Publicidad

jueves, octubre 12, 2006

Hechos y temores.

A los Neoyorquinos no les cabe una lenteja de canto en el culillo. Ayer, 11 de octubre (¡¡¡Once!!!) se estrelló una avioneta en un edificio de 50 pisos de Manhattan provocando un fuerte incendio. Seguro que cuando se enteraron, a Bush lo metieron en el bunker más recóndito que encontraron, y la mitad de la población salió por patas de la ciudad de la psicosis de atentado que tienen.

Les ha costado Dios y ayuda en convencerse que no era ningún islamista que al grito de “Alá Ajbar” pretendía redimir tanta ignominia cristiana sobre el pobre mundo musulmán ( Sultán de Brunei y Jeques Árabes, a parte), hasta que han podido comprobar que ha sido un conocido jugador de béisbol y su instructor de vuelo que se han estampado contra el edificio.

El estado de histeria colectiva que están viviendo por aquellos lares, gracias al interés del Gabinete Bush y sus colegas Neocons (curioso que en francés, “con” signifique “gilipollas”) es de tal calado, que no es de extrañar que hayan reconvertido la fiesta de Moros y Cristianos en “cristianos y cristianos”y se maten entre ellos a tiros hasta en las comunidades Amish -paradigma del pacifismo. Miedo me daría hacer explotar una bolsa de patatas vacía, seguro que me freirían a tiros antes de haber acabado el ruido.

Pero como dijo aquel… no la hagas y no la temas, ¿no?


¿Y si hiciesen los edificios más bajitos?

2 comentarios:

Mr.Celofan dijo...

Pues yo creo que su preocupación está más que justificada, tiempo al tiempo.

Claudio - El platense solitario dijo...

Estimado todas estas cosas estan rodeadas de muchas curiosidades de las cuales hablo en mi blog y lo invito a verlas y dejar su opinion.
http://claudiocuriosidad.blogspot.com/
Un saludo cordial desde Argentina.
Claudio