Publicidad

sábado, diciembre 27, 2014

El Árbol del Teneré, 400 kilómetros de soledad

El árbol del Teneré (1939)
¿Usted se imagina un árbol que merezca ser remarcado en un mapa de escala 1:4.000.000? Pues aunque le pueda parecer sorprendente, ese árbol existía. Y digo bien, existía, porque una vez más, la tontería humana pudo con un árbol que ni los vientos más potentes pudieron con él. Estoy hablando del Árbol del Teneré.

Este árbol, una acacia raddiana, era un auténtico tótem para las tribus nómadas del desierto que recorrían el sur del desierto del Sahara en sus caravanas por ser el único árbol que existía a 400 kms a la redonda. 

En 1967
El árbol del Teneré era el último superviviente de un pequeño bosque de acacias que se desarrolló a finales de la última glaciación en esta zona, cuando el desierto del Sahara no era tan seco. El clima, fue cambiando lentamente, y la zona pasó a ser una de las más secas de la Tierra, recibiendo escasamente 2.5 litros de lluvia al año, y reduciendo el tamaño y la extensión de la cobertura vegetal del desierto del Teneré.

Monumento en Niamey
Nuestro protagonista aguantó mal que bien, gracias a que los beduinos lo consideraban un tabú y un auténtico faro viviente. No fue hasta 1939 que el ejercito francés, con la intención de dar una utilidad al sitio, excavó un par de pozos y descubrió que la acacia hundía sus raíces más de 35 metros en la tierra para chupar el agua salobre de la capa freática que allí se encontraba. Durante las obras, uno de los camiones le dio un golpe que partió uno de los troncos que sobrevivían. Aún así, el árbol aguantó.

No fue hasta 1973, en que al haberse sustituido las caravanas de camellos por camiones, y al estar cerca de una carretera, un conductor ebrio impactó su camión sobre el pobre árbol al salirse de la vía, acabando con los más de 300 años que tenía.

Un burdo recuerdo
Sus restos fueron llevados a Niamey (capital del Níger) donde hicieron un monumento con él. En el sitio original se hizo un "árbol" de metal para conmemorar el sitio donde estaba un auténtico milagro de la naturaleza.

Es curioso, pero vale la pena destacar, que nada de lo que ha hecho el hombre en la zona ha sobrevivido. La figura principal ha sido derribada múltiples veces, unos muros construidos para defenderla han sido arrasados por los vientos e incluso otra estructura metálica en conmemoración ha sido continuamente destruida. El metal y la piedra humanas no han podido sobrevivir donde florecía una débil acacia, mostrándonos que la naturaleza tiene mucha más fuerza que toda la estupidez humana.


El Árbol del Teneré, 400 kilómetros de soledad

Art. Rev. 24/11/10 20:05

19 comentarios:

Curiosidades del Mundo dijo...

Increíble historia, la desconocía!, saludos cordiales gracias por compartirla!

Anónimo dijo...

Increíble un puñetero árbol en todo el desierto , y va el camionero y se estampa contra el , sin comentarios

Anónimo dijo...

Muy interesante...pero la parte final de moralina sobraba. Mas ue nada porque si realmente se tuviera voluntad de hacer una construcción humana que durase mas que el árbol se podría hacer sin problema.

Anónimo dijo...

Ah si? ¿Las estructuras que hacen los humanos se auto-reparan célula a célula durante centenares de años usando luz, minerales y un poco de agua? No me había enterado... No, básicamente lo que hacen los humanos es amontonar piedras (algunas muy bonitas) y dejar que el tiempo las erosione. Simple. Y cutre, comparado con lo que hace una acacia.
La vanidad de algunos humanos es bastante ridícula, francamente.

Anónimo dijo...

No deja de tener gracia que llamemos 'debil acacia' a algo capaz de sobrevivir varios siglos en un lugar donde cualquiera de nosotros moriría en menos de 24 horas

Anónimo dijo...

Yo creo que ese tío que no quiere moralinas, ha de ser pariente del camionero. A no dudarlo!

Pancracio Celdran Gomariz dijo...

El puñetero es el camionero, no el árbol; esa acacia mostró ser más fuerte que el viento y el desierto en cuanto a elementos erosivos. Es un crimen de lesa Naturaleza lo que se perpetró contra ese testigo hermoso de la presencia antaño de árboles en el desierto. Bien traída a consideración la historia,

Anónimo dijo...

Parece un cuento, pero es una triste realidad. Gracias por dar a conocer la historia de esta acacia.

Anónimo dijo...

"la naturaleza tiene mucha más fuerza que toda la estupidez humana."
Catalogar a una especie como estúpida ... a mi también me sobraba eso.

German Ardelean dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
German Ardelean dijo...

A mi desde luego me parece una raza muy estúpida la de los humanos. Se invierten miles de millones de euros para irnos al espacio, en armas y guerras, en vez de cuidar lo que tenemos en la tierra. Claro que somos estúpidos

German Ardelean dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

German,

Luces y sombras, como todo. Vamos al espacio por la ambición de conocer más, por la misma curiosidad que nos lleva a hacer ciencia. Y fabricamos armas y nos matamos en la guerra igual que ha habido genocidios.

Así que somos capaces de hacer las mejores y las peores cosas. Pero eso no es estupidez de una especie. No hay que despreciar a la parte buena.

Toni dijo...

Curiosa historia y más curioso es cómo a mis 33, me acabo de acordar de cuando era pequeño (seguro que tenía menos de 10 años) y un amigo cantaba una canción en el que se incluía el citado árbol. Internet ... qué invento ...

https://www.youtube.com/watch?v=ucbhZ-zEulc

Frank.O.Einstein dijo...

Una historia cierta, aunque hay algo en el articulo que induce a error.
No es cierto que "en el año 73 los camellos fueran substituidos por camiones". Siempre ha habido camiones, y hoy todavia hay caravanas de camellos, aunque poco a poco los primeros van siendo substituidos por los segundos.

Tambien esta mal expresado lo de que ahora haya una carretera. El arbol estaba, y esta, en "el lugar por donde se pasa" para ir desde Agadez a Bilma, que no solo no es una carretera, sino que ni siquiera es una pista definida.

Triste historia.


Carlos Fierro dijo...

Si el ser humano aprendiera a valorar las cosas antes de perderlas...habria previsto que un despistado...o un borracho acabara con la vida de ese abuelo del desierto...y al final como siempre ocurre en estas historias...la culpa se la chupa el conductor de turno...Cuando un anciano de 300 años solo en medio de 400 km áridos deberia haber estado mas protegido porque deberia haber sido un patrimonio....pero es mas facil colocar despues un monumento...PUTO SISTEMA DE MIERDA...TERMINAREMOS POR ACABAR CON TODO !!!!!

Anónimo dijo...

millones de años antes de que existiera el ser humano, ya estaban todos los animales, y seguirán estando , millones de años después de que este animal de granja llamado humano, se extinga

Anónimo dijo...

Lo que me pregunto es porqué no lo clonaron.

Bastaba con darle soporte una temporada hasta que enraizara debidamente y ale-hop.

Nota: Descacharrante el incidente del conductor borracho. Mira que ir a chocar contra el único árbol en 400 km a la redonda.

Anónimo dijo...

Cual era el tamaño del árbol, en las imágenes no se aclara su altura, todavía no he podido encontrar lo que estoy buscando.