Publicidad

viernes, noviembre 25, 2005

15 de agosto, Navidad.

Ya hace muchos días que venimos “padeciendo” toda la parafernalia navideña en nuestras poblaciones. Las calles están adornadas con sus luces -apagadas aún-, los escaparates de las tiendas están llenos del sempiterno Papá Noel, el calvo de la lotería nos regala el oro y el moro por unos pocos euros, los turrones ya llevan semanas en los grandes almacenes y hasta los chinos visten sus cutre-salchicheros negocios con bolitas de navidad. ¿Qué está pasando? ¿Tantas ganas hay de celebrar la Navidad en esta sociedad que nos ponemos en marcha a mediados de agosto para disfrutar su tan manido “espíritu”? La realidad es, como siempre, bastante más prosaica.

En el mundillo comercial existe la tendencia a organizar el año en campañas, dado que existen épocas del año en que se concentran especialmente las ventas, normalmente relacionadas a celebraciones y fechas concretas del calendario. Las rebajas, San Valentín, el día del Padre, Sant Jordi (sobre todo en Catalunya), el día de la Madre... toda una retahíla de conmemoraciones en que la gente se ve obligada a comprar más o menos forzadamente por presión social y que hace que los diferentes sectores vayan haciendo su agosto particular según vaya avanzando el año. El summum llega en Navidad, donde la fiebre consumista se dispara a tope y la gente consume con desespero paranoico. 719 euros de media por cabeza en Catalunya, ahí es nada.

Todo el año está organizado con estas campañas, pero curiosamente hay un peligroso “vacío comercial” en el año. Una vez acabada la campaña escolar a mediados del mes de octubre, resulta que no hay ninguna fecha en el calendario que comercialmente sea suculenta hasta las fechas de Navidad. La fecha que debería ser el puente para el comercio sería Todos los Santos, pero el intento de generalizar el Halloween anglosajón en estas tierras ha resultado fallido, las floristas venden cada año menos flores para los difuntos y los panellets se han quedado circunscritos a Catalunya, con lo que hay un periodo de casi dos meses en que el comercio no puede dar excusas a la gente para comprar compulsivamente. Los negocios se resienten.

La solución encontrada es sencilla, aunque antinatural: Intentar avanzar lo máximo posible la campaña navideña para tapar ese agujero en el calendario. Los comerciantes, que son los responsables pecuniarios de adornar las calles y de dar al comprador la sensación de que se está en una campaña o en otra, estiran las gomas de las fechas y comienzan, cada vez más tempranamente, a imbuir a la gente el “sentimiento” de Navidad a fin de forzar al cliente a comprar antes de tiempo, sabiendo que cuando lleguen las fechas verdaderas el consumidor habrá consumido lo que ha comprado hace un mes para ese momento y volverá a comprar ahora. El truco, la mayoría de las veces, funciona.

Asimismo, las entidades de barrio, como obtienen buena parte de sus ingresos con la venta de la lotería, comienzan a venderla todo lo antes posible con el fin de vender el máximo, “obligando” a Lotería Nacional a adelantar a su vez la emisión de lotería de Navidad a mediados de julio. Todo ello hace que la sensación que tiene el personal de la calle es que la Navidad se está celebrando cada vez antes y cuando llegan realmente las fechas llevamos un empacho navideño que te hace, directamente, aborrecerlas.

Pero... ¡no hay que desesperarse! Al menos, los comerciantes han tenido la delicadeza de quedar entre ellos en encender las luces de la calle a primeros de diciembre.

¿O era a finales de Noviembre?

Navidad, Navidad...¡Dulce Navidad!

7 comentarios:

scape95 dijo...

Es verdad... joer, conozco gente que ya está comprando los regalos de Reyes!!!!

laceci dijo...

Hoy ya han encendido las luces!!!

Oceanida dijo...

Pues por aqui llevan tanto tiempo con eso que van a parecer eternas...yo ya estoy aburrida de tanta luz.
Buen blog Ireneu.
Saludos.

G0RK4M dijo...

Algunos centros comerciales de Madrid comenzaron a decorar sus pasillos a mediados de Noviembre.

Va a ser la risa el año que las navidades comiencen en octubre y terminen en febrero :P

Un saludo

Miércoles Adams dijo...

voy a darte envidia: ¡¡¡en mi ciudad aún no hay luces!!! bueno, las del corteEnglihs si, pero me refiero a a las institucionales.

El fin de semana pasado estuve por tu pueblo y ví que ya os impregnaba el espíritu navideño, mi más sincero pesame

chin dijo...

Yo tengo una vecina que ya tiene parte del menú cocinado y congelado para ahorrarse trabajo.

Tal vez, puestos a adelantar, se podrían distribuir las festividades a lo largo de dos o tres meses. Noche Buena en Septiembre, Navidad en Octubre y así... ...además nos evitariamos empachos.

Niha dijo...

Pues sí, es terrible.
A mí una cosa que me molesta especialmente de estos casos es cuando hablan de que "cada español gastará esta Navidad una media de tantos euros". Es un dato que realmente no es muy informativo.
O dejan de decirlo o me dan la parte que me corresponde para que me la gaste como más oportuno me parezca... >:I