Publicidad

jueves, marzo 10, 2005

¿España versus Catalunya? Imposible.

Es un sentimiento generalizado en Catalunya que o estás a favor de Catalunya o estás a favor de España. El uso de los políticos de cada sentimiento para favorecer sus intereses partidistas, han ayudado mucho, y hemos llegado a la situación actual de follón social. Sin embargo, si tuviésemos en cuenta la realidad histórica, la gente actuaríamos de forma muy diferente, pero claro, la información es poder y a las oligarquías del poder no le interesa; mejor que vean el Diario de Patricia, paguen y voten cuando toque y ya está.

Si nos atenemos a la realidad, España no es mas que un espacio geográfico concreto y preciso que corresponde al territorio de la Península Ibérica, llamado por los romanos "Hispania". Esto que hasta cierto punto es lógico, desde el punto de vista político se convierte en algo difuso dado los juegos de intereses de los regentes y curia adlátere.

Catalunya, el País Vasco y Gibraltar son españolas en tanto y en cuanto que están dentro del territorio peninsular, pero es que también lo es Portugal. Aquí ya la liamos. Y hasta tal punto es esto cierto, que todos los reyes medievales peninsulares durante la reconquista, hablan de "las españas", pero ojo... no lo decían en lengua vulgar, sino en latín: "Hispania". Hasta mediados del siglo XV todos los escritos oficiales eran en latín, y de aquí pasaban a traducciones en lengua romance. Curiosamente, el reinado de los Reyes Católicos fue a finales de esta época y comenzamos a oír hablar de la "unificación de España"... ¿"España" o "Hispania"? El matiz no da lo mismo actualmente.

Lo que conocemos hoy como España, no es mas que los restos de un "imperio" construido por la concentración por herencia familiar de territorios absolutamente diferentes, culturalmente y geográficamente hablando, por parte de una serie de gobernantes ambiciosos, con mas ambición que escrúpulos y saber hacer.

Ni Isabel era santa, ni "tanto montaban" Isabel como Fernando, y si Carlos I en vez de heredar primero la corona española, hubiese heredado primero el trono de Alemania, ahora estaríamos viviendo en Alemania... En fin, tantos pequeños detalles cruciales de la historia que si los conociéramos todos nos rasgaríamos las vestiduras ante la situación actual.

Es, por tanto, del todo imposible un enfrentamiento -a cualquier nivel- de Catalunya con España: España no existe, en tanto que es un elemento geográfico apropiado indebidamente por el nacionalismo castellano, mientras que Catalunya, como ámbito cultural y social determinado, sí.

Tranquilos, ya seguiré explicando cosillas que dan la vuelta a la tortilla en muchas cosas, tales como que Castilla no es culpable, sino sus regentes...; o que Valencia, ¿catalana? ¡Jamás!... sólo lo es de lengua...

Y dicho lo cual ya pueden tomarse una aspirina, porque ponemos la coctelera en marcha.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Valiente bobada