Publicidad

lunes, enero 12, 2015

La politelia, los pezones fruto de un despiste genético

Pezones suplementarios
Si eres un amante de los animales, una de las escenas que sin duda más te enternecerán serán las del momento en que una camada de gatitos o perritos están amamantando todos a la vez de los pechos de su madre. Esto, que estamos habituados a verlo en nuestras mascotas domésticas, es habitual también verlo en todas las especies de mamíferos (incluidos nosotros) en que, haciendo honor a su nombre, se alimentan al nacer de la leche que excretan sus madres por los numerosos pezones que tienen en su cuerpo para tal fin. En los primates y el ser humano, no es una excepción, pero las hembras no disponen más que dos pezones con los que amamantar a las crías... aunque no se lo crea demasiado, porque en no pocas veces esta regla se rompe y como un recordatorio de nuestro origen mamífero, el cuerpo humano aparece con muchos más pezones de los que la ortodoxia corporal dicta. Es lo que se conoce como politelia o pezones supernumerarios... ¡y usted puede tener más de uno y no saberlo!

Cerdos amamantando
Entre los hombres existe el dicho de que nos gustan las mujeres con muchas tetas, pero que con más de dos ya empieza a ser excesivo. Aparte de la broma, que sobre todo deja claro que el hombre es mamífero tanto por genética como por afición, la realidad es que la naturaleza, en una proporción mayor de lo que podíamos pensar, "obsequia" a nuestros cuerpos con una cantidad suplementaria de otros pezones que acompañan a los que podíamos tildar de "titulares".

Polimastia
Estos pezones secundarios, aunque a veces pueden tener su aureola y su pezón correspondiente, normalmente acostumbran a ser más pequeños y sin función, por lo que pueden ser confundidos perfectamente con lunares o verrugas de la piel. No obstante, en algunos casos extremos, pueden reaccionar a estímulos como el frío o, en el caso de las mujeres a cambios hormonales por embarazo, pudiendo incluso llegar a producir leche. En este caso, estaríamos hablando de verdaderos pechos suplementarios -malformación llamada polimastia- que, sin lugar a dudas, haría feliz a más de un varón "aficionado" si no fuese porque habitualmente salen debajo de las axilas o, incluso, en los muslos.

Siguen la línea mamilar
La politelia se produce tanto en hombres como en mujeres sobre lo que se ha dado a llamar "línea mamilar", línea que, desde la clavícula a la ingle, reseguiría la posición de las mamas en la mayoría de mamíferos y que, en el caso de los humanos, acogen tanto a los pezones inactivos de los hombres, como los funcionales de las mujeres y los secundarios. Secundarios que, si bien normalmente no pasa de ser un tercero o como mucho un cuarto, se ha llegado a constatar personas que han tenido hasta siete pezones vestigiales.

Despiste genético evolutivo
Este trastorno genético, el cual se considera un atavismo u órgano vestigial como tantos otros tiene el ser humano como recuerdo de su evolución (ver El no tan inútil apéndice humano) es relativamente habitual y llega a afectar al 5% de la población, sobre todo a individuos de raza negra. A pesar de todo lo que pueda parecer es inocuo, y más allá de los problemas estéticos que tener más de un pezón puede provocar tanto en un hombre como en una mujer, no acostumbra a tener consecuencias... en la actualidad, porque hace unos siglos no estaba demasiado bien visto.

Artemisa y su polimastia
Durante la antigua Grecia y Roma, el hecho de disponer de más pezones y pechos de los habituales era un buen augurio y señal de fertilidad. Sin embargo, durante la Edad Media y la Edad Moderna, el hecho de tener un tercer pezón se relacionaba con la brujería, ya que, según la superchería popular, se trataba del pecho del cual se amamantaba el diablo. Ello hizo que numerosas personas fueran acusadas de brujería por el simple hecho de poseer estos pezones añadidos, tal como pasó durante los Juicios de Salem (Massachussets, 1692), en que varias mujeres fueron quemadas por disponer de un pezón adicional, señal evidente para aquellas mentes fanáticas de que su poseedora era una bruja.

Polimastia natural en acción
En definitiva, que nuestro ADN, conforme que es la acumulación de nuestra historia evolutiva, a veces sufre un despiste y nos recuerda nuestro parentesco con nuestros hermanos animales (San Francisco de Asís dixit) no sea caso que nos creamos lo que no somos. Sea como sea, si usted es una o uno de los agraciados con esta auténtica lotería evolutiva, disfrute de él; llegado el caso siempre podrá fardar de llevar más piercings en los pezones que nadie. Seguro que no pasará desapercibido.


La politelia, los pezones fruto de un despiste genético


Webgrafía

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Señor Ireneu, adoro su blog y me encanta leer las cosas que usted publica. Imagino que será una errata, pero ha escrito usted aparte separado, y es una pena leer un artículo tan bien documentado y verlo empañado por faltas de ortografía. Un saludo cordial

Ireneu Castillo dijo...

Ups! Pues si, efectivamente, se ha escapado una errata. Está visto que nadie está libre de echar un borrón. :-)

Gracias por leerme y por estar al quite. Ya está arreglado. :-)

Anónimo dijo...

Gracias a usted por escribir cosas tan variadas e interesantes, y compartirlas con nosotros. Saludos :-)

Anónimo dijo...

en general estaría de acuerdo es que no es un problema. Sin embargo, cuando crecen vellos alrededor, ya deja de ser estético y puede ser hasta desagradable a la vista. en ese caso, que técnicas y riesgos hay para extirparlos?

adelfa dijo...

Yo tenía un pezón de más y cuando cumplí los 17 me operé y me lo extirparòn sin ningún problema.

Lys Romero dijo...

Yo pase muchos años pensando que solo tenia 2 hasta que salí embarazada y se me inflararon otros que tenia bien disimulados y me doy cuenta que ahora tengo 6 en total pequeños como verrugas que van hacia las axilad, pero los mas grandes están sobre los verdaderos pezones e incluso secretan.

Jimmy Quiroga dijo...

Señor Ireneu, hasta el día d hoy se de su Blog, lo consulté por querer saber si la politelia era común o no, pues un gran amigo tiene varios y se considera a él mismo como caso único, cosa que no es cierta, con su compilación de datos tengo como subir el animo a mi amigo.... Gracias y animo.

Y ahora, Señor Ireneu, me daré un buen tiempo para leerlo ya que veo artículos suyos muy variados, que llaman mi atención.
Fuerte abrazo desde Riosucio en Caldas, Colombia.