Ir al contenido principal

Artículo destacado

Hoy, cuento: El autobús

Hoy, día 2 de abril del Año del Confinamiento de 2020, es el 215 aniversario del nacimiento de Hans Christian Andersen, el famoso escritor de cuentos infantiles danés, siendo por ello que hoy se ha declarado el Día Internacional del Libro Infantil. Sea como sea que, según los críticos, sus cuentos, de inocentes tenían poco, hoy le hago mi pequeño homenaje a tan ilustre colega de profesión publicando en Memento Mori! un cuento de los míos. Un cuento que, aún siendo para todos los públicos, seguro que os hará pensar con su moraleja, tal y como hacen los cuentos de Andersen. 
Espero que os guste.

Ya era tarde. Había acabado mi jornada laboral bastante más tarde de lo habitual y no estaba de muy buen humor. Una tarde demasiado densa y un dolor de cabeza intenso, no contribuían demasiado a poder extraer unas pocas sonrisas con las que adornar mi medio ambiente. Para postre, tenía que tomar el autobús que me retornara a casa, el cual daba una vuelta terriblemente larga para alcanzar mi tam…

El Marco, la aldea partida por el puente fronterizo más corto del mundo

El puente internacional de El Marco
El puente internacional de El Marco
La extensa frontera terrestre de fácil acceso que mantiene España con Portugal ha hecho que las historias curiosas al abrigo de lo que se conoce popularmente como "raya" se prodiguen en gran número. Algunas de estas curiosidades he tenido oportunidad de tratarlas en este blog, tales como el Couto Mixto (ver  El Couto Mixto, la olvidada Andorra entre España y Portugal) o la duplicidad Rihonor/Rio de Onor (ver Un pueblo, una frontera, dos países), pero aún hay muchas historias que trataré en próximos artículos y que, por su particularidad, seguro llamará la atención de los lectores. Y un ejemplo de esto es la existencia en la provincia de Badajoz del puente internacional más corto del mundo: el puente de El Marco.

3,20 m de frontera (Portugal al fondo)
3,20 m de frontera (Portugal al fondo)
La Codosera, municipio fronterizo pacense de poco más de 2.000 habitantes, conoce desde hace siglos lo que es vivir cerca de lo que se ha dado a llamar como frontera más antigua de Europa. Sin embargo, dentro de su término municipal hay una pequeña aldea que sabe, aún mejor, qué es vivir encima de una frontera. Y nunca mejor dicho porque, en este punto, la aldea de El Marco está dividida a lado y lado de La Raya por el curso del río Abrilongo. Lo curioso del caso es que este río tiene menos de 2 m. de ancho y, para atravesarlo, se hizo una pasarela de madera que, tiempo y remodelaciones a cargo del ayuntamiento portugués a venir, ha acabado por convertirse en el puente internacional más corto del mundo, con tan solo 3,20 m de largo y 1,45 de ancho.

Ubicación de La Codosera
Ubicación de La Codosera
El nombre de El Marco (Marco a secas en la parte lusa) proviene de los hitos fronterizos (marcos, en portugués) que se instalaron en la zona a partir del Tratado de Lisboa de 1864, con el cual se fijaron definitivamente los límites entre España y Portugal. Frontera que marcó para siempre la vida social de la pequeña aldea de El Marco.

Hito 713B  al pie del puente
Hito 713B  al pie del puente
Efectivamente, El Marco, a pesar de ser un pequeño caserío de tan solo 50 habitantes en la actualidad, y de no tener ninguna carretera que atraviese la frontera por la aldea, llegó a tener en sus mejores tiempos hasta 250 habitantes, como fruto del intenso tráfico de mercancías que había de una parte a otra de La Raya. Tal comercio se reflejó en que un villorrio tan pequeño llegó a tener hasta 10 tiendas repartidas por las dos orillas, dedicadas a vender artículos de todo tipo para satisfacer las necesidades tanto portuguesas como españolas. ¿El idioma? Nunca ha sido ningún problema: la mayoría son bilingües pero, llegado el caso, se habla en "portuñol". Y es que tal como pasa en el caso de Rihonor, los contactos familiares y culturales a uno y otro lado de la frontera son extensos e intensos.

El Marco, parte española
El Marco, parte española
El contrabando de café, tabaco, corcho y todo tipo de productos fue el motor económico de la comarca desde siempre, debido a la miseria que tradicionalmente ha asolado tanto la parte lusa como española y que hacía que la agricultura, meramente de subsistencia en la zona, necesitase de los magros complementos pecuniarios que el trapicheo de acarrear fardos en plena noche podía aportar. Incluso la Guardia Civil, dado los escuetos sueldos cobrados, hacían la vista gorda con los estraperlistas por una suculenta "colaboración", cuando no hacían desaparecer algunos de los fardos requisados para venderlos a su vez. Sin embargo, todo esto acabó por irse al garete.

El Marco visto desde O Marco
El Marco visto desde O Marco
En 1993, la entrada en vigor de la libre circulación de personas y mercancías hizo que el negocio que tenía lugar en El Marco dejara de tener sentido, por lo que el movimiento económico de la aldea cayó en picado. Picado que ya se convirtió en picado en barrena con la entrada de la moneda única en 2002, que hizo que los habitantes de la zona se volvieran a centrar en la agricultura -sobre todo de olivo- como medio de subsistencia habitual.

En 2008, la pasarela se remodeló
En 2008, la pasarela se remodeló
Con todo, El Marco, aún mantiene dos tiendas en zona portuguesa y una en zona española como efecto del turismo que aún atrae, en gran parte proporcionado por la existencia de tan particular Puente Internacional. Puente cuya longitud es, ni más ni menos, que el fiel reflejo de lo que significa la frontera para los vecinos de ambas orillas del Abrilongo: nada.


España a la izquierda, Portugal a la derecha. El Abrilongo, en medio.
España a la izquierda, Portugal a la derecha. El Abrilongo, en medio

Webgrafía

Comentarios

Te recomiendo...