Publicidad

viernes, julio 14, 2006

La impunidad de invadir un país.

Hace unos días criticaba desde estas mismas líneas al gobierno israelí por la ocupación a sangre y fuego de los territorios de Gaza con la vana excusa del rescate de un soldado. Pues bien, ahora, ya no solo no ha abandonado Gaza, sino que por el secuestro de dos soldados más, ha invadido un país, ha destruido sus infraestructuras y lo ha aislado por tierra mar y aire. Resulta increíble, pero más increíble es el saber que todavía nadie, en la comunidad internacional -a parte de las tímidas condenas de Rusia y Francia-, haya movido un dedo para evitar semejante barbaridad, manda huevos.

Puede darnos la sensación que el ataque al Líbano es como si se celebraran fuegos artificiales, pero la cosa tiene más miga que no parece, puesto que este ataque totalmente desproporcionado del ejército hebreo -y que atiende a la intención de afirmar su primacía militar en la zona, más que a otras cosas- puede provocar reacciones de venganza islamista contra intereses judíos en todo el mundo.

Y no solo los intereses judíos, sino los americanos también, porque Bush, en su infinita sabiduría, lejos de condenar la acción los justifica diciendo que Israel tiene derecho a defenderse. Por lo visto, el Líbano y los palestinos, no. Aunque claro, ¿qué va a decir él cuyo partido es directamente financiado por los magnates judíos neoconservadores?. Huelga decir que quien paga, manda.

En pocas palabras, en la situación en que nos encontramos, todos los grupos islamistas radicales lejos de venir a menos, van a tener un aumento de popularidad y de apoyo de sus poblaciones. Su lucha, a cada bomba israelí, cogerá un nuevo impulso entre la población islámica y... ¿Cuál va a ser el chivo expiatorio de la necedad y prepotencia de Israel y EE.UU. de la mal contenida ira e impotencia musulmana? Occidente y su zona de influencia. Tabla rasa.

O sea, que ya lo sabéis, cada muerto en aquellas tierras es un kilo más de trinitrotolueno en las bombas que sin duda utilizaran contra nosotros. Sólo cabe rezar a su Dios y al nuestro porque cuando exploten se lleven a los verdaderos culpables y no a gente inocente como la de Bombay.

Desgraciadamente, a esos, jamás les toca esa lotería.

1 comentario:

malaputa dijo...

Inventos de la modernidad, ya lo sabes. Ir a la guerra es de puta madre cuando se mueren los civiles y a ti ni te toca, así puedes seguir leyendo el puto cuento del conejito sin pensar, sin tener que poner pucherito...