Publicidad

miércoles, abril 20, 2005

Habemus Papam. Aviados vamos.

Ya tenemos nuevo Papa, Benedicto XVI (equis-uve-palito: ¿se han dado cuenta de la forma tan sutil de irreverenciar un personaje?). Bueno, eso de nuevo es un decir, porque con 78 años, lo que se nos presenta es de órdago.

A mi que me perdonen los mas religiosos, pero alguien que ha entrado Papa y ha salido Papa del conclave, no es de mucho fiar. Si encima contamos que le llaman el Panzerkardenal, que ha sido durante 20 años el jefe de la Inquisición -modernizada, eso si- y que ha sido el principal culpable del desmantelamiento objetivo del movimiento cristiano de la "teologia de la Liberación", comprenderán que tenga mis serias dudas.

En un mundo cada vez más en tensión debido a la superpoblación, la radicalización y las diferencias sociales, lo único que le sobraba es un Papa extremista que ayudase a radicalizar aún más la tensión. Un cardenal -ahora Papa- que sigue y profesa los teólogos medievales, que está en contra de cualquier forma heterodoxa y que reniega del dialogo interreligioso no puede ser beneficioso para nadie.

En un mundo cambiante donde los pobres están creciendo a pasos agigantados añadiendo cada vez mas adeptos a un islamismo radicalizado, que bebe en las fuentes mismas de la pobreza, desplazando al Cristianismo en Asia, un Papa beligerante y ultratradicionalista no es lo que podamos definir como un seguro contra la guerra entre religiones. Las olvidadas Cruzadas de otro tiempo pueden volver a marcar el presente. Un presente que lejos de caminar hacia la desaparición de las religiones, está corriendo hacia el extremismo de estas.

Faena va a tener Dios con unos y otros para que esto no se desmadre.

3 comentarios:

malaputa dijo...

Ya te digo...

oserlaj dijo...

Hola Ireneu, soy Óscar de El Blog Audiovisual, gracias por tu comentario y por añadirme a tu lista, yo haré lo mismo.

En referencia a este post, pienso de forma muy parecida a la tuya, lo que menos necesita este mundo es un fachapapa. Tengo la impresión de que por alguna extraña razón la Iglesia quiere que los católicos dejen vacíos los templos en unos pocos años.

Menos mal que este no va a durar tanto como el otro.

javiob dijo...

Bueno, por lo menos (y dentro de lo malo) no han elegido a ningún español... ¿Os imagináis a Rouco de papa? No pararía de meter las narices en lo que Zapatero hace o deja de hacer. ¡No olvidemos que Juan Pablo II ya lo hacía!

La verdad es que cuando me enteré de la noticia no supe si alegrarme o enfadarme... Al fin y al cabo, de esta forma va a ser la propia Iglesia Católica la que acelere su fin (yo no le doy más de dos siglos de vida). Aunque por otro lado me siento impotente por tantos y tantos fieles, especialmente del Tercer Mundo, que siguen a pies juntillas lo que el Papa dice, y si el anterior ya me parecía inflexible... ¡Que Dios los pille confesados!