Publicidad

lunes, noviembre 16, 2015

Presas de Llauset y Baserca: dinero de subida y de bajada

Quien más, quien menos, sabe que los embalses se utilizan básicamente para hacer electricidad. Sin embargo, hay algunas presas que no obtienen la electricidad de la forma habitual. Tal es el caso de las presas de Baserca y Llauset.

Presa de Baserca
Baserca (también llamada Senet) es una presa situada en la cuenca del Noguera Ribagorzana, fronteriza entre Catalunya y Aragón, y situada a pocos kilómetros de la boca sur del túnel de Viella. Esta presa, construida en el 1983, genera un embalse de unas 93 hectáreas con una capacidad de unos 22 hm3. No es un gran reservorio de agua, habida cuenta que hay muchos embalses más grandes, pero teniendo en cuenta para lo que está hecho, ya hay suficiente.

Presa (ex- lago) de Llauset
La presa de Llauset, con 79 metros de altura, está situada en Aragón a los pies de los picos de Vallhibierna, en pleno Pirineo axial, en un antiguo lago glacial que fue sobreelevado 58 metros con la construcción de la presa. Este embalse, con una capacidad de 17 hm3, está a unos 2.100 metros de altitud, lo que fue un record de construcción en el año 1983, ya que debido a su altura y debido a las temperaturas tan bajas, no se podía trabajar el cemento durante buena parte del año. Aún así, se construyó, y la presa, accesible desde la carretera Nacional 230 por una empinada carretera afectada cada año por aludes, es sencillamente espectacular, con unas impresionantes vistas a las que se llega después de atravesar un túnel de 1 kilómetro sin ningún tipo de iluminación y que muchas veces queda cerrado por la acumulación de nieve en su entrada.

Estos dos embalses no distan más de 3 kms en linea recta, pero tienen un desnivel entre ellos de unos 800 metros, y esta característica es la que se explota para hacer energía eléctrica. Bueno, esto, y las diferentes tarifas que existen de consumo de electricidad.

Central de Moralets
Efectivamente, el sistema les da un rendimiento bárbaro, ya que el embalse de Baserca, retiene el agua del Noguera Ribagorzana y se bombea hacia el embalse de Llauset, que de esta forma se llena con el agua de Baserca. Posteriormente, este agua se hace caer de nuevo hacia Baserca, y esta caída libre encuentra en medio del camino de bajada unas turbinas subterráneas que se encargan de generar electricidad, es el llamado salto de Moralets. Sin embargo, resulta un poco tonto gastar electricidad para volverla a generar, máxime cuando la energía para hacer subir el agua es mayor que la que se genera de bajada. Pues no. Las eléctricas lo tienen todo controlado para que los números cuadren.

Presa de Llauset
El truco final se encuentra en las diferentes tarifas eléctricas, de tal forma que bombean el agua desde Baserca a Llauset por la noche debido a que utilizan la tarifa nocturna, en la cual el consumo de electricidad es mucho más barato que por el día. El negocio se hace redondo cuando, desde Llauset, se deja ir el agua hacia Baserca por el día, cuando la electricidad se paga mucho más cara. Sencillo y rentable.

En definitiva, el bolsillo lleno y el agua para arriba y para abajo en un circuito sin fin de generación de dinero para las eléctricas, en un ejemplo de ingeniería inteligente y lucrativa que funciona desde 1983.

Embalses de Llauset y Baserca (Senet)

Art. Rev. 26/11/10 23:58 (act. 22/11/13)

1 comentario:

Pere Izquierdo dijo...

Tot això té a veure amb les nuclears. Com que no es poden aturar i accelerar, cal que els excedents el`ctrics es gastinb d'alguna manera o ek sistema petaria.