Publicidad

viernes, febrero 06, 2015

Speculum al foder, el olvidado Kamasutra catalán

El Kamasutra catalán
El Kamasutra ha sido, desde hace mucho tiempo, la "biblia" erótica por antonomasia. Cualquiera que tenga la hormona un poco alborotada habrá ojeado, leído o -los más osados o inconscientes- practicado cualquiera de los consejos sexuales que este libro escrito en la India durante los siglos III al VI d.C. y reeditado hasta la nausea, propone a los lectores y lectoras. No obstante, como suele ocurrir demasiadas veces, encumbramos a los altares a lo que viene de fuera y enviamos al ostracismo más absoluto lo que tenemos en casa. Tal es el caso de un libro medieval catalán, el cual ha acabado por ser el primer manual erótico-festivo europeo, y sin tener nada que envidiar al Kamasutra: el Speculum al foder.

Biblioteca Nacional de Madrid
Speculum al foder (que podía traducirse al castellano como Espejo del joder o, más propiamente, Manual del joder), es un pequeño manuscrito de finales del siglo XIV o principios del XV, escrito en catalán por un autor o autores anónimos, en el cual se dan toda una serie de consejos relacionados con la vida sexual, y del cual sólo se conservan dos ejemplares (uno entero, el manuscrito 3356, y otro fraccionario, el 10162 -perteneciente en su momento al Marqués de Santillana) depositados ambos hoy en día en la Biblioteca Nacional de Madrid.

Galeno de Pérgamo
Este tratado, que bebe en las fuentes de otros manuales sexuales anteriores escritos en latín (De coitu o Liber minor de coitu) y de los tradicionales árabes e hindúes -el Kamasutra entre ellos- , se puede entender como un manual divulgativo de prácticas sexuales saludables encaradas al gran público. Un manual que llama mucho la atención por tratar la sexualidad y su psicología, de una forma totalmente desinhibida y sin tapujos, en contraste de la férrea moral cristiana del momento.

Catálogo de posturas
El hecho de que tal obra esté escrita en catalán no es casual. Si a la fama de escatológicos que tenemos los catalanes (ver El Cagalell, una marisma a pie de Colón) y el benigno clima mediterráneo que -quieras que no- siempre ayuda a la libido, sumamos el hecho de estar en una zona de paso entre la cultura árabe de Al-Andalus y la europea, se entiende que Catalunya fuera una puerta de entrada -ayer, igual que hoy- a todo tipo de novedades e influencias. Y el Speculum al foder, no deja de ser más que una de ellas.

Este pequeño libro, si bien está dividido en capítulos, se podría dividir en tres partes generales. En la primera, el autor propugna toda una serie de consejos dedicados a la salud e higiene sexual de los hombres, cuando hacer el amor, en qué condiciones, como espesar el esperma, cómo aumentar la libido..., muy ligado todo ello a la teoría de Galeno sobre los "humores" y su equilibrio (traduzco el original catalán al castellano, aunque recomiendo su lectura en su lengua original).

"Ahora hablaré, al principio de este libro, de los peligros que pueden ocurrir y ocurren, a fin de que lo que no debe practicar se abstenga para evitar todo riesgo, y el que pueda no se prive."

En esta primera parte, también se presentan toda una serie de recetas de la época para mantener el tono físico general y el del miembro viril en particular, algunas de las cuales son, como mínimo, curiosas...

"Otra lavativa muy buena: tomar una libra de aceite de nuevo, añadir una libra de cardos, tres libras de leche fresca, una onza de jengibre y una de alfenidio. Dejar sobre el fuego hasta que hierva. Colar, tomar dos onzas, con media onza de aceite común y una de aceite de bayas de laurel. Hacer la lavativa durante diez noches sin hacer el amor: notará maravillas."

o bien esta otra...

"Para favorecer la erección: cazar gusanos que se encuentran en los huertos, en la tierra. Hacer secar, picar y mezclar con aceite de azufaifo. Untar la verga, frotar bien y quedar así toda una noche. Por la mañana, lavar con agua tibia."
 
Versión castellana (1978)
La eficacia de semejantes recetas, es más que dudosa, pero era lo que se estilaba por aquel entonces y, la verdad, igual no funcionaban mucho, pero tenías que tener una salud de hierro para no pillar una triquinosis del quince a las primeras de cambio.

Con todo, el relato continua con una segunda parte, en la que de una forma inédita para la época, entra en detalle de la psicología de la mujer en relación al sexo, incluso dando consejos para darles el mayor placer por parte del hombre. Como curiosidad, también hace mención al uso de primitivos consoladores por las mujeres especialmente calenturientas...

"Algunas mujeres sienten tan fuerte el deseo que no pueden unirse al hombre. Algunas utilizan un consolador, de cuero suave embutido de algodón, en forma de pene: se lo meten en el sexo hasta que estén satisfechas."

Y para acabar, como el Kamasutra hindú, el Speculum al foder presenta un auténtico catálogo de 24 posiciones a cual más imaginativa y acrobática para conseguir el máximo placer sexual de la pareja, aunque a veces el autor reconoce la dificultad de la posturita de marras...

"Otra forma: la mujer se sienta y el hombre se pone de rodillas entre sus piernas tomándole las ancas. Ella ha de apretarlo fuerte, sino es imposible." 

Todo ello explicado con tal lujo de detalles y de desinhibición que sorprende por su modernidad, demostrando una libertad de expresión inédita en una Europa que tardaría muchos siglos en tratar así el tema de la sexualidad humana.

En definitiva, un libro innovador, original y transgresor, único en Europa, totalmente olvidado y oculto, en que el follar se trata con la tranquilidad y la naturalidad de quien intenta divulgar de manera sencilla y directa un saber milenario que, guste o no guste a según qué almas cándidas, está en la base misma de cualquier sociedad humana.

¡Ah!... y, aunque joda a alguien, en catalán.

Por algo será.

Speculum al foder, el olvidado Kamasutra catalán


Webgrafía

1 comentario:

Pancracio Celdran Gomariz dijo...

Me ha encantado esta nota bibliográfica; muy bien explicado todo. Buscaré el manuscrito en la Biblioteca nacional, donde acudo con frecuencia; como valenciano, leo sin problemas el catalán. Gracias por la noticia.
Saludos cordiales.