Publicidad

sábado, junio 10, 2006

Las razones de un voto.

Yo, he de reconocer que soy un tanto raro, ya que acostumbro a pensar muy mucho -a veces demasiado- todo lo que hago y, evidentemente, este asunto del Estatut no iba a ser una excepción. ¿Votar si o votar no? Yo lo he tenido claro desde el principio, pero ya no es cuestión de tenerlo claro, sino estar objetivamente convencido ello, lo cual no acostumbra a ser fácil.

Para empezar, comencé por leerme sucintamente el texto aprobado (castellano o catalán, al gusto) por el parlamento español. Posteriormente, me he dedicado a ver debates al respecto y al final ver lo que dicen los diferentes partidos (PSC, CiU, ICV ,ERC y PP)

La principal conclusión que obtuve fue que, aunque no sea el mejor Estatut que se pudiera sacar (soy de tendencias federalistas), en sí no está nada mal, chocándome incluso algunos de los artículos que han pasado al fino cedazo centralista que se gastan por los madriles.

El texto aprobado significa un avance respecto el anterior, en lo que respecta en autogobierno y materia económica, ante lo cual no me extraña que los rancios nacionalistas españoles de siempre se opongan frontalmente: El de 1979 se parece más al Decreto de Nueva Planta que este nuevo. La lógica, por tanto, dice que si una renovación significa una mejora respecto algo anterior, hay que tirarse a ella de cabeza, y el nuevo Estatut, lo significa.

Si miramos lo que dicen los partidos políticos en sus campañas, la cosa está bien clara, fíjense si no en los mítines. Mientras que los partidos que defienden el Si tienen su defensa en la explicación detallada de los artículos (mención aparte son los anuncios del PSC para con el PP, que más bien entran en campaña preelectoral que en la aprobación o no del Estatut), los que defienden el No, no utilizan el articulado del nuevo texto para apoyar sus tesis, sino excusas más o menos peregrinas relacionadas con él. ¿Por qué? Pues sencillamente porque, en el caso del PP, no destruye España como ellos venden, y en el caso de ERC los artículos son bastante mejores al anterior por mucho que digan que es insuficiente.

Total, que mi conclusión es que lo que realmente interesa -ahora por ahora- es aprovechar las nuevas oportunidades que da el nuevo redactado y por tanto votar Si. Ya llegará el momento mejor en que se pueda aumentar el techo de soberanía de forma más cómoda, pero de momento hay que andar hacia el objetivo, ya que si te paras, no avanzas lo más mínimo.

El voto del No es, simplemente, el voto “por fastidiar”, es decir, en el caso de ERC por rabieta ante la medalla que se puso CiU con Zapatero, quitándole el papel de vedette que tenía hasta entonces; el No del PP es un sencillo "No a Zapatero", y el resto de consideraciones son excusas superfluas.

En fin yo os he explicado mis conclusiones. Vosotros ya os haréis las vuestras, que para eso ya sois mayorcitos.

3 comentarios:

Silviqui dijo...

Completamente de acuerdo..incluso me has aclarado bastante la troca, porque las razones para el No no son demasiado razonables. Gracias majico.

Sergio Fidalgo dijo...

Pues yo seguiré apostando por el no. No me convenciste. Me sigue pareciendo todo una estafa.

debolsillo dijo...

Pues yo sigo dudando, entre la abstención y el voto en blanco, yo voto sí al Estatut si luego se retiran todos de la política ¡Qué vergüenza! con la ilusión que tenía yo de que hubiera un gobierno de izquierdas en Cataluña.
Saludos.
(Ha quedado de lo más plural, un comentario por el sí, otro por el no y otro por la abstención o el voto en blanco) :)