Publicidad

martes, abril 18, 2006

Talonarios de consciencia.

Está visto que ni por pasiva, ni por activa, la gente sigue muriendo en las carreteras como moscas contra los parabrisas de los coches: a puñados. Las campañas de concienciación no sirven de nada por muy duras que estas sean y la gente no les hace ni el más mínimo caso. Ante esta tal perspectiva, ¿se puede hacer algo más que no sea afectar a lo que realmente duele a la gente, es decir, el bolsillo? Desgraciadamente, no.

La gente, se queja una y otra vez de las multas, que son abusivas y que el carnet por puntos es una barbaridad, y que en vez de mirar por recaudar, lo que tenían que hacer las administraciones era invertir en buenas carreteras. Tal vez tengan algo de razón, pero lo que es totalmente cierto, es que todo esto lo único que pretende es eludir la responsabilidad DIRECTA de quien conduce en su propia seguridad vial. La culpa no es mía, es del otro. Pues va a ser que no.

Quienes conducimos habitualmente por estas carreteras de Dios, hemos visto de todo y de cualquier forma y te sorprendes de lo poco que llega a ocurrir: giros de 90º con una mano en el móvil, cruzarse el semáforo en rojo gratuitamente, gente que cruza las autopistas andando, parar en medio de una curva para hacer ves a saber que, coches que vuelan bajito en calles estrechas y llenas de gente, pasos de peatones que están para hacer bonito… y un largo etcétera que te ponen los pelos de punta solo de pensar lo que puede suceder si la gente no tuviera una manada de ángeles custodios a su alrededor. Es una pena que casi tengamos que agradecer que solo haya habido 108 muertos.

La gente cuando monta en su bonita lata con ruedas se trasforma pensando que está montado en un auténtico tanque indestructible, cuando en realidad vamos montados encima de un cacho de cartón pintado. La sensación -ojo, y digo sensación- de seguridad es impresionante. Así se entiende que pensemos que dentro de nuestro cubículo rodante con música no nos va a pasar absolutamente nada y asumamos unos riesgos absolutamente descabellados y pensemos que estamos por encima del bien, y sobre todo, del mal… que podamos recibir o proporcionar. La culpa es de la administración, no de los conductores. El ciego que no quiere ver.

Si la administración hace los deberes y hace unas carreteras de nosecuantos carriles, con un asfalto super adherente y con las últimas tecnologías… ¿alguien va a ir a 100 kms/hora cuando la sensación es de una seguridad absoluta, y que yendo a esa velocidad vas parado? No. La gente, en esta situación, pisa el acelerador hasta sacar el pedal por el faro de delante y a la primera curva o reventón, el coche se convierte en un puzzle de 10000 piezas y sin muestra para poderlo montar. Y vuelta a empezar en las reivindicaciones de los conductores.

¿Concienciación vial? Para concienciarse la gente tiene previamente que pensar, y eso de pensar queda muy, pero que muy grande a una inmensa mayoría de la gente. Solo queda entonces dar allí donde más duele, en el bolsillo, y que la gente tema al aspecto pecuniario de la situación ya que no es capaz de hacer el más mínimo pensamiento por la seguridad de todos. Seguro que habrá justos que paguen por pecadores, pero mientras que la gente se obstine a no hacer ni puto caso de los más mínimos códigos de conducta y continuar esta tonta sangría sin sentido, veré bien que pongan multas a diestro y siniestro y que enjuaguen deudas consistoriales a costa de nosotros.

Al fin y al cabo, mi abuelo ya lo decía: sólo quien la hace, la teme.



Este, parado seguro que no estaba.

7 comentarios:

Sergio Fidalgo dijo...

Casi prefiero las sanciones por puntos que las económicas, porque que te toquen el bolsillo es injusto: si tengo pasta suficiente para hacer el capullo, me puedo permitir el lujo de hacer el animal por la carretera.

SantiNoBrain dijo...

Hubo una propuesta para que las sanciones económicas fueran proporcionales a los ingresos, aunque de momento no ha progresado.
Las sanciones por puntos van a ir aparejadas a las económicas, no te vas a evitar pagar por perder puntos.
Y, para terminar un proverbio coreano; " el mal estudiante le echa la culpa al lapicero".

oserlaj dijo...

Te doy toda la razón, es una pena que todavía haya garrulos al volante que se creen Fernando Alonso. Es increíble que casi el 50% de las muertes esta Semana Santa se hayan debido a no llevar puesto el cinturón de seguridad.

Yo lo tengo claro: cárcel para quien cometa una infracción grave. Es triste pero sólo hacemos caso ante el acojone.

Galufante dijo...

Aquello tan manido de volcar la culpa sobre el estado y la calidad de las infraestructuras viarias hace tiempo que pasó su fecha de caducidad...La realidad es que TODOS, absolutamente TODOS los conductores vulneramos el código de la circulación de manera consciente y como buenos contribuyentes que somos, deberemos afrontar las consecuencias que se deriven de nuestros actos al volante...

Agur.

odyseo dijo...

Estoy contigo, aunque me resulte dificil a mi vuelta de Africa, donde conducir es un auténtico tormento y donde los coches y conductores solo saben sobrevivir.
Un saludo

Anónimo dijo...

"Al comentario de oserlaj" que dice lo siguiente: "Es increíble que casi el 50% de las muertes esta Semana Santa se hayan debido a no llevar puesto el cinturón de seguridad."


Como se que tu no has dicho esa frase, sino que es producto de un politico, y que las televisiones y periodicos se han puesto a ponerla tal cual. he de comentar lo siguiente.
"Si casi el 50% no llevaba puesto el cinturon, he de suponer que (algo mas del casi 50%, lo llevaba puesto), luego he de deducir por la misma razon que el cinturon puesto, mata a mas personas.
Vamos en resumen la botella esta medio llena o medio vacia.

No es una critica hacia ti sino a como funcionan las televisiones y periodicos en este pais, es decir copy y paste, de lo que dice el ministro de turno.(pasate por malaprensa.com)donde lo ponen bien clarito.
por cierto oserlaj me encanta tu blog de critica de television.
saludos

Chin dijo...

En relación al número de desplazamientos yo siempre he creído que el porcentaje de víctimas mortales es irreductible aunque no por ello hay que dejar de insistir.

Sin embargo no deja de sorprenderme que el numero de suicidios consumados en España según el INE es muy similar al de víctimas mortales por accidentes de circulación en (+/-) 200 personas según datos actualizados con fecha 2004. En relación al número de personas que intentan suicidarse lo consigue el 30% pero no se hace ninguna campaña publicitaria para evitarlo.
Me resulta "curioso".