Publicidad

martes, septiembre 19, 2006

Carta abierta a una comunidad.

Quien no tiene piso tiene la suerte de no conocer de primera mano lo que es que te toque ser secretario (mi caso) o presidente de tu comunidad de vecinos: lo más parecido al surrealismo daliniano. La gente va a su puto rollo siempre y de vez en cuando -cuando no continuamente- arman la marimorena por gilipolleces a cual más tonta e infantil y osan pretender que el pringado de turno les saque las castañas del fuego. Algunas veces llegas a desear que venga una epidemia de afonía y los deje a todos bien calladitos durante un año o dos como poco para ver si la única neurona que tienen entre todos se ponga en su sitio.

La última es que alguien no le ha salido de las narices limpiar su tramo de escalera, y como ese no lo hace, otros se niegan a limpiar la suya. La solución sencilla sería pagar a alguien para hacerlo, pero seguro que más de uno se negará a pagar por ello. Y suerte de que somos solo 10 vecinos, pues estoy convencido de que si fuesemos 50, se iniciaba la Tercera Guerra Mundial en este bloque.

En este escenario "ideal" os transcribo la carta que pretendo enviar a todos y cada uno de los vecinos del inmueble -más parecido al 13 Rue del Percebe que a una comunidad civilizada de vecinos- para ver si consigo algo positivo. La verdad es que no tengo la más mínima esperanza de que sirva para nada, pero por intentarlo que no quede.

Estimado Convecino:

Debido a las continuas quejas habidas entre diferentes vecinos de este inmueble debido a diferentes comportamientos incívicos detectados, desde la Junta nos vemos obligados a apelar al sentido común de los vecinos para conseguir una convivencia respetuosa y amistosa entre las diferentes personas que habitamos en este edificio.

Resulta de una puerilidad e inmadurez insólita tener que ver cómo la convivencia vecinal se deteriora cada vez más por situaciones tontas que son fácilmente evitables, simplemente con que haya una mínima voluntad por parte de todos de respetarnos como personas civilizadas que somos -presuntamente-, y no nos entestemos en ver nuestra particularidad desde un punto de vista enfermizamente egoísta e interesado.

Guste o no, estamos todos en el mismo barco y depende exclusivamente de nosotros mismos convertir este edificio en un infierno, donde la legalidad personal de cada uno se imponga a golpe de patrulla policial o notificación judicial, o en un sitio amable y cordial en el cual valga la pena vivir. Es nuestra libre elección.

Situaciones del estilo de:

- Tender sin escurrir la ropa.
- Tirar colillas y restos de comida por la ventana.
- Tirar basura a la papelera de la entrada.
- No controlar las salidas de agua de los aires acondicionados.
- Ruidos producidos por lavadoras a altas horas de la madrugada.
- No limpiar los rellanos ni el portal de entrada cuando toca.
- Molestos ruidos nocturnos de diversa índole.
- Televisiones y aparatos de radio a todo trapo
- …

son situaciones que -amén de peligrosas- envenenan gratuitamente la convivencia entre los vecinos ya que son fácilmente evitables o controlables a poco que haya una intención sana de ver que más allá de nuestro egoísmo e hipocresía personal, todos somos personas que formamos parte de una comunidad donde TODOS SOMOS IGUALES en derechos, deberes y, lo que es más importante, dignidad.

Todo lo que hacemos o dejamos de hacer, a la larga o a la corta, pasa factura y afecta a nuestro entorno social. El hecho de, por ejemplo, dejar de cumplir nuestra obligación de mantener limpia nuestra escalera, implicará que si no lo hacemos entre nosotros de motu propio organizadamente, la comunidad (es decir, todos) tendrá que pagar a alguien para que lo haga. Ello hará aumentar la cuota de mantenimiento de escalera a pagar por los propietarios y, de rebote, aumentar el precio -ya de por sí elevado- de los alquileres de los pisos. Nada es gratuito, si escupimos hacia arriba, nos caerá en la cara.

Pensemos en los demás y seamos cívicos. Aunque pueda parecernos mentira, todos sangramos cuando nos cortamos.

¿Usted no?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Seguro que tus vecinos lo leerán?, muy largo y grandilocuente, ¿no crees?, con la enumeración de las situaciones incívicas y el último párrafo de repercusiones creo que bastaría; es más, si pones primero las repercusiones y después los motivos, mejor aún. La gente se mueve por intereses, y uno de los principales es no rascarse el bolsillo, ¿qué tal si acompañas la carta con un presupuesto de una empresa de limpieza?.
Saludos.

Mr.Celofan dijo...

Demasiado larga, la mayoría no la leerán y de los que la lean, una parte no la entenderán.

Pasarás a ser el listillo del bloque.

Yo tambien soy secretario y puedo decirte que no tenemos esos problemas.

Yo optaría por un manuscrito colgado en el panel de la entrada, a poder ser con bastantes faltas de ortografía e insultos. Es más efectivo.

Sergio Fidalgo dijo...

¿Te han intentado ya poner aceite en tu rellano para q resbales y te rompas la nuca?

Sergio Fidalgo dijo...

¿Te han intentado ya poner aceite en tu rellano para q resbales y te rompas la nuca?

Anónimo dijo...

En mi escalera son 6 puertas. Sólo viven 2 vecinos todo el año. Este año la Comunidad por mayoría decidió contratar un administrador por que los 2 que viven no quieren saber nada de la escalera.
Además tenemos seguro de la escalera cuando no es obligatorio por exigencia del administrador. Además tenemos contratada la limpieza de la escalera a una empresa.
Ahora sólo nos falta por contratar el servicio de mantenimiento de la escalera. El del ascensor ya lo tenemos. Y más gastos, agua, luz, teléfono y extintores para nuestra escalera.
La broma nos está saliendo muy cara. Más de 500 euros el administrador. Más de 500 euros el seguro no obligatorio de la escalera
Voy a poner en alquiler el piso a una familia numerosa, o a varias familias.