Publicidad

sábado, julio 27, 2013

El Totumo, un volcán para disfrutar como un cerdo

Pocas cosas gustan más a los turistas que el hecho de hacer un poco de aventura que les recuerde que han salido de la rutina del día a día. Hay gente que gusta de hacer barranquismo, parapente, hacer rappel, otros prefieren el riesgo de insolación de una cola tremenda delante de un museo, o subir a una montaña. Si usted es de este tipo de gente...¿le apetece bañarse dentro de un volcán en erupción? No es broma, está en Colombia y se llama El Totumo.

Si por un momento pensó que se iba a meter en una piscina rodeada de lava por todos sitios, puede tranquilizarse, porque no será el caso. Eso sí, si no le gusta juguetear con barro y sentir el inimaginable placer que sienten los cerdos cuando se revuelcan en el lodo, mejor que no se acerque demasiado a él. Ésta pequeña maravilla de la naturaleza está situada a unos 20 km al noreste de Cartagena de Indias, cerca de la costa del Caribe.

El Totumo es un pequeño volcán de lodo de unos 25 metros de alto respecto la llanura circundante, que llama la atención porque es accesible hasta su cumbre por un tramo de escaleras y porque su cráter -el cual , desde lejos parece un hormiguero- está lleno de un lodo gris que sale a borbotones de las profundidades de la tierra. El cráter está acondicionado como si fuera una piscina de barro y la gente que -previo pago, obviamente- asciende hasta él, se lo pasa en grande al bañarse en la ciénaga lodosa que allí se encuentran. 

Vista aérea de El Totumo
El origen de estas formaciones se encuentran en el choque entre la placa del Caribe y la placa Sudamericana, lo que produce que los sedimentos profundos -muchos de ellos ricos en hidrocarburos-, mezclados con agua y gases, salgan por las fallas que encuentran en su camino de ascenso desde las profundidades de más de 2 kms a los que se encuentra. Para que nos entendamos -y a riesgo de parecer un poco escatológico- la naturaleza actuaría como cuando explotamos un grano, apretando por los lados y haciendo fuerza para arriba. En este caso, la base física es la misma a nivel geológico que a nivel de esteticista.

Interior del cráter
El lodo que surge de El Totumo -formado por una solución de agua con diversos minerales tales como el sílice, magnesio, hierro, aluminio, cloruros y sulfuros- si bien forma un cono no muy alto, ocupa un diámetro de 900 metros a su alrededor y es apreciado por sus propiedades medicinales y curativas (está aconsejado para el acné, el reumatismo, úlceras, artritis, hongos...), lo cual invita aún más si cabe a enguarrarse y a disfrutar del denso barro emergente.
En definitiva, que si su idea de aventura veraniega incluye emular a los gorrinos en su charca, bañándose en una curiosidad natural y saliendo de ella con una carga de hasta 20 kilos de lodo, hágale un hueco en su agenda. Su cutis y los bolsillos de los nativos se lo agradecerán enormemente.


Los turistas disfrutan como gorrinos en El Totumo



Webgrafía

No hay comentarios: