Publicidad

miércoles, enero 11, 2017

El Voto de Santiago o cómo la Iglesia sangró a los españoles gracias a una leyenda

¡Santiago y paga España!
Que el Patrón de España es el Apóstol Santiago es algo que, por conocido, a estas alturas no llama la atención de nadie. Sin embargo, lo que no es tan conocido es la forma en que llegó a ser declarado patrón de esta olla de grillos y cómo, la Iglesia, se aprovechó de este patronazgo para enriquecerse a manos llenas a costa de los españoles hasta bien entrado el siglo XIX. Estoy hablando del conocido como Voto de Santiago.

Catedral de Santiago
España, durante decenios se ha dado a llamar "la reserva espiritual de Europa", y es que si hay un país donde la Iglesia Católica se encuentra especialmente a gusto, ha sido este. Y no es para menos, si tenemos en cuenta el especial trato (periodos convulsos a parte) que tradicionalmente se le ha dispensado por los gobiernos de todo tipo que ha habido en el país. Sin embargo, a parte de este favoritismo que por todo tipo de condicionantes políticos ha podido ir manteniendo siglo tras siglo y que, ya de por sí puede parecer indignante, el colmo viene cuando te enteras de que, por "gracia divina" del Apóstol Santiago, la diócesis de Santiago de Compostela estuvo cobrando una auténtica fortuna en forma de "impuesto revolucionario" llamado Voto de Santiago desde la Edad Media hasta el 1834. ¿A cuento de qué vino el cobrar este voto? La historia, oscura y rocambolesca como pocas, se remonta a, nada más y nada menos, que al siglo IX.

Ramiro I de Asturias
Durante los primeros compases de la conquista árabe de la península Ibérica, los cristianos se vieron arrinconados a la Cordillera Cantábrica, donde se organizaron como buenamente pudieron y se opusieron a los ejércitos musulmanes que, todo sea el decirlo, tampoco tenían demasiado interés en someterlos. Así las cosas, las tropas del Emirato de Córdoba se conformaban con cobrarles impuestos (parias) normalmente abusivos para tenerlos controlados, a la vez que los cristianos evitaban un enfrentamiento militar del cual, en situaciones normales, iban a salir mal parados. No obstante, parece ser que al rey Ramiro I de Asturias, se le infló lo que no suena de tanta paria y decidió presentar batalla al ejército moro.

Apóstol Santiago
Cuenta la leyenda (y digo leyenda porque nada de esto se ha podido confirmar históricamente) que el rey Ramiro I, el 23 de mayo del 844, se enfrentó a las huestes musulmanas de Abderramán II en la batalla de Clavijo (La Rioja) ya que estaba harto de pagar impuestos y de pagar el tributo de las 100 doncellas anuales. Estaban recibiendo la del pulpo los cristianos (para no perder la costumbre) cuando al rey Ramiro I -refugiado en el castillo de Clavijo- se le apareció el Apóstol Santiago en sueños comunicándole que entraría en combate junto a los cristianos y que vencerían a los infieles.

Clavijo y su castillo
A la mañana siguiente, cuando entraron en batalla, el apóstol, montando un bellísimo caballo blanco, se mezcló con las fuerzas cristianas, que al ver la ayuda divina, se vinieron arriba y acabaron por vencer a los ejércitos moros, acuñando desde entonces el sobrenombre de “matamoros” para el Apóstol Santiago (ver La sorprendente veneración indígena por Santiago "mataindios").

Ramiro I, a los dos días de la victoria, decretó un edicto por el que ordenaba que Santiago fuera nombrado el Santo Patrón de España, pero no solo eso. Además, como agradecimiento al apóstol por haberlos ayudado en la batalla de Clavijo, cada labriego tendría que pagar a la Seo compostelana un impuesto en metálico (a añadir a lo que ya pagaban en impuestos) al cual se tenía que sumar una décima parte de la cosecha de cereal que obtuvieran. Una auténtica sangría.

Quevedo, santiaguista total
Como he comentado antes, no hay constancia histórica ni de la batalla, ni del edicto firmado por Ramiro I, pero lo que sí hay constancia es de que este “voto” se pagó desde el siglo XII, afectando a un territorio inmenso que iba desde Galicia a La Rioja. La Iglesia, habida cuenta el fortunón que ello significaba para la diócesis de Santiago de Compostela, que había entrado en crisis tras la bajada de peregrinos por la ocupación musulmana, no se opuso de ninguna forma a cobrar dichos cánones. Cánones que iban aumentando conforme los territorios bajo dominio cristiano aumentaban lenta pero inexorablemente.

Santiago Matamoros
De esta forma, el Voto de Santiago se implantó durante siglos para alegría de todos los “paganos”, a pesar de que había serias dudas sobre su autenticidad y las nuevas diócesis entraban en pleitos por no tener que pagar a Santiago de Compostela unas contribuciones basadas en leyendas. No obstante, el voto recibió un sonoro espaldarazo de mano de los Reyes Católicos, los cuales, tras la compra de Granada (ver ¿Qué fue de Boabdil después de rendir Granada?), instauraron el llamado “Voto de Granada” (pagado también a Santiago) apelando a la oficialidad del voto compostelano. Evidentemente, si los Reyes Católicos nombraban el Voto de Santiago y los privilegios de Ramiro I, ello significaba que existían...¡a ver quién les llevaba la contraria!

Defendiendo el Voto
Así las cosas, el Voto de Santiago (defendido a capa y espada por la potentísima Orden de Santiago)  se siguió abonando pese a los denodados esfuerzos y pleitos de las otras órdenes, las cuales intentaron desbancar el patronazgo oficial de Santiago como forma de limitar el ingente poder que acumulaba la sede compostelana y sus entidades acólitas. Pero sin grandes resultados.

Los pleitos contra el Voto de Santiago, debido a esta más que dudosa autenticidad, siguieron constantes, aunque el “original” del edicto de Ramiro I que se utilizaba para corroborar el voto “curiosamente” desapareció en 1534 de la Real Chancillería de Valladolid en uno de estos pleitos, quedando tan sólo copias de él. Copias que, historiográficamente, demostraban que los diversos edictos eran falsificaciones “oficiales” encaradas a legitimar una serie de impuestos que de otra forma no hubiera sido lícito pagar.

En contra del Voto
Justamente por ese interés de los reyes en el mantenimiento de los equilibrios político-eclesiásticos, los Austrias se movieron entre una ligera oposición al voto y un total apoyo a la causa “santiaguista”. Tal fue el caso de Felipe IV que, no solo confirmó el pago del Voto de Santiago en una gran parte de la península (la Corona de Aragón estuvo siempre exenta de su pago), sino que institucionalizó la ofrenda anual al santo compostelano que consistía en, además de las correspondientes misas el día 25 de julio (presididas por el rey si eran año jacobeo), en una aportación de 1.000 escudos de oro para la diócesis. No hace falta decir que la Iglesia la aceptaba de mil amores.

Los siglos pasaron, y pese a los pleitos y quejas generalizadas del pueblo, de diócesis y de órdenes ajenas a las santiaguesas, el Voto se siguió cobrando hasta 1812, en que la entrada en vigor de la Constitución de Cádiz por los liberales, abolió dicha prebenda para la Iglesia. No obstante, la involución conservadora de Fernando VII (ver ¡Muera la libertad!... y no era una broma) hizo que cuando volvió en 1813, éste lo volviera a imponer y que cuando los liberales retomaron el poder en 1821, lo volvieran a quitar. Enfrascados en este quita y pon del Voto, en cuanto el “rey felón” volvió en 1824, lo volvió a endiñar hasta 1834, en que una vez muerto, la reina regente María Cristina (ver Fernando VII, el Borbón que competía con el negro del Whatsapp) lo eliminó ya definitivamente... aunque no del todo, ya que aún colea.

Máxima extensión del Voto
Efectivamente, aunque se eliminó la tasa impositiva, la ofrenda anual y el abono de los 1.000 escudos de oro (actualizada a pesetas y reducida a una cantidad simbólica) se siguieron haciendo hasta la Segunda República en que, habida cuenta que España en aquel momento se había convertido en un estado laico, el gobierno renunció a hacer ningún tipo de ofrenda (ni religiosa, ni pecuniaria) al Santo Patrón.

Franco, emulando al reaccionario Fernando VII, tras la Guerra Civil volvió a implantar la ofrenda oficial -según él España continuaba estando en deuda con el Apóstol Santiago- siendo él mismo el que presidiría la misa compostelana en los años jacobeos, costumbre que, tras la muerte del dictador, traspasó al rey Juan Carlos I, el cual ha presidido todos los habidos hasta la actualidad. Felipe VI, por su parte, aún no ha tenido la oportunidad, ya que el último fue el  2010 y el próximo año santo compostelano es el 2021.

Reyes de España en la ofrenda de 2010
Total, que por cuatro mandobles que -dicen- pegó Santiago en el 844, buena parte de los españoles estuvo pagando, sin comerlo ni beberlo, una décima parte de sus ingresos a la diócesis compostelana como mínimo desde el siglo XII hasta prácticamente anteayer. De esta forma, la Iglesia, gracias a su sucursal en Santiago de Compostela, se lo llevó bien calentito en concepto de intermediación con el apóstol (ver La Iglesia, de los ricos. Dios, de los pobres) importándole bien poco que el Voto de Santiago se añadiese a otros tantos que ya gravaban pesadamente a los sufridos labriegos y que, encima, estaba basado en una leyenda que nadie ha podido confirmar. Un indignante ejemplo de cómo, a costa de  la ignorancia y la superstición del ser humano (vestida de religión o no, es indiferente), hay muchos ¡muchísimos! “vivalavirgen” interesados que han vivido, viven y vivirán como auténticos santos patrones.

Santiago, un Santo Patrón muy rentable para la Iglesia

Webgrafía

3 comentarios:

Sebastià dijo...

El uso del término "España" en el artículo donde debiera hablarse de "Reino de Castilla y León", pongamos por caso, me recuerda los manuales franquistas de historia de mi infancia o los alegatos de la fábrica de ideas políticas del PP.
Obsérvese que en el propio artículo se reconoce que este gravamen jamás se aplicó al Reino de Aragón, por lo tanto España como tal no pagó jamás este tributo. El título del artículo, pues, es excesivamente "generoso".
Bueno, éste debe de ser un lapsus (?) proveniente de las fuentes utilizadas por el buen amigo Ireneu.
Sebastià

ALBERTO MENDEZ dijo...

Que tendencioso articulo, destila anticlericalismo. Más rigor científico y menos entrañas, por favor.

Julio Martinez dijo...

¿Tendencioso? ¿Anticlericalismo? El impuesto es un hecho irrefutable, y que estuvo basado en un hecho que no ha sido comprobado históricamente también es irrefutable.

¿Más rigor científico? Ahí están citadas las fuentes históricas, a menos que se esté exigiendo que el autor pruebe que "no existió ", lo cual es un absoluto sinsentido.