraño. En un tiempo tan corto es normal que no se de usted cuenta, no padezca, pero la información le llega, sin duda.

Para acabar, el spot acaba con una imagen lejana de la cala, en el que infográficamente se ha hecho desaparecer la cueva que aparece al comienzo detrás de Gandy y aparecen encima de la balsa en medio del espacio que dejan los acantilados. Curiosamente todo en color blanco (transmitiendo pureza). Mantengan esa imagen... y ahora, mírelo de otra forma.

La balsa es un zigoto, donde se encuentra la parte femenina (la chica, el ovulo, como parte pasiva) y la masculina (Gandy hace de espermatozoide) y se mezclan con fruición (¡parecen besarse!), meciéndose en medio de un medio líquido y, justo en mitad de un... (si ha leído el Codigo Da Vinci, ya lo habrá intuido a estas alturas)... ¡cáliz!, de una matriz femenina. ¡Anda, jódelo al anuncito!

Pues no se vayan todavía... piensen un poco. Desde nuestro punto de vista, estamos viendo la balsa aguas adentro del estrecho paso entre los acantilados. Si antes decíamos que ellos están flotando dentro de un útero... ¿qué es el espacio que queda entre los "acantilados" por el cual entra la luz?. Señora, tenga cuidado con ponerse la compresa al revés, que sino, los "acantilados" le dolerán un poquillo... jijiji

En definitiva, una colonia para hombre que es para hombres...,muy, pero que muy hombres, y con un trasfondo romántico que en realidad está lleno de referencias sexuales femeninas, diluyendo la masculinidad del protagonista.

¡Joer lo que dan de si 30 segundos! ¿verdad? Pues como estos, a patadas.

Ya os los iré enseñando... ¡no os preocupéis! ;-)

5 comentarios:

Oceanida dijo...

oye! Me has dejado patidifusa, tienes razon.

Es un utero!!

No sera coincidencia?

Te abrazo.

Pd.- Como va ese verano? Y las vacaciones pa' cuando?

Ireneu dijo...

Depende del presupuesto. Cuanto menos presupuesto, más margen hay a las casualidades, pero cuando las hay, de seguida se notan.

Con el pastón que se habrán gastado por 30 míseros segundos, te puedo asegurar que todo lo que sale, sale ahí con pleno conocimiento de causa. Nada queda al azar en un anuncio.

Vacaciones? con unas ganas de pillarlas que pa qué! pero aún tengo un ratillo de padecimiento, mira...

Besitos, y gracias por la visitilla, se agradece. ;-)

Neurax dijo...

La verdad es que el anuncio es de lo mas sugerente, yo me quedé con la idílica situación y no me paré a darle más veltas, aunque ahora veo que había mucha tela que cortar...

Jaime dijo...

Puedes poner el link del vídeo? No me deja verlo. Gràcias de antemano ;)

Ireneu Castillo dijo...

Por lo visto han cancelado la cuenta del vídeo que comentaba en esta entrada. Miraré de incorporar un nuevo video cuando me sea posible.

Gracias por la visita! :-)