Publicidad

jueves, julio 01, 2010

La inviabilidad del canto.

Desde la sentencia del Estatut que ZP no había abierto boca y al final lo ha hecho pero, la verdad, para lo que ha dicho, mejor que se hubiera callado un par de lustros más. Joyas del estilo "Objetivo cumplido" o "es el fin de todo el proceso de descentralización", no hacen más que dejar en evidencia que el gobierno va a la deriva más absoluta, tanto de principios, como de objetivos. El "No Future" de los punks se vuelve, a manos del actual ejecutivo, más real que nunca.

Objetivo Cumplido

Cada día que pasa, podemos comprobar cómo la máxima de que la política es el arte de mentir con naturalidad, más que una opinión es un axioma. Porque... ¿cual ha sido el objetivo cumplido? ¿Que después de 4 años mareando la perdiz tontamente se haya obtenido una sentencia recortada respecto los términos que el partido en el gobierno votó a favor tanto en el Parlament como en el Congreso?¿Que se haya dejado en evidencia al mismo presidente con un "apoyaré" que pesa ahora como una losa de mármol de Carrara?¿Que todo un pueblo haya sentido que durante 4 años de deliberación y otros tantos de cocción del nuevo Estatut, lo único que han hecho los políticos ha sido tomarles el pelo soberanamente?¿Ponerse las medallas de "ganador" del Estatut, cuando ha sido la oposición la que en el fondo se ha salido con la suya?¿Que la gente no quiera saber absolutamente nada de los políticos ni de la política?¿Que Catalunya ha sido toreada una vez más por los que, justamente, tenían que defender sus derechos y su soberanía como pueblo? A mi, que me lo explique, de verdad...

El fin de todo el proceso de descentralización.

Este punto, aunque parezca el más baladí, es el que en realidad tiene el trasfondo más oscuro y terrible. Con este punto, Zapatero ya no sólo se está quitando las venenosas pulgas del Estatut de mala forma, sino que con el único fin de aguantarse en el poder a pesar de la tormenta de chuzos de punta que le está cayendo encima de diestro y siniestro, está cediendo a las tesis de la derecha más rancia y olvida los años de transición y los equilibrios que llevaron al estado de las Autonomías. Estado de las Autonomías que dificilmente puede darse por acabado, cuando no ha hecho más que ser desplegado de forma parcial e ineficaz.

Si a eso añadimos la traición supina al objetivo último del socialismo español que, desde su fundación, siempre ha sido la consecución de un estado federal, entenderemos cómo, al anular de un plumazo la posibilidad de existencia de un federalismo, está mostrando fehacientemente que no existe posibilidad alguna de que en este país se avance hacia posiciones más realistas de lo que tendría que ser una España estable, armónica y con futuro.

Esta posición tan conservadora y desatinada propiciada por la búsqueda de un rédito electoral a corto plazo, está deslegitimando las posiciones "moderadas" de los federalistas allí donde existe un nacionalismo centrífugo potente, abocando a estas naciones/nacionalidades a elegir entre un regionalismo light (autonomismo) y una posición secesionista, demostrando en la realidad que en España no existe más que una moneda con dos caras con la que jugar, ya que el canto es inviable.


Todo o nada, blanco o negro, buenos o malos... ese juego tan ruin y cainita que se ha jugado en este país desde hace cientos de años y que lo único que hace es tirarnos de cabeza a la autodestrucción, en un momento de crisis, sin salida ni futuro claro para nadie en un mar de dudas lleno de nieblas impenetrables.

Como dijo Machado: "Españolito, que vienes al mundo, te guarde Dios. Una de las dos Españas ha de helarte el corazón". Ahora sólo falta saber cual será... si la que muere, o la que bosteza.

Qué pena.


El "no-futuro" de España.

1 comentario:

dezaragoza dijo...

¿Federalismo en España?. Mientras haya monarquía va a ser que ni de coña. Y como bien dices, cuando se polariza excesivamene desde un punto el otro tiende a oolarizarse. Cainita España, que en algunos casos hiela el corazón desde las dos españas. ¿Y dónde dices que te vas a exiliar?.