Publicidad

domingo, agosto 11, 2013

Ni respirar

Una detrás de otra... una detrás de otra... cualquier día de estos, en este (ponga aquí el adjetivo despectivo que mejor le parezca) país, nos ponen un impuesto por respirar. Y esto, que pudiera parecer una exageración, no lo es tanto si pensamos que, de momento, ya nos ha endiñado un impuesto por tomar la luz del sol para hacer electricidad. Ole tus huevos, capao!

Es de locos que, después de estar machacando hasta la nausea con la moderación de los consumos de electricidad y de energía en general, en vez de poner un puente de plata a todo aquel que pretende reducir su consumo aprovechando las energías renovables, se penalice justamente por hacer aquello que estamos recomendando. ¿Pero ésto qué es?

Visto lo visto no puedo, por menos, que pensar que el amiguismo y el afán recaudatorio para con las grandes empresas eléctricas por parte del gobierno del estado se encuentra tras esta medida a todas luces injusta y prevaricadora.

En vista de que, dados los precios de la energía eléctrica, mucha gente se está buscando la forma de ahorrar en su factura utilizando las energías renovables, estos lobbys que tanta influencia tienen en un gobierno títere y corrupto como el que está actualmente en el poder -recordar la cantidad de políticos de "alto standing" enchufados en las cúpulas de las eléctricas-, están presionando para que se corte como sea esta sangría creciente a sus pingües beneficios. Y, como no podía ser de otra forma, lo están consiguiendo.

Resulta absolutamente indignante que en un momento de crisis como el actual, las políticas que se aplican desde el gobierno central sean únicamente encaradas al beneficio de los grupos que menos están notando la crisis, en vez de desarrollar políticas que, de verdad, hagan posible una recuperación económica del conjunto de la sociedad. 

Aunque...¿qué más se puede decir si por un lado se pide contención del gasto de energía y por el otro se castiga el hecho de ahorrarla?...o se pide el uso de los transportes públicos y constantemente se encarece y reducen sus servicios,... o se pide que la gente no use el coche, pero si baja la producción de coches falta tiempo para subvencionarlos,... o se pide que haya más emprendedores, pero se les taladra a impuestos antes de que lleguen a producir la primera peseta de beneficio... o si...

De esta crisis solo se saldrá si ponemos las cosas fáciles al conjunto de la sociedad y se ayuda a que la gente genere beneficios para la comunidad. La sociedad no son los banqueros, o los grandes empresarios, o los caciques que están en el poder desde mediados del siglo XIX, ya que estos lo único que hacen es aprovecharse de la vitalidad de una sociedad y, por si solos, no tirarán para adelante ningún país si el conjunto de los ciudadanos no lo hace con ellos -como de hecho estamos desgraciadamente comprobando desde hace tiempo.

Y mientras que eso no sea política prioritaria, España no saldrá jamás de la crisis.

Jamás.
Así no se saldrá jamás de la crisis