Publicidad

miércoles, junio 26, 2013

Ni historia, ni derecho a tenerla.

Traducción al castellano del original publicado en catalán en Gent de l'Hospitalet el 26/06/13

L'Hospitalet, como ciudad dormitorio que es, aparte de dos masías y la calle Xipreret, no tiene historia ni nada que valga la pena ser conservado. Esta afirmación, con la que a buen seguro estará de acuerdo, es ni más ni menos, el sentimiento de una gran parte de la población de L'Hospitalet. Pues lamento informarle que esto es una auténtica falacia transmitida boca a boca como si fuera un mantra con la única intención de poder especular libremente con un territorio tan cotizado como es la segunda ciudad de Catalunya. Lo peor de todo? Que las administraciones (entre ellas el propio ayuntamiento) han trabajado -y trabajan- activamente en difundirlo. Sólo hay que ver el trato al patrimonio y la historia de L'Hospitalet que se ha dado a la zona del antiguo cuartel de La Remonta, el cual es de auténtico juzgado de guardia. 

Pisos, pisos y pisos ... el resto (aparte de la masía de La Remonta, la cual al estar catalogada, no se podía tocar) iba todo, absolutamente todo, al suelo. Era lo que estipulaba el ARE -Área Residencial Estratégica- de La Remunta, una locura constructiva que aprovechando el momento más álgido de la burbuja inmobiliaria (2007) quería convertir esta zona limítrofe con Cornellà en una de las zonas de viviendas más cotizadas (y caras) de la Ciudad. 

El hecho de que la presión vecinal pidiera una zona verde en la zona -con recogida de más de un millar de firmas-, que los edificios del cuartel fueran perfectamente aprovechables, que se cargarían los últimos 125 metros del Canal de la Infanta siguiendo una planificación de calles franquista o la existencia de arbolado monumental, no fueron suficientemente freno para no tirarlo hacia adelante y -no se lo pierdan- para que el ayuntamiento pagara por los terrenos de La Remonta, la espeluznante cantidad de 17 millones de euros (¡2828 millones de pesetas!) al Ministerio de Defensa, cuando al principio de las negociaciones era una cesión gratuita estado-estado. No me negarán que cuesta, y mucho, pensar bien sobre todo si tenemos en cuenta que de la miríada de AREs que se habían proyectado en toda Catalunya, ha sido el único que se ha terminado por llevar a cabo.

¡Y menos mal de la crisis! Justamente por la crisis, la cual ha supuesto un recorte bestial a la disposición de dinero "fresco" por el ayuntamiento (que le digan a todos que ha sufrido sus recortes) que ha permitido que se modificara la alocada idea principal. Se ha conseguido -con la presión de la plataforma "Protegim el Canal de la Infanta!"- que el Puente del Canal de la Infanta y la traza del canal se mantenga, aunque convertido el puente en un "arco de triunfo" descontextualizado del entorno, y la traza, desviada y convertida en una aberrante "calzada romana". Sin embargo, la falta de presupuesto ha permitido la conservación y aprovechamiento de los edificios del cuartel que de otra forma hubieran desaparecido. Sin embargo, no todo se ha podido salvar. 

Con la destrucción de la muralla perimetral del antiguo cuartel, se descubrieron cuatro torres de defensa de principios del siglo XIX, que tenían la finalidad de defender la población de las incursiones carlistas. Estas torres, por el mero hecho de ser torres militares, la ley obliga a conservarlas si o si, ya que hay una ley nacional de los años 40 que así obliga. De hecho, si no fuera por esta ley -que no se ha derogado desde entonces- nuestra Atalaya no estaría todavía en pie. 

Pues bien, una de estas torres carlistas fue directamente derruida por la empresa constructora sin ni siquiera consultar, y una segunda, fue llevada a la Dirección General de Patrimonio para pedir opinión de su destino. Lo gracioso del tema es que la Generalitat, haciendo caso omiso de la ley de castillos y elementos defensivos (decreto del 22 de abril de 1949), y aduciendo que no estaba catalogada por el ayuntamiento (¡como quería que estuviera catalogada, si no se conocía ni su existencia!), dijo que ellos no pensaban que se tuviera que conservar y pasaban la pelota al Ayuntamiento de L'Hospitalet. ¿Piensan que nuestro ayuntamiento hizo algún movimiento para proteger a nivel local este patrimonio? Efectivamente, no ha movido un dedo, y a los pocos días ha desaparecido la torre. Eso si, han dejado un hueco muy mono en el suelo, en una esquina de la reja del nuevo Parque de La Remonta, para poner vegetación. Esto es respeto a nuestra historia? 

Tendemos a pensar que el franquismo ha hecho los grandes desaguisados ​​al patrimonio de nuestro municipio, pero aplicando el dicho de unos cardan la lana y otros se llevan la fama, y ​​siendo escrupulosos, los consistorios democráticos los han hecho peores, ya que tenían la opción de protegerlo y no lo han hecho en absoluto.

El Respeto Mutuo, Can Trinxet, las torres carlistas de La Remonta, los mosaicos de la entrada de la Indo, el Vía Crucis de la Calle Mayor ... son sólo unos ejemplos de patrimonio, de historia de la ciudad que ha desaparecido durante los últimos años por conveniencia de intereses oscuros o bien por la misma incompetencia de la administración local en su protección. 

Aún se cree la mentira de que en L'Hospitalet no tenemos historia? 

¿El puente del Canal de la Infanta o un arco de triunfo?

1 comentario:

Dani Deman dijo...

Como , buen politico populista.La alcaldesa,Nuria Marin ,no duda en sacrificar la historia de la ciudad , a cambio de dejar su huella en su tan nombrada Smart Cyty,de la que tanto se vanagloria.Su prepotencia y su ego , le impiden ver mas alla , de lo que suponga un beneficio economico ,que le ayude a mantener su estatus politico y su economia personal , asi como perpetuar su falso buenrollismo , que solo sirve para asegurarse votos.Ella se cree , que es ellaa historia de l'Hospitalet ,y es por este mootivo , por el que no duda en exterminar cualquier vestgio de la antigua cuudad , que no le reporte reditos politicos o economicos y me atreveria a decir personales.