Publicidad

domingo, junio 25, 2006

Sopas con honda.

Hay que ver como es este mundo. Mientras que en Filipinas, país tercermundista donde los haya, la presidenta Arroyo ha firmado el decreto de abolición de la pena de muerte en su país, en los Estados Unidos, el país más rico y más demócrata de la Tierra, se están buscando alternativas "más humanas" a las actuales inyecciones letales que se utilizan con sus reos, ya que estas pueden llegar a tardar en hacer efecto hasta 45 minutos y provocar importantes sufrimientos a los presos, pudiendo "llegar a molestar" al público asistente a la ejecución.

Saquen la conclusión que quieran, pero me parece que algunas veces la ética de los pobres da sopas con honda a la soberbia de los ricos.

1 comentario:

Sergio Fidalgo dijo...

Me gustaría saber como son las cárceles filipinas. Igual por eso no es necesario pena de muerte...