Publicidad

sábado, febrero 26, 2011

Calle Anglesola: Réquiem por una calle mayor.

Actual Carrer de Anglesola
La especulación urbanística de las grandes ciudades es tan voraz que la mayoría de veces se vuelve totalmente incompatible con el mantenimiento de la trama urbana, la historia, recuerdos y sentimientos de los habitantes de un barrio. En esta situación, la construcción desaforada y los intereses de unos pocos respecto el interés general, pueden borrar de un plumazo calles antaño importantes y llenas de vida sin el más mínimo remordimiento. En Barcelona, uno de estos ejemplos paradigmáticos lo podemos encontrar en el barrio de Les Corts, en la calle Anglesola.

El tranvía pasaba por ella
La calle Anglesola es una de las calles más antiguas del centro histórico del antaño municipio independiente de Les Corts de Sarrià, y actual barrio barcelonés de Les Corts. Sin embargo  este señorío no le ha servido para librarse de los embates de la especulación urbanística.

Esta calle que fue abierta en 1856 para conectar el barrio con la Carretera de Sarrià, hasta 1859 fue la Calle Mayor del barrio. A partir de esta fecha se llamó Carretera Nueva hasta el 1907, en que se le dio el nombre actual de Anglesola. En ella, se edificaron diversas casas de veraneo de la burguesía barcelonesa, de las cuales aún se pueden ver algunos pocos ejemplos y con el tiempo, gracias a su comunicación, algunas industrias, tales como las Cristalerías Planell.

Importancia perdida
El primer gran mazazo lo recibió con la abertura de la Diagonal a finales del siglo XIX, ya que provocó la desaparición de buena parte del tramo que conducía hasta la Carretera de Sarrià y, aunque seguía siendo transitado en su forma habitual, al ser cortada a nivel por la Diagonal, la calle quedó dividida en dos. A pesar de ello, como signo de su importancia en el barrio a principios del siglo XX recibió la primera línea de tranvía que llegaría al barrio, tal y como se puede ver en la siguiente imagen correspondiente a una guía callejera del año 1952-53. La cosa no cambiaría demasiado hasta los 80.

El pasillo recrea la calle
Al eliminarse la posibilidad de atravesar la Diagonal siguiendo la calle Anglesola por cuestiones de seguridad vial, el trozo que quedaba al otro lado de la Diagonal, quedó inutilizado. Asimismo, la desaparición de las edificaciones del asilo de San Juan de Dios, dejó un gran espacio vacío a tocar de la Diagonal, que fue aprovechado para construir en 1990 el centro comercial Illa Diagonal. Este centro comercial se comió literalmente el trozo de Anglesola que llevaba desde la calle Numancia hasta la Diagonal y por donde había pasado el tranvía años atrás, dejando la calle reducida a la mitad tal y como la conocemos aún hoy día. La empresa constructora, si bien anuló el trozo de calle, al menos tuvo la sensibilidad de hacer uno de los pasillos comerciales siguiendo el antiguo trazado de la calle.
Sea como sea, la zona al otro lado de la Diagonal fue también anulada y absorbida para construir edificios, eliminando todos los restos de la existencia de la calle Anglesola y que hasta finales de los 90, en forma de calzada adoquinada relicta, aún se podían observar en la acera sector montaña de la avenida Diagonal.
Degradación evidente
Por desgracia, el proceso de destrucción de la calle no había acabado, y la degradación de algunos de los edificios más antiguos fue cada vez más evidente. Edificios tapiados y solares sin construir tras el derribo de antiguos edificios, llenaron de escombros la otrora troncal calle llevando al Ayuntamiento de Barcelona a declarar en 2006 un polémico plan de reordenación de Anglesola y las zonas circundantes que observaba la obertura de una nueva calle, el derribo de algunas edificaciones, la creación de un Instituto y una plaza ajardinada que comunicara con la Diagonal. El Plan se empezó a ejecutar, pero la crisis paró el proyecto dejándolo todo a medias, dejando la calle Anglesola convertido en una caricatura de lo que llegó a ser.

Por suerte, parece que el proyecto ha vuelto a ser puesto en marcha y se espera que durante el 2011 se acabe, sin embargo, por mucho que se reforme, la calle Anglesola nunca volverá a ser la fue. El peso de los intereses urbanísticos y el devenir de la actividad urbana constructora han acabado con toda una calle Mayor convertida, para la memoria colectiva, en poco más que un callejón sin ninguna trascendencia.

Bella casa de veraneo restaurada en la calle Anglesola

No hay comentarios: