Ir al contenido principal

Artículo destacado

Hoy, cuento: El autobús

Hoy, día 2 de abril del Año del Confinamiento de 2020, es el 215 aniversario del nacimiento de Hans Christian Andersen, el famoso escritor de cuentos infantiles danés, siendo por ello que hoy se ha declarado el Día Internacional del Libro Infantil. Sea como sea que, según los críticos, sus cuentos, de inocentes tenían poco, hoy le hago mi pequeño homenaje a tan ilustre colega de profesión publicando en Memento Mori! un cuento de los míos. Un cuento que, aún siendo para todos los públicos, seguro que os hará pensar con su moraleja, tal y como hacen los cuentos de Andersen. 
Espero que os guste.

Ya era tarde. Había acabado mi jornada laboral bastante más tarde de lo habitual y no estaba de muy buen humor. Una tarde demasiado densa y un dolor de cabeza intenso, no contribuían demasiado a poder extraer unas pocas sonrisas con las que adornar mi medio ambiente. Para postre, tenía que tomar el autobús que me retornara a casa, el cual daba una vuelta terriblemente larga para alcanzar mi tam…

Mujeres ricas, españoles pobres.

El otro día tuve la oportunidad de ver el programa “Mujeres Ricas”, y después de un rato de verlo, la sensación que tuve es una mezcla entre asco y estupefacción. El programa en sí, no tiene absolutamente nada, pero se dedica a repasar la vida cotidiana de diversas mujeres forradas de dinero hasta los dientes. Sin embargo, este repaso no tendría nada de especial si no nos encontrásemos en la situación en que nos encontramos aquí y ahora en este país.

En este país, en que casi el 20% de la población está en paro, en que la gente pierde sus casas al por mayor y en que Cáritas está duplicando las ayudas dadas en todo el año 2009 (¡¡un 10% de estas ayudas son para gente con estudios superiores!!), que se esté emitiendo con total impunidad y alevosía este tipo de reportajes por la tele es auténticamente pornográfico.

Alguien puede pensar que este es un programa totalmente inocuo y banal en el cual escandalizarse viendo los excesos de cuatro ricachonas, y posiblemente así sería hace un par de años, pero ahora, en este momento de crisis, lo que sería un programa tonto, pasa a ser una auténtica agresión a toda una población que está al borde de perderlo todo gracias a las veleidades empresariales especulatorias de mucha gente como la retratada.

Gastarse más de 8000 euros en un reloj porque la niña se ha graduado o comprarse todo un ajuar de ropa carísima para que dos amigas se vayan de fin de semana a un cortijo de otra amiga, entre otros excesos, sólo es comparable a emitir un programa del Arguiñano para los que se están muriendo de hambre en Etiopía o en Darfur.

¿Es lícito emitir este tipo de programas dados los problemas serios para llegar a fin de mes de la mayoría de la población española? No, evidentemente, pero es una forma de comprobar cómo en río revuelto siempre hay pescadores que ganan, aunque sea a base de sumir a la gente en la depresión más humillante.

Están haciendo un programa para enseñar a los pobres lo pobres que son, sin quererse dar cuenta de que el pobre del que se mofan posiblemente sea su propio vecino.

Más vale que no les toque a ellos.

¿Cuanta gente comería con 8000 euros?

Comentarios

cosmofonio ha dicho que…
Sería estupendo ver un programa con esos personajes en esa cola. Ese no me lo perdería.
Ireneu Castillo ha dicho que…
Yo tampoco. Te lo aseguro, Cosmofonio. Me encantaría ver a estos ricachos y a los productores del programa. No caerá esa breva.
dezaragoza ha dicho que…
O como provocar al personal para que la líe gorda. Porque me parece que los tiros van por ahí precisamente.
Nurag ha dicho que…
Estoy deacuerdo con dezaragoza, creo que -y más tratándose de la sexta- la intención es provocar.
Ireneu Castillo ha dicho que…
Dezaragoza, Nurag, me parece muy bien que el leit-motiv de la Sexta sea buscar la provocación, la lástima es que no tengo muy claro lo que quieren provocar. Este programa no se trata de un programa en que se critique la diferencia entre ricos y pobres, sino que se están aprovechando -en forma de audiencia- de la diferencia entre unos y otros para arrimar el ascua a su sardina.

La provocación en este caso no es más que un método para aumentar audiencia sin más trasfondo social que un rédito económico, y la verdad, creo que esto sobra.

Te recomiendo...