Publicidad

martes, enero 27, 2009

Árboles bajo sospecha.

El vendaval de estos días por Barcelona ha sido de los que hacen época. Los destrozos son tremendos. Vidrios reventados, tejados desprendidos, edificios destrozados por la fuerza del viento -que se han llevado vidas humanas por delante-, vallas y torres de electricidad dobladas como si fueran de plastelina y... árboles. Miles de árboles por los suelos, y han sido, con diferencia lo que más ha producido daños al mobiliario urbano. ¿Casualidad? Pues no.

A parte de los que han caído en el bosque - cuya caída ha sido por efectos naturales- acuérdese de esa zanja que abrieron en su calle, o de aquellas obras de alcantarillado, o de la instalación del cable, o de... todas esas actuaciones llevaban inherente el cortar las raíces de los árboles que se encontraban en los alrededores ya que molestan en la excavación. Y eso, lo único que ha hecho es convertir a una buena parte del arbolado urbano en un potencial asesino, ya que una raíz cortada significa un apoyo menos, y un tirante menos delante de vendavales como los del fin de semana pasado.

¿Porqué no se tiene más cuidado? ¿Porqué pensamos que una raíz de 20 años puede ser suplida por una de 2? ¿Porqué la administración no se toma en serio la seguridad ciudadana en este tipo de actuación? Pues no lo se, pero habida cuenta la cantidad de coches chafados por el viento, la próxima vez, no se fíe mucho del árbol de delante de su puerta.

Consejo de amigo.

¿Raíces? ¿Donde?

1 comentario:

dezaragoza dijo...

No se tiene en cuenta por pura y simple ignorancia. Así de chungo y así de simple. Hablando de árbloes... no le pidas peras al olmo. Un saludo.