Publicidad

miércoles, julio 09, 2014

El Reventón, donde el Mundo nace con una explosión

Reventón del Río Mundo
El nacimiento del río Mundo, en la provincia de Albacete, es uno de aquellos espectáculos naturales que te cogen de sopetón. Cuando pocos kilómetros antes de llegar a destino, ves aquellos inmensos páramos de secano en que ver una carrasca aislada es una auténtico golpe de suerte, lo que menos te piensas es poder encontrar un espacio agreste, rodeado de verdes pinares y húmedo como el que se te presenta ante los ojos. El espectáculo natural del nacimiento del río Mundo ya vale la visita por si sola, ya que nace en forma de cascada desde la mitad de un farallón calizo de más de 300 metros de altura, pero la espectacularidad de la surgencia se convierte directamente en piel de gallina cuando el visitante tiene la suerte de poder observar la inconmensurable obra de arte natural del fenómeno llamado "El Reventón".

Riópar Viejo
El río Mundo, afluente por la izquierda del río Segura, nace a 1140 metros de altura de la Cueva de los Chorros, en el término municipal de Riópar (Albacete), dentro del Parque Natural de los Calares del Río Mundo y La Sima, en plena Sierra de Segura.

Cascada
Esta zona destaca por ser una altiplanicie calcárea que está absolutamente plagada de fenómenos de erosión caliza de todo tipo y forma, que conforman una auténtica enciclopedia de geología kárstica en vivo. Dolinas, simas, lapiaces, grutas inacabables, surgencias, sifones, lagos y ríos subterráneos... todo un sistema de galerías subterráneas que, a pesar de haberse explorado en más de 32 kilómetros, tan solo se conocen parcialmente.

Es en este contexto, que el río Mundo se precipita desde unos 150 metros de altura, conduciendo las aguas de lluvia que se han filtrado en las calizas y dolomías del Cretácico que forman la parte más alta de la meseta, llamada Calar del Río Mundo, ya que su forma ligeramente curvada hacia arriba la convierte en un receptáculo inmejorable de las aguas que, posteriormente, irán a avenar a dicho río.

Cueva de los Chorros
Al ser un típico río mediterráneo, que se alimenta del agua de lluvia y de la nieve que pueda recoger, su caudal no es que sea ninguna cosa del otro mundo, moviéndose en una horquilla entre los 400 litros por segundo en época de lluvias y los 50 litros/segundo en lo más duro del verano. Sin embargo, en algunas situaciones, el río Mundo se vuelve auténticamente loco y, de bajar prácticamente seco, pasa a tener un caudal superior al que lleva habitualmente el Guadiana en su desembocadura. ¡Ah! y no se piense que pasa poco a poco: el fenómeno se produce sin previo aviso y precedido de una potente explosión. De ahí lo de "reventón".

En pleno "Reventón"
Después de un período de lluvias intensas -lo que implica que el fenómeno se produzca normalmente en invierno y primavera- de golpe y porrazo la Cueva de los Chorros llega a desaguar por encima de 80.000 litros por segundo, desplomándose estruendosamente cascada abajo y proporcionando un espectáculo típico de las zonas más húmedas del Amazonas, que en ninguna forma atribuiríamos a la reseca zona suroriental de la Península Ibérica.

Tanta agua cae y con tanta fuerza, que el agua vaporizada llega a crear una neblina que impide que la luz solar llegue nítidamente a sus cercanías, creando un ambiente lóbrego y húmedo elevado al máximo exponente que sobrecoge al visitante.

Nacimiento en estiaje
Sea como sea, el fenómeno del "reventón" no dura eternamente y, como mucho, en un día ha recuperado niveles medianamente habituales, aunque semejante avalancha de agua acostumbra a provocar inundaciones y todo tipo de problemas aguas abajo, derivadas sobre todo de la imposibilidad de prever cuando se va a producir un "reventón". De hecho, puede ocurrir que en un mes se produzca hasta 6 veces como, a pesar de las lluvias, no se produzca ninguna. En esto, el río Mundo, siempre tiene la última palabra.

Ubicación en la provincia de Albacete
No existen estudios concluyentes sobre la razón de estas súbitas descargas de semejante masa de agua. Popularmente se piensa que el frío hiela la entrada formando un tapón y que, al llegar el buen tiempo, se deshace y explota liberando el agua atrapada. Los científicos, por su parte, apuntan a que las galerías y lagos subterráneos que desembocan en la Cueva de los Chorros, al llenarse por efecto de fuertes lluvias continuadas, actuarían como un sifón (el de la goma y el depósito, no el del vermut, no fastidiemos), descargando de golpe los millones de litros de agua que albergarían. De esta forma, como si fuera una cisterna del váter, el "reventón" duraría mientras hubiera agua suficiente con la cual poder mantener el caudal, pudiéndose repetir, para regocijo de nuestros ojos, en proporción del nivel de las lluvias de la temporada y la infiltración.

En definitiva, el nacimiento del río Mundo es un auténtico oasis de verdor, frescor y vida a caballo de las provincias de Jaén, Murcia, Albacete y Ciudad Real. Un raro espectáculo de naturaleza en todo su esplendor en medio de la zona más seca de España que, por todo ello, merece la pena ser visitado y, sobre todo, conservado.


Un auténtico espectáculo digno de otras latitudes

Webgrafía

No hay comentarios: