Publicidad

martes, agosto 01, 2006

Poyeya, la canción del verano.

He de reconocer que si hay algo del cual paso soberanamente es de los triunfitos y de los programas como el tomate, y si no llega a ser por el blog de Oscar, no me hubiese enterado de la cagada de Soraya en la canción que perpetró con Bustamante. En otras situaciones no le hubiera dedicado el más mínimo tiempo a semejante desliz, pero como está la cosa que pintan bastos por todos lados y no me da la gana de dedicarle ningún post al PP, me permito el dedicar este post a la gran Poyeya, esto... Soraya, porque cuando he podido ver el video que se emitió por los de "Aquí hay tomate", simplemente no he podido más que troncharme de risa y un poco de sonrisa también conviene.

Si os queréis partir la caja un buen rato, el video lo podéis ver aquí.

El porqué Soraya cambió el "por ella" por un histriónico "poyeya" es un misterio de la humanidad del calado de la sonrisa de la Mona Lisa, el triangulo de las Bermudas o los dibujos de Nazca, ya que no hay ninguna explicación lógica a este trastrueque de letras tan descojonante. Hay quien dice que actuó hasta el culo de cocaína, otras que actuó borracha, otros que para llegar a la nota no dudó en modificar la consonante que se le atragantaba y otros que simplemente quiso dar una nota con acento extranjero y salió algo raro. Lo que fuera no lo sabremos, pero sí conocemos el resultado.

Es curioso, pero simplemente con cambiar una letra, la cantante repollo ha conseguido convertir una canción desgarrada y llena de fuerza en algo parecido al "Hola Don Pepito" de los payasos de la tele. Mención aparte merece la fama desmesurada que le ha llegado después de hacer correr ríos de tinta y lágrimas de risa y que le obligará a cambiar el nombre artístico de Soraya por el mote por el cual será conocida de por vida, conociendo la tendencia que tenemos en este país a poner motes: La Poyeya.

Sin embargo, lo que me resulta más tronchante es la excusa de la "cantadora", la cual dice que fue un problema de sonido y que demuestra muy a las claras que la modestia y la humildad no son su fuerte, ya que poco cuesta reconocer la equivocación y quedar como una señora, pero no lo hizo. Prefirió decir que era un problema, un problema que, por lo visto, solo afectaba a las letras erre de "por ella". Curioso y divertido cuando menos.

Sus hordas de fans adolescentes de encefalograma plano, ya han contraatacado negando la mayor y defendiendo la integridad y el buen hacer de la Poyeya insultando a diestro y siniestro en todos los foros habidos y por haber en los que se hace sorna de la canción. Por lo visto una cantante artificial tiene más derecho al honor según los adolescentes españoles que 37 niños muertos en el Líbano. Siempre queda pensar que no todos son iguales, por suerte.

Pero no nos pongamos trascendentes, pensemos que este verano será un poco más divertido... poyeya. ¡Jejejeje!

5 comentarios:

laceci dijo...

jajja... ya lo he visto... A mí la piba esta me gusta, pero lo del micrófono no cuela...

No entiendo el fallo continuado en la canción... es muy raro...

Mr.Celofan dijo...

Desde un principio a la chica se le metió en la cabeza que tenía que decir poyeya. No quiso preguntar el significado de esa palabra, ya que pensaba que todo el mundo lo sabía, y si preguntaba quedaría como una inculta. Por lo tanto decidió no preguntar y cantar la canción tal y como la había aprendido y así le fue.

Esa es mi versión de los hechos.

Anónimo dijo...

Hombre, hay que tener en cuenta que un par de "por ella" los dice bien, creo que son el segundo y penultimo o antepenultimo, no se, es raro, lo que está claro es que la broma va a estar un tiempecito. En fin, la siguiente hornada de triunfitos, que llegarán dentro de poco, seguro que pasan página. Al final, Chenoa, Bisbal, Bustamante y Rosa serán los que quedarán, por suerte, o no.

SantiNoBrain dijo...

Y ¿a quién le importa?

Anónimo dijo...

La explicacion a esta curiosa diccion es facil de explicar desde un punto de vista evolutivo. La susodicha hembra pertenece a la subespecie hominida "putis berbenerus". Esta subespecie se caracteriza por su total falta de recursos y habilidades para conseguir alimento por si misma. Esto ha llevado a que desarrollade complejas estrategias para poder conseguir el sustento de los machos dominantes de la manada donde habita. Una de las estrategias con mas exit consiste en la succion de miembros viriles a cambio de recursos materiales. La adaptacion a este comportamiento ha provocado que la region maxilar de esta subespecie desarrolle una morfologia que la incapacita para pronunciar las erres correctamente, transformadose estas en "y".