Ir al contenido principal

Artículo destacado

El Tiempo del Ruido, el fenómeno inexplicado que atemorizó Bogotá

Aunque en los últimos tiempos las ciencias y el saber humano han avanzado enormemente, el conocimiento del mundo que nos rodea no es, ni mucho menos, absoluto. De hecho, si somos honestos con nosotros mismos como especie, hemos de reconocer que es infinitamente más lo que ignoramos que lo que sabemos, por lo que existen fenómenos naturales que no se saben por qué pasan y que son carne de conspiranoicos, supersticiosos y teólogos varios (ver El misterioso caso de las chicas con reglas simultáneas) . Uno de estos fenómenos inexplicados aún a día de hoy ocurrió el año 1687 en Santa Fe de Bogotá (actual capital de Colombia) y se conoce de forma popular como "El Tiempo del Ruido".

Cuentan las crónicas que el domingo día 9 de marzo de 1687, a eso de las 10 de la noche, un estruendo ensordecedor, similar al arrastre de troncos por un pavimento adoquinado, inundó el ambiente de Santa Fe de Bogotá, por aquel entonces villa colonial española perteneciente al Virreinato de Nueva Gran…

Cerda de cría real.

¡Venga! ¡Ya ha vuelto a parir la coneja que la Casa Real española tiene a cuenta de los Presupuestos Generales del Estado para asegurar la descendencia de la corona! . Esta vez se llamará Sofía para goce de la abuela paterna y para peloteo de la nuera para con la suegra (curioso que no haya sido la materna). No ha sido un niño, por lo que no se descarta una nueva preñez, para no tener que cambiar la Ley Sálica. Ya sabemos lo poco amigos que son las altas esferas de este país para cambiar nada y lo fácil que resulta añadir más estómagos contentos a cargo del erario público.

Encima, y como la otra vez, a través de cesárea. ¡Qué duro ha de ser que la mujer del príncipe, por contrato, sea convertida en un simple animal reproductor! Dicen las lenguas sabias que lo máximo que es tolerable son 3 partos por cesárea, y está visto que el cuerpo de la ajuntaletras metida a princesa... estooo... de la Letizia, no está diseñado para el trabajo encomendado, y no dudarán en ponerla en riesgo las veces que sea necesario con tal de conseguir el vástago deseado. Eso, si, ella estará encantada de hacerlo.

Es lo que tiene vivir del cuento. Si vienes de clase baja, le tendrás que hacer los trabajos sucios a los de clase alta, y si pierdes la vida en el intento, eres una simple plebeya más a rellenar cementerios, pero enterrada con honores de estado. Y a pesar de esto, hay gente a patadas para ocupar el puesto de verraco o cerda de cría real.

¿Porqué cada vez seré más republicano?

Dicen que a través de esto se conocieron.

Comentarios

Mr.Celofan ha dicho que…
Bienvenido al club.
Felix ha dicho que…
jejejeje, yo tambien estudie 5 años geologia y ahora estoy en Hisotria jajaja, lo q son las cosas.

Buen blog, buenas reflexiones

Te recomiendo...