Publicidad

lunes, julio 10, 2006

Opá, s'acabó er mundiá.

Alguien, al ver el titular de este post, podrá pensar que voy a respirar aliviado por el final del mundial, y no. Al contrario de lo que se puede pensar, ya me estaba acostumbrando a los partidos del mundial, e incluso me lo estaba pasando bien con ellos, porque el fútbol que se ha mostrado, sobretodo en las fases a partir de octavos de final, ha sido de una calidad altísima. Hay a gente para quien el resultado de su selección centra y exclusiviza su interés por un mundial. Eso no es amor por el fútbol, es otra cosa.

Partidos como el Brasil-Francia, el Alemania-Italia o incluso la final Francia-Italia son de los que hacen afición, de los que hacen disfrutar del fútbol al margen de prejuicios nacionalistas o patrióticos, porque, al fin y al cabo, el fútbol es solamente eso, un juego y un espectáculo que en sus campeonatos mundiales, llega a su punto culmen. Mundial de 2006 que, desgraciadamente, ha llegado a su fin.

Como siempre pasa en este juego, no siempre gana el que mejor ha jugado, sino el que mejor suerte ha sabido cultivar, y muchas de las selecciones participantes habían hecho méritos para estar más adelante, pero no han estado. España, objetivamente, no estaba entre ellas y ya cumplió expectativas llegando a donde lo hizo.

En mi opinión personal, por juego y ganas, la final tenía que haber sido Alemania-Francia, pero los italianos sin haber hecho un juego muy espectacular en este campeonato y más bien por demérito de sus oponentes que por mérito propio, han sabido trepar hasta lo más alto del podio futbolístico mundial. Felicidades por ello.

En fin, que se acabó el ver los partidos entre selecciones raras, el ver como el David una vez más se come al Goliat de turno o ver como un equipo pasa de Dios a Diablo por una simple jugada de fortuna. Esto es el fútbol, su grandeza y su miseria. Un deporte que cautiva a media humanidad y es odiado por otra media, pero que indudablemente no deja indiferente a nadie.

¿Que su selección ha ganado? Felicidades de todo corazón. ¿Que no lo ha hecho? No se aflija demasiado, los verdaderos ganadores de este mundial son los jugadores -los cuales aún hayan hecho los peores partidos han llenado ampliamente sus bolsillos- y la FIFA, que como buena "banca" ha recogido millones a espuertas por todos lados.

El buen fútbol ha acabado, pero tranquilo, que el mediocre, el de todos los días, comienza de aquí a cuatro días. Ese no nos da tregua.

Desgraciadamente.

4 comentarios:

odyseo dijo...

Pues estoy de acuerdo, sobre todo en lo de que los jugadores (algunos, los de las grandes selecciones) han llenado sus bolsillos. Hubiera preferido una final tipo Alemania-Francia y me hubiera gustado ver a otro Brasil. Italia, lo de siempre...

Loretto dijo...

Pues mis favoritos quedaron en el camino... así es que sigo en mi partido, ese que no me da tregua...
Te espero nuevamente de visita Ireneu... Loretto.

Ireneu dijo...

Gracias a tí por la tuya, Loretto. En cuanto pueda, te devuelvo la visita.

Saludos!

Oceanida dijo...

A mi me gusto el mundial, lo que no voy a ver de seguro es lo que se viene.

No lo soporto.

Unnabrazo de nuevo.