Publicidad

martes, enero 14, 2014

Papúa-Nueva Guinea, el país de las 830 lenguas

Acostumbra a pasar que en un país donde conviven un par de lenguas, las tensiones sociales se disparan. Tal vez no sea la regla general, pero en los territorios donde se solapan diversas lenguas, las luchas por el predominio o supervivencia de una o varias de estas lenguas, puede llevar a serios problemas políticos de orden interno. En España, sin ir más lejos, la convivencia con una élite política que pretende imponer a machamartillo el uso oficial del castellano en los territorios donde no es nativo en detrimento de las lenguas autóctonas, genera no pocos rifirrafes con catalanes, vascos, gallegos, mallorquines, valencianos, etc... e igual que España, podríamos enumerar un sinfín de países con problemáticas similares. Y si esto pasa en los países en que se hablan relativamente pocos idiomas...¿qué no pasará en un país en que se hablen muchos? Pues no se lleven a engaño, en Papúa-Nueva Guinea se hablan un mínimo de 830 lenguas y la cosa la llevan bastante bien.

Papúa -Nueva Guinea
Papúa-Nueva Guinea es un país del sudeste asiático a caballo entre Australia y las islas de Indonesia, el cual se distingue por ser el país con mayor diversidad de lenguas del mundo. Y no es para menos, porque que en un país un poco menor que España, y con poco más de 7 millones de habitantes, se hablen no menos de 830 lenguas diferentes es un auténtico portento de la naturaleza...y un verdadero quebradero de cabeza para los lingüistas. Sin embargo... ¿cómo es que en un espacio tan reducido y con tan reducido número habitantes puede haberse generado tal crisol de lenguas?

Interior montañoso
La isla de Nueva Guinea, la parte oriental de la cual está ocupada administrativamente por el país que conocemos como Papúa-Nueva Guinea, es una isla eminentemente montañosa y densamente cubierta por bosque tropical húmedo. Esta isla, perteneciente geográficamente a Oceanía, está incluida dentro de la miríada de islas que separan la costa continental del continente asiático de Australia, siendo ocupadas por el hombre moderno hace unos 50.000 años, cuando debido a las glaciaciones, el nivel del mar estaría netamente más bajo que el actual. Esto significa que las distancias entre las islas y el continente eran significativamente más cortas, lo que habría permitido una colonización extensiva desde el sudeste asiático hasta Australia.

Lingüista con un nativo
Al subir el nivel del mar, estas poblaciones se fueron aislando progresivamente y, en el caso de Papúa, los grupos humanos se distribuyeron por la frondosa selva tropical, creando multitud de tribus de unos pocos cientos de personas cada una que viviendo de los recursos de proximidad de la fértil selva, estaban prácticamente aislados los unos de otros. Este aislamiento continuado en el tiempo, provocó que cada tribu desarrollara su propio lenguaje -algunos, como el Abaga, hablados por tan solo 5 personas- hasta llegar a los 830 que se conocen actualmente, la clasificación de los cuales lleva absolutamente de cráneo a los lingüistas, y más si pensamos que hay lenguas cercanas geográficamente las cuales tienen más a ver con otras a miles de kilómetros que con las adyacentes.

Mapa de lenguas de Papúa
Con el colonialismo europeo del siglo XIX, se intentó implantar los idiomas de las respectivas metrópolis -en el caso de Papúa-Nueva Guinea, Alemania e Inglaterra, pero como quien escupe al viento, la cosa acabó en fracaso total y absoluto. Las tribus continuaron hablando sus lenguas tranquilamente, el inglés y el alemán (este último en el norte del país) solo se hablan por una minoría y, para más inri, los nativos crearon un criollo del inglés (el Tok Pisin) y del alemán (Unserdeutsch, casi desaparecido), que utilizados como lingua franca entre ellos, no tiene prácticamente nada que ver ni con el inglés, ni con el alemán. Si a esto añadimos las lenguas de cada una de las comunidades extranjeras que conviven en el país (chinos, malayos, filipinos...) el caos lingüístico, simplemente es inconmensurable.

Tribu de nativos
En la actualidad, en Papúa-Nueva Guinea hay tres lenguas oficiales, el inglés -utilizado en el parlamento y en la educación, pero poco usado excepto en las zonas turísticas-, el Tok Pisin -el criollo del inglés, poco extendido como lengua madre, pero usado ampliamente- y el Hiri Motu, criollo de lenguas nativas también muy poco utilizado como lengua materna. Sea como sea, las personas de cada grupo domina las lenguas de los grupos con los que normalmente mantienen contactos en proporción de sus necesidades de comunicación, tanto las de zonas rurales aisladas como las de zonas urbanas.

Sesión en el Parlamento
Esta extrema fragmentación de la sociedad, sin embargo, no implica que haya excesivos conflictos internos -que haberlos, haylos- debido a las divisiones étnicas o lingüísticas, sino justamente al contrario. El hecho de existir tantas culturas, tantas etnias y tantas lenguas, han hecho que la democracia, a pesar de ser un invento meramente europeo, haya calado hondo en este país tan peculiar y la diversidad se vea como una riqueza y no como una fuente de conflicto. Un ejemplo que tal vez deberían tomar en cuenta muchos de los que piensan que la diversidad de culturas y de lenguas en un territorio es algo negativo.

Casi tantas lenguas como habitantes

Webgrafía