Publicidad

sábado, febrero 19, 2005

Habia una vez un barquito chiquitito...

Me han impactado profundamente las imagenes del crucero Grand Voyager en las que éste emulaba a una cáscara de nuez haciendo rafting. El sufrimiento de la gente que iba dentro de ese barco hubo de ser impresionante, pero lo que realmente me impactó fue el ver como el Mar Mediterraneo (si, esa balsa de aceite que baña Benidorm) se pitorreaba de la prepotencia del hombre y de su técnica. Olas de hasta 14 metros de alto en medio de un mar cerrado es para dar miedo a cualquiera, y demostrarme -una vez mas- lo que ya sabía: Ojito con la naturaleza.

Los incautos y ociosos pasajeros, lucían su cómoda economía en medio de una mar embravecida a la que no daban importancia. El capitán hizo caso omiso a los avisos de temporal y cual protagonista del cuento aquel de "que viene el lobo!" zarpó de Túnez rumbo a la Olímpica mientras se hacía la manicura. Pero ¡oh! la prepotencia humana y la tecnología todopoderosa se fueron a hacer no se qué, cuando una montaña, (¿o fué una ola?) rompió una simple y ridícula ventana del puente de mando e inutilizó los 4 motores de aquella lujosa nave. El resto ya lo saben... pasarlas mas putas que el se tragó las trébedes hasta que consiguió atracar en el puerto de Càller (nombre en catalán de la ciudad que en italiano se llama Cagliari -no se piensen que se lo ha inventado TV3, Càller viene de la Edad Media-) y vuelta en avión a Barcelona.

Me alegro por la Tierra, aún está dando muestras de que está viva, y no está todo perdido, pero el hombre no aprende, vive de espaldas a la Naturaleza, a su casa, y se la está cargando rápidamente. Lo que no sabe es que la partida está perdida de antemano: o colaboras con la Naturaleza o te aniquila.

Sabian ustedes que los romanos sólo navegaban por el mediterraneo en época de Mare Apertum (primavera y verano) y evitaban por todos los medios la navegación en invierno y otoño? Curioso. Por suerte que avanzamos en conocimientos y tecnología.

Y otra curiosidad a colación de esto, ¿Saben que durante el Tsunami del Indico se salvaron los animales... y las tribus mas primitivas que viven en las islas Nicobar y Andamán -en todo el centro del meollo-? Acostumbrados como están a vivir en contacto con la naturaleza, detectaron que algo pasaba con los animales. En una de esas tribus, los Gran Andamaneses (40 personas), su anciano rey hizo a todo el mundo subirse a los cocoteros y salvó a toda una cultura de más de 60.000 años.

¿Quien está mas avanzado, quien muere o quien sobrevive?

No hay comentarios: