Publicidad

lunes, marzo 27, 2006

Ahorro horario, derroche presupuestario.

Yo no se si a todo el mundo le pasa, pero hay cambios horarios que no me entero, y otros que me entero como si me hubiesen cambiado de planeta. El cuerpo va por un lado y la mente, como viene siendo costumbre, a su puta bola pero corregida y aumentada. Yo me guío mucho por la luz solar y simplemente viendo el sol ya se la hora en que estoy, pero estos días el cuerpo me está bailando una czarda combinada con una jota Navarra. Hora y cuerpo no van en consonancia y la cosa va descontrolada.

Ignoro si realmente los beneficios son tantos como se nos venden, pero me parece una gilipollez como una casa que nos hagan ir de cráneo a la mayoría durante una semana por el ahorro de 6 euros (lo que me cuesta la revista de bonsái que compro) ¡por familia!, cuando sabido es que simplemente bajando un 1% el precio de la gasolina, ahorraríamos una cantidad bastante superior.

Pero esto no acaba aquí, ya que se estima que nuestro país ahorra seis millones de euros con el cambio de horario, pero sin embargo los presupuestos en obras públicas no hacen más que aumentar una vez que ya están cerrados, sin contar los gastos desorbitados de la administración que todos los gobiernos asumen a cargo del erario público sin el menor miramiento.

¿Tenemos la obligación los ciudadanos de asumir con nuestro malestar los resultados de la mala gestión financiera de los distintos gobiernos?, porque el asunto simplemente viene por aquí: Ahorrar por un lado para gastar a manos llenas por el otro muchas veces más de lo que ahorrado.

Seis millones de euros fueron los que se le perdonaron al PSC por parte de La Caixa. ¿Para eso nos cambian la hora? ¿Para que no cueste nada al gobierno? Y que nadie vea un discurso reaccionario, sino bien al contrario, porque si la gente se negara a hacer el cambio horario, las cuentas -sobretodo privadas- de algunos temblarían. Pero como siempre, han de ser los mismos los que siempre paguen los errores de los que mandan. Y ya está bien.

Por suerte que este año será el último de aplicación de la normativa actual Europea de cambio horario, ya que el año que viene se tiene que revisar para otros cinco años y se tendría que prever algún cambio. Desgraciadamente, conociendo lo bien que va para las finanzas de los gobiernos, nos van a tener jodidos otras dos veces al año a todos para poder enjuagar deudas de burdeles, informes de codornices, viajecitos para la parentela y desayunos a base de Moët-Chandon de más de un alto funcionario.

Yo, encima tengo que gastarme el dinero en aspirinas para poder soportar estos días, más concretamente 6.75 euros por una caja de 20 aspirinas efervescentes.

Como dijo Labordeta… ¡Veros a la mierda!

7 comentarios:

Mr.Celofan dijo...

El cambio horario es una buena excusa para llegar una hora tarde a trabajar, aunque cuando se tiene que atrasar nadie llega antes, curioso....

Oceanida dijo...

Ellos no se privan, no...

Un abrazo Ireneu, no podia entrar a verte..no se que pasaba.
Muaksss

SantiNoBrain dijo...

Labordeta, en realidad, dijo: "¡Vayanse ustedes a la mierda!".
Aunque aquí también vendría bien esa frase de Lola Flores: "¡Si me queréis, versus!". Aunque creo que no nos quieren.

Noa- dijo...

El cambio horario... aysss yo casi hasta lo olvido.

Un descubrimiento tu blog.

Saludos

Sergio Fidalgo dijo...

Grande Labordeta... ese si que es un político honesto (igual es porque no es político).

Anónimo dijo...

El tema del cambio de horario viene de la crisis del petróleo de los 70 (aunque ya se hizo a principios del siglo pasado para ahorrar carbón), como un modo de ahorrar petróleo, cuya consecuencia es la de ahorrar dinero, pero la causa es el ahorro de recursos energético mediante el mejor aprovechamiento de la luz diurna.

Si el sistema actual no dependiera de energías no renovables, el cambio de horario dejaría de tener sentido. Pero actualmente no creo sea el caso, ¿verdad?

Otra cuestión es el por qué se pone como causa lo de ahorrar dinero (cuando realmente es una consecuencia indirecta). Y no he escuchado las noticias, pero es muy probable que sea o por incompentencia periodística o porque el politiquillo de turno haya decidido que se convence mejor a la gente si afecta a su bolsillo.

En mi opinión, por mucha razón que tengas en la ineficacia y caradura de nuestros gobernantes, no tiene que ver una cosa con la otra.


Has dejado claro que pagarías seis euros para no estar fastidiado durante una semana, pero, ¿aceptarías estar fastidiado un par de semanas al año para retrasar el agotamiento de recursos energéticos no renovables hasta que alguien encuentre una solución?

Ireneu dijo...

¿Sirve de algo decir que soy socio de Greenpeace y trabajo para la recuperación del Rio Llobregat?