Publicidad

miércoles, septiembre 17, 2014

El ardiente récord de una guindilla destripadora

La guindilla "Carolina Reaper"
Cuando mi hermana era pequeña (dos o tres años) le gustaban mucho los piñones, los cuales comía siempre que podía. Un día -trasto como era- abrió un cajón que tenía mi madre y encontró un bote con piñones, el cual no dudó en abrir y meterse un puñado en la boca. En aquel momento un grito desgarrador atravesó toda la casa, y llorando a grito pelado vimos mi madre y yo a mi hermana corriendo por el pasillo arriba y abajo como pollo sin cabeza. En realidad lo que se había metido en la boca no eran piñones, sino...¡guindillas de cayena! que mi madre guardaba y que al masticarlas, soltaron todo su picante de golpe en la boca de la pobre criatura, la cual aprendió de una forma un poco "impactante" la diferencia entre ambos productos. Sea como sea, si ha probado la cayena alguna vez y piensa -como mi hermana- que pica a rabiar, sepa que está por la parte baja del escalafón de "picantismo", entonces...¿se puede llegar a imaginar lo que puede ser pegar un mordisco al "Carolina Reaper", el chile más picante que existe? Para levantar la tapa de los sesos a cualquiera.

Guindillas de cayena
Los jalapeños, las cayenas o los habaneros, son pimientos (también llamados chiles, guindillas o bichos) conocidos de todo el mundo por tener una capacidad de picante que sobrepasa el aguante de más de un estómago. No obstante, dentro de la escala de Scoville, escala organoléptica que determina la cantidad de picante que tiene cada guindilla, los jalapeños están entre 2500-5000, las cayenas entre 30.000-50.000 y los habaneros, entre 100.000 y 300.000 unidades de picante (SHU), todos ellos a años luz del "Carolina Reaper", el cual alcanza los 2'2 millones de unidades de picante. Normal que se le haya bautizado como "El segador (por la Muerte) de Carolina" -que es lo que significa "Carolina Reaper".

Se han de manipular con guantes
Este pequeño pimiento, un poco más grande que un pimiento del Padrón -que con sus 2500-5000 SHU, y visto lo visto, unos no pican, y los que pican, tampoco pican tanto- tiene que ser manipulado con guantes, dado que su gran contenido en capsaicina, la sustancia que produce el picor en nuestras gargantas cuando la ingerimos irrita la piel tan solo con tocarlo. Si sabemos que la capsaicina pura tiene unos 15-16 millones de SHU -es decir, su volumen necesita estar diluido 16 millones de veces para no ser percibido-, ya lo estamos poniendo todo en perspectiva. Pero...¿como actúa en el cuerpo para que sintamos tanto picor?

Pimenteras de "Carolina Reaper"
La capsaicina es una especie de resina que se genera en los pimientos picantes como defensa natural de las pimenteras contra su depredación por los herbívoros. Esta sustancia, activa los centros térmicos de la piel, generando  -dependiendo de su concentración- picor en primera instancia y posteriormente un gran calor seguido de dolor. Ello, y sus colores vistosos, los cuales avisan de lejos de su toxicidad, disuaden a todo bicho viviente mínimamente inteligente de pegarle el más nimio mordisco... el hombre, como no podía ser de otra forma, no solo no lo evita, sino que lo busca.

Pimientos del Padrón
Más allá de las disparatadas competiciones de ver quién se come la comida más picante que puede, y que han puesto tan de moda -sobre todo en EE.UU.- estos chiles especialmente destripadores, la capsaicina, que es tóxica en forma pura y que se utiliza como gas lacrimógeno en los sprays de pimienta, en bajas concentraciones tiene efectos beneficiosos para la salud.

Habaneros avisando "no me comas"
Analgésico, estimulador de la actividad de los neurotransmisores, antioxidante e incluso anticancerígeno, los científicos han descubierto que el principio activo que existe detrás de las guindillas que son capaces de dejar la boca y el estómago como un estropajo, tiene muchas aplicaciones en medicina. Sobre todo en aquellos casos de dolor por degeneración neuronal y lumbalgias (el conocido "efecto calor" de algunos parches analgésicos), así como anticoagulante. Obvia decir que todo ello, en concentraciones moderadas. Ahora no empiece a comer chiles a lo loco, que nos conocemos.

La popular salsa Tabasco
En conclusión, el hecho de que se desarrollen continuamente variedades de chiles cada vez más picantes, más que con los beneficios que el picante pueda tener para la salud o con el darle un puntillo divertido a una comida sosa, simplemente está relacionado con el absurdo elemento lúdico de retorcerse bajo el dolor de una hamburguesa sazonada con la salsa más picante posible. Sea como sea, y so pena de conseguir una magnífica úlcera de estómago, piénseselo dos veces antes de consumir una guindilla con fama de picante.

Que se lo pregunten a mi hermana.

6 comentarios:

Beatriz Vallina dijo...

A ver, por favor: el picante no causa úlceras :) Normalmente, la úlcera la causan anti-inflamatorios cuyo uso es abusivo durante largos periodos de tiempo y la famosa helicobacter pylori. Las guindillas no hacen nada :)

Francisco AV dijo...

Tenía entendido que el pimiento más picante de todos era el chile fantasma.

Ireneu Castillo dijo...

Beatriz... ¿nada? ¡Este te quita hasta los callos de los pies! jajaja! :-D

Francisco,como digo en el artículo, lo que mueve a los cultivadores a buscar variedades nuevas con más capsaicina son los bares americanos que, en búsqueda de clientela (y ayudados por programas como Man vs Food) publicitan que tienen en su menu el top master del picante. La realidad es que hay un puñado variedades que es prácticamente imposible distinguirlos y son pequeñas puntas de SHU lo que hace que uno u otro esten en el top.

Anónimo dijo...

Un apunte: "Reaper" no significa "destripador", significa literalmente segador y metafóricamente La Muerte o La Parca.

Ireneu Castillo dijo...

Totalmente de acuerdo, Anónimo. El equívoco viene de que confundí "reaper" con "ripper",que se pronuncia prácticamente igual, y que era el apodo de "Jack el Destripador" (Jack the Ripper). Sea uno u otro, la muerte estaba por medio. A ver si puedo rectificarlo. Gracias por estar al quite. :-)

Anónimo dijo...

Beatriz, el picante no produce ulceras, pero si las hay en sus primeras fases(gastritis) las acelera.
Por otra parte y donde si produce irritación es en los intestinos y zona anal, llegando a producir almorranas.
Si se abusa en exceso de estos productos, lo quen conseguiremos seguramente sera un higado cirrotico(Cirrosis hepatica)
Lo ideal es no abusar de ningun tipo de alimento o condimento.