Publicidad

miércoles, enero 17, 2007

Genio del balón, corta educación.

Hay que ver la que se ha formado en el Real Madrid con las declaraciones de su presidente. No les ha sentado nada bien a nadie y ya están pidiendo la cabeza de Calderón (curioso apellido para un presidente del Real Madrid) en una picota. Realmente hay veces que mejor morderse la lengua si no quieres que pasen según que cosas.

Sin embargo, el pobre presidente no ha dicho nada que no sea vox populii y que no se ciña a la realidad. Beckam no es un futbolista, sino una empresa de comunicación publicitaria; Guti no le llega a la suela a Raul, por mucho que estén en el mismo equipo; el público en general -yo mismo lo hago- cuando va a un campo de fútbol va a ver un espectáculo y no a desgañitarse, y lo que es más verdad de todo, que normalmente un futbolista tiene muy poca cultura. Curiosamente esto último es lo que más les ha picado a los astros madridistas.

Un jugador de élite necesita muy poca titulación para llegar a estar donde está. En la lógica ilógica del deporte rey, un chico que toque bien la pelota y que no sepa hacer una O con un canuto, puede llegar a ser un héroe de todo un país. No le hace falta una cultura para llegar a serlo, sino, simplemente, chutar un balón con más destreza que los demás. Pero conseguirlo, a parte de tener un don innato, implica un sacrificio en forma de entrenamientos diarios, y como todo en esta vida, dedicación plena. ¿Y que es lo primero que un chaval va a sacrificar en cuanto pueda? Los estudios, of course…

Elegidos hay muy pocos, pero gente que intenta llegar a la cumbre, millones y, o destacas rápidamente, o te mueres de asco. Hay gente que en vistas de que no puede llegar a la cumbre, decide dedicar menos tiempo al fútbol y más a su desarrollo intelectual y personal para preparase el porvenir. Pero los que tienen la suerte de llegar, no tienen porqué dedicar el más mínimo tiempo a estudiar. En su día a día no lo necesitan. Y en eso se encuentran.

Ahora resulta que los grandes galácticos madridistas, tocados con la varita del genio futbolero, no saben diferenciar una col de un zapato pero tienen los bolsillos llenos y sus garajes llenos de coches de lujo. Lo más penoso del caso es que ahora se molesten de que su presidente diga, ni más ni menos, que la verdad: son genios del balón, pero cortos en educación.

Visto está que las verdades ofenden, pero lo que más ofende de todo es el hecho de que por mucho dinero que tengas, por mucho dinero que gastes en fiestas, coches y trajes, siempre alguien te pueda decir que eres medio analfabeto…

…y encima tenga razón.

Siempre es malo perder por goleada...

2 comentarios:

Luis dijo...

Cierto, pero recuerda tambien que hay futbolistas de elite (aunque sean pocos) que se curran su educacion. Yo siempre recuerdo que Pardeza tiene un doctorado en literatura. Los que son medio analfabetos posiblemente tambien lo serian si no hubieran triunfado en el futbol.

Sergio Fidalgo dijo...

No me defiendas a Calderón, que es un chulito madrileño, vacilón y bocazas.